sábado, 30 de abril de 2016

Cuándo pedir ayuda psicológica

Muchas veces no es fácil asumir que necesitas ayuda. Tal vez ni siquiera te has dado cuenta que tienes un problema que solucionar, puede que te enteres hasta que llegues al límite o hasta que alguien te diga: oye, deberías buscar ayuda psicológica.

No vamos a negarte que puede ser un impacto fuerte, pero si te mantienes informado de esos signos de alarma seguro tomarás decisiones cuando te suceda o le explicarás a un bueno amigo cuándo pedir ayuda psicológica.

Miles de personas en el mundo piensan que visitar al psicólogo es sinónimo de estar loco. Relájate, no todo es como parece, así como necesitas especialistas para diversas zonas del cuerpo también necesitas uno para mantener tu salud mental. Así que vamos con calma.

No debes pensar que el problema se solucionará con el paso del tiempo, es bueno que alguien experto se ocupe en ti y te escuche para detectar si pasa algo grave. Tampoco es buen motivo para negarse la oportunidad, la falta de dinero, usualmente los servicios sicológicos gratuitos están cerca de la zona en que vives, solo tienes que buscarlos.

De otra parte están las situaciones por las que debes pedir ayuda psicológica. En algunas ocasiones, las relaciones con los otros pueden afectarnos emocionalmente, puedes experimentar sufrimiento por el fin de una relación sentimental o por la muerte de un familiar. Esas situaciones pueden afectarte de manera crónica; fíjate en el tiempo y, si no es temporal, hay que pedir ayuda psicológica.

Miles de familias pasan por casos de violencia doméstica e intentan arreglarlo hablando, lo que no está mal, pero si se presenta como constante lo mejor es pedir ayuda sicológica.

También puede llegar a ser difícil enfrentar problemas de tipo sexual, como la insatisfacción. Esos problemas son más comunes de lo que crees, pero a largo plazo pueden dañar tu autoestima y si sientes que es el caso, debes pedir ayuda psicológica, así sucede con asuntos que consideres tiene un alto impacto en tu vida.

Sobre los signos de alarma, no es una ley que sucedan los que te contaremos ya que cada organismo se manifiesta de forma diferente pero si atraviesas por un situación como alguna de las anteriores o más traumática, y adicional a ello experimentas lo siguiente, es importante tomar la decisión de pedir ayuda sicológica.

Crees que la vida no tiene sentido; Sientes una tristeza profunda y constante; Tienes ataques de inseguridad o miedo; Vives mal humorado y riñendo por todo; Tienes constantes pensamientos pesimistas; Físicamente experimentas desaliento.

Como te advertimos, esto no representa la regla de los casos, pero ya tienes más información sobre las situaciones que pueden generar un revés en tu salud mental y además sobre los síntomas, así que ahora sabrás cuándo pedir ayuda sicológica. ¿Has detectado alguna de estas señales? ¿Conoces a alguien que necesitaría consultar con un especialista?

viernes, 29 de abril de 2016

Tener amigos nos hace más tolerantes al dolor



Quien tiene un amigo tiene un tesoro, dice el refranero popular y ahora la ciencia parece darle la razón, pues según un estudio, las personas con una amplia red de amistades muestran más tolerancia al dolor y ello gracias a las endorfinas.

Las endorfinas son un neurotransmisor que actúa como analgésico natural del cuerpo y que proporciona sentimientos placenteros, además algunos estudios sugieren que promueve los vínculos entre humanos, según publica hoy la revista Scientific Reports.

La estudiante de doctorado Katerina Johnson de Psicología Experimental en la británica Universidad de Oxford estaba analizando si diferencias neurobiológicas podían explicar por qué algunas personas tienen una red social más amplia que otras.

Johnson se centró para su estudio en las endorfinas, pues también quería probar la teoría de que las interacciones sociales disparan emociones positivas cuando ese neurotransmisor se unen a los receptores opioides del cerebro, lo que nos proporciona la sensación de bienestar cuando estamos entre amigos.

Para probar esa teoría, Johnson explicó que se basaron en que "las endorfinas tiene un poderoso efecto analgésico, incluso mayor que la morfina".

Por ello, los investigadores usaron la tolerancia al dolor como forma de evaluar la actividad de las endorfinas. Si la teoría era correcta, las personas con una mayor red social tendrían más tolerancia al dolor y esa fue la conclusión de su estudio. "La amistad puede realmente ayudar a aliviar el dolor", indica un comunicado.

"Estos resultados son también interesantes porque recientes investigaciones sugieren que el sistema de la endorfina puede verse alterado cuando hay desórdenes psicológicos como la depresión. Esta puede ser parte de la razón por la que las personas deprimidas sufren falta de placer y se aislan socialmente", agrega la nota.

El estudio también sugiere que la cantidad y calidad de las relaciones sociales afectan a la salud física y mental "e incluso puede ser un factor determinante sobre la duración de la vida".

La psicóloga señaló que, como especie, los humanos han evolucionado para "desarrollar un rico ambiente social, pero en la era digital la deficiencias en nuestra interacción social pude ser uno de los factores ignorados que contribuyen al decline de la salud en nuestra sociedad moderna"

Aprende a amarte



Piensa en tres personas que amas. Sin trampa, no te saltes este paso... ¿Lo hiciste? Seguro que entre esos nombres no está el tuyo, pues normalmente, esa idea de amor hacia uno mismo, no pasa por tu cabeza. Sin embargo, tu relación contigo y tus experiencias serían gratas si te amaras.

La pregunta es cómo, más si en el fondo vives entre dos aguas. “Cada persona tiene una autopercepción que oscila entre extremos: uno, “dudo de mí”, y dos, “creo en mí”, explica Natalia Cordero, del centro de meditación Brahma Kumaris, en La Paz.

En el primer concepto, la mirada hacia uno se basa en vivencias negativas del pasado, como equivocaciones y errores que se han cometido. También en cómo se percibe uno a través de los conceptos de padres y profesores, personas que influyen en la infancia y en la construcción de la autoimagen y, por ende, de la autoestima.

“Si de niño uno recibe calificativos como tonto, torpe, inútil —lo que no es cierto— se forma una opinión pobre de sí. Eso se graba en el subconsciente como una tendencia de personalidad”.

En cambio, el segundo concepto se origina en parámetros positivos como “logro lo que me propongo”, “alcanzo el éxito”, “soy feliz”, “soy capaz” y otros. Esas ideas también se forman en la infancia y construyen una personalidad fuerte, que puede ser reafirmada por los adultos importantes que han alentado y apoyado al entonces niño. “Por tanto, la persona tiene una buena opinión de sí mismo, de su entorno, de la vida”, dice María de la Luz Krebes, facilitadora en Constelaciones Familiares, Santiago.

Para lograr una autoaceptación y una buena autovaloración que terminen con los altibajos entre los dos extremos mencionados, debes saber que la naturaleza humana es el amor. “Si no soy capaz de amarme, primero a mí y luego a los demás, quiere decir que se ha producido una herida en el alma”, advierte Cordero, quien valora la fe en Dios para este propósito.

Entonces, es momento de regalarte tiempo para sanar y aprender a amarte. “La vida sin la experiencia del amor parece una uva sin jugo. Por eso se lo busca tanto al tratar de restaurar la integridad del corazón del ser”, se lee en la página oficial de la Universidad Brahama Kumaris de México, una institución mundial que reconoce la bondad intrínseca de los seres humanos.

Para amarte considera:

1.- Entender quién eres. El conocimiento espiritual enseña la verdadera identidad, que es lo interior y no el cuerpo (lo exterior) que es un vehículo de expresión para el alma y para interactuar con los demás. “Debemos comprender que somos seres espirituales con experiencias humanas y no seres humanos con experiencias espirituales”, se enseña.

2. Reconoce lo bueno que eres. Todo ser tiene algo positivo, desde sentimientos hasta virtudes. “Somos en esencia paz, amor, felicidad y pureza. Si no actúas como lo que eres es que tus cualidades están dormidas”, dice Cordero.

3. Reconoce qué debes cambiar o mejorar. “Es responsabilidad de cada persona determinar sus aspectos negativos, en lo emocional o conductual; solo así podrá cambiarlos”, recomienda Krebes.

Por medio de la autoobservación y meditación puedes detectar cómo son tus pensamientos, sentimientos, palabras y actitudes. “En esa introspección sabrás qué es lo que crea conflictos y malos entendidos, incluso dolor y sufrimiento para ti mismo”, detalla Cordero.

Con valentía, uno debe admitir y afrontar los grises de su personalidad, sin culpa ni autocastigo, “pero sí con responsabilidad, teniendo la disposición de cambiar”, sugiere Krebes.

“Si optas por aceptar que eres responsable de tus experiencias, tanto de las buenas como de las supuestamente malas, tendrás la oportunidad de superar y dejar atrás el efecto del pasado. Puedes cambiar; puedes ser libre”, escribe Louise Hay en su best seller Ámate a ti mismo. Así, te sentirás a gusto contigo mismo y pondrás color a tu vida.

La soledad está detras de varios males

Un nuevo estudio muestra que el aislamiento social incrementa alrededor de un 30 por ciento el riesgo de enfermedades cerebrovasculares y cardíacas, principales causas de mortalidad en los países desarrollados. Los autores advierten que estos resultados deberán servir para diseñar políticas sanitarias que impulsen el cuidado de las redes afectivas.

La ansiedad y la presión laboral pueden estar detrás de los ataques de corazón o los derrames cerebrales. A esta lista se une ahora la falta de afecto. Una investigación añade como factores de riesgo para estas enfermedades la soledad y una mala socialización.

Los autores del estudio publicado en Heart concluyen que los efectos del aislamiento social y afectivo incrementan hasta un 30 por ciento la posibilidad de sufrir un accidente cerebrovascular o padecer una enfermedad coronaria. Este porcentaje es similar al derivado de otros aspectos psicosociales, como el estrés.

"Nuestro trabajo indica que el tratamiento de la soledad y el aislamiento social puede tener un papel importante en la prevención de dos de las principales causas de mortalidad en los países desarrollados", aseguran los autores del trabajo, de la Universidad Brigham Young de Utah (Estados Unidos).

El estudio

Los resultados se extraen del análisis a más de 181.000 personas, seleccionadas desde 16 bases de datos de estudios previos. Los investigadores monitorizaron entre tres y 21 años cómo la nutrición o las horas de sueño afectaban a sus relaciones sociales.

Muchas de estas personas presentaban coincidencias con las que establecer un perfil de paciente: varón, de 55 años, con hipertensión provocada por una situación personal complicada unida al aumento de la grasa corporal por el consumo de alimentos de baja calidad fuera de casa. De esta forma, los expertos infieren que una socialización positiva está directamente relacionada con un estilo de vida saludable.

Resultados


Durante el análisis, detectaron 4.628 complicaciones coronarias –ataques al corazón, anginas de pecho e incluso la muerte– y 3.002 derrames cerebrales. Estos datos suponen un riesgo del 29 y 32 por ciento, respectivamente.

A pesar de estas evidencias, los autores advierten que no se puede establecer una relación causa-efecto, ya que no se deben excluir el impacto de factores no analizados. Además, destacan que la “causalidad inversa” –personas con pocas redes afectivas pero sin trastorno alguno­­– incrementa el margen de error de los resultados.

"El cambio tan rápido en las formas de interacción interpersonal requiere de estudios que aborden cuestiones como si la socialización a través de Internet puede reemplazar el cara a cara y si altera las habilidad sociales”, afirman los investigadores.

martes, 26 de abril de 2016

El ‘síndrome de perder el tren’


El otoño, es sinónimo para muchos de tedio y rutina. Un tiempo de intimidad y silencio, de menos diversión. Sin embargo, para otros representa también una época estimulante, el pistoletazo de salida de una nueva temporada, de nuevos retos y ambiciones. Existen además otros otoños que nada tienen que ver con el calendario. Esa intensa y frustrante sensación de que ya es demasiado tarde para llevar a cabo algo que ansiamos, tarde para otras ilusiones. Sencillamente porque notamos que se secan las hojas de nuestro árbol y solo tenemos por delante un frío invierno.

Sentimos que hemos perdido el tren, y nos pasa tanto en relación con un propósito profesional como con uno personal. Le ocurre a ese abogado de 35 años que considera que ya es tarde para apearse de una desilusionante carrera y renuncia a una empresa con la que sueña. Y también le sucede a una persona mayor que desiste de luchar por una relación sentimental, “porque a mi edad no toca”.

Condicionados

¿Pero qué nos lleva a sentir que hemos perdido el tren, que es demasiado tarde, y nos frena a la hora de apostar por algo? Nuestras acciones y decisiones están condicionadas por nuestras creencias o modelos mentales. Y todos tenemos un buen repertorio de ellas. Algunas nos impulsan; otras nos limitan. Pero muchas son inconscientes y todas son activas, porque moldean nuestros actos. Son juicios, opiniones muy arraigadas que se forman en el pasado, viven en el presente y condicionan nuestro futuro.

“Valgo lo mismo para un barrido que para un fregado” es una idea de acción permanente que nos proporciona un impulso positivo ante cualquier cambio. Al contrario, pensamientos como “hay que seguir la tradición familiar de ser abogado para estar bien considerado” o “hay que sufrir para tener éxito” nos dificultarán la deseada metamorfosis profesional. ¿Cuánto le costará a alguien que piensa que vale para todo llevar a cabo una reorientación profesional? ¿Cuánto le costará a alguien que piensa que para estar bien considerado ha de seguir la tradición familiar? ¿Lo ven?

Hasta aquí, creencias individuales. Pero más allá están las creencias colectivas. Muchos de nuestros pensamientos personales son a su vez compartidos por una familia, una comunidad, grupo social o cultura determinada. Las creencias colectivas nos refuerzan o nos limitan aún más. ¿Cuánto nos costará apostar por algo nuevo si, además de nosotros mismos, nuestro entorno nos repite que más vale pájaro en mano que ciento volando? Muchas veces viajar o salir de esos círculos más próximos nos ayuda a ver nuestra casa desde otra ventana, y a cuestionar aquellas creencias colectivas limitadoras de las que no éramos conscientes. Así, si pensamos que se nos ha pasado el tren, “porque a mi edad no es correcto volverse a casar o porque a los treinta y tantos he de estar ya bien situado”, será probablemente más difícil para nosotros alcanzar ese objetivo que deseamos.

Revisar nuestros juicios

¿Fin de la historia? No. Nuestras creencias tiñen nuestra percepción de las cosas, sí. Pero no con tinta permanente. Así pues, con un gran trabajo de introspección podemos revisar ese juicio que nos está impidiendo atrevernos a alcanzar nuestro objetivo. ¿Qué hay que hacer? Busquemos qué creencia nuestra está en juego, hagámosla consciente, revisemos su validez y después decidamos si queremos continuar con ella a cuestas o la sustituimos por otra. Nada fácil. Pero no es tinta indeleble. Este primer obstáculo ¡se salva!

Una clienta en el ecuador de sus 40 me decía hace un par de años: “Me siento mayor, muy mayor. De repente, en dos años, me veo como una señora, me miro al espejo y es duro aceptar que todo caiga. Siento que envejezco. Plantearme un cambio laboral y pensar que he perdido el tren me hunde”.

En una línea del tiempo, existe el pasado, el presente y el futuro. Lo que no es presente o futuro pertenece al pasado. Y es que, citando a Peter Senge, solemos pensar en líneas rectas a pesar de que el mundo tenga estructuras circulares. Piensen en cómo ha sido su vida, ¿cómo la dibujarían? ¿Sería una línea cronológica tal y como aprendimos historia en el colegio? ¿Qué ocurriría si la visualizaran en círculos, en etapas? Como si fueran eslabones que se engarzan. Veríamos nítidamente qué engranaje les une, cuántos aros hay, qué distingue un aro del otro. Y en la perspectiva global observaríamos el collar de nuestra vida.



LAS OPINIONES SOBRE LAS COSAS

El pensamiento lineal al que estamos acostumbrados nos resta capacidad para reparar en los procesos y nos inclina a detenernos en los hechos concretos. Es muy ilustrativa la metáfora de la rana hervida. Si metemos una rana en una olla con agua a temperatura ambiente, se sentirá probablemente en su salsa. Si hacemos el experimento de calentar el agua de la olla a fuego muy lento, la rana no se dará cuenta del cambio progresivo de temperatura. Morirá hervida sin percatarse. Así de importante es la visión del proceso.

Cuando se tiene el síndrome de perder el tren, un cambio de enfoque puede ser providencial. Pensar en un proceso compuesto por ciclos y no en líneas rectas del nacimiento a la muerte puede llevarnos a ver y vivir nuestra situación de manera distinta. El Hudson Institute de Santa Bárbara propone analizar todo cambio a través de un diagrama circular estructurado en cuatro fases, parecido a la transformación de una oruga en crisálida y que muchos coaches conocemos bien.

La primera etapa del cambio en el ciclo de la mariposa es la del huevo. En esta fase uno se siente desmotivado, cabizbajo, atrapado en una melancolía que no le permite pensar, reír. Un tiempo que preside la lentitud, la pesadez, la falta de alternativas, la procrastinación (esa tendencia de dejar las cosas para más tarde). Una suerte de otoño interminable según nuestro ejemplo anterior. Pero sin que usted lo advierta está ocurriendo algo necesario en todo proceso de cambio. Es la parte positiva. Estamos en el inicio de una gestación. Lo duro es que la decisión de abandonar esta etapa no suele ser racional. Llegará a la raíz de nuestro propio trabajo interior o en un momento en que nosotros o alguien, nos abra una puerta que de repente nos haga ver una dirección, un sentido claro.

Este es el vestíbulo de un segundo periodo conocido como la fase de la larva, en la que algo nuevo se empieza a probar, pensar y forjar lenta e íntimamente. Tras haber empezado a tejer, protegidos por nuestro capullo, llega la fase de la crisálida, en la que la curiosidad y una energía renovada nos ayudarán a construir nuevas redes, a explorar otros horizontes y a concretar las ideas. Finalmente, alcanzaremos la última etapa, la de la mariposa. Aquí, por fin, la emoción, la adrenalina, el positivismo y el compromiso con unos objetivos –ahora sí– bien trazados marcarán un claro despegue de nuestro nuevo proyecto.



PERSPECTIVA

¿Se anima a cambiar de perspectiva? A aquel que piense que ha perdido el tren, que ya es tarde, y a quien esté inmerso en una suerte de melancolía vital con ganas de algo más, quizá le reconforte saber que no está solo. Cuando estemos en ese momento, en una fase claramente apática, probablemente sea enriquecedor recordar la vida como un proceso y no como una mera línea. Que permanezcamos más o menos tiempo en estos otros otoños dependerá de lo profunda y radical que sea la transición que queramos hacer. Y de lo profunda y radical que sea nuestra creencia de que llegamos tarde.

Pero no olvide que si toma conciencia de que ya está en un nuevo capítulo, probablemente las siguientes fases lleguen con mayor rapidez. Dese la oportunidad de sacar todo el jugo a cada etapa. Siga dibujando círculos. Dijo Viktor Frankl: “Muchos de los prisioneros del campo de concentración creyeron que la oportunidad de vivir ya se les había pasado y, sin embargo, la realidad es que representó una oportunidad y un desafío: que o bien se puede convertir la experiencia en una victoria, la vida en un triunfo interno, o bien se puede ignorar el desafío y limitarse a vegetar como hicieron la mayoría de los prisioneros”.

lunes, 25 de abril de 2016

Howard Gardner/// El científico de Harvard afirma que “una mala persona no llega nunca a ser buen profesional”.

Howard Gardner es un prominente neurocientífico estadounidense, psicólogo, profesor de la universidad de Harvard y autor de la teoría de las inteligencias múltiples.

Ha recibido innumerables reconocimientos por su trabajo, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias.

Lo entrevistó el diario La Vanguardia de España sobre sus teorías y sus concluyentes planteamientos invitan a la reflexión.

“Aprender es el único antídoto contra la vejez y yo lo tomo cada día en Harvard con mis alumnos. Es tonto clasificar a los humanos en listos y tontos, porque cada uno de nosotros es único e inclasificable”, sostiene con firmeza

Howard Gardner.

¿Por qué cuestiona que la inteligencia es lo que miden los tests?

Porque yo soy un científico y hago experimentos y, cuando mido la inteligencia de las personas, descubro que algunas son buenas solucionando problemas pero malas explicándolos. Y a otras les pasa lo contrario.

¿Y si hay personas diversas es porque también tiene que haber diversos talentos?

Por eso he dedicado 400 páginas a describir siete tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal e intrapersonal.

¿Y por qué no muchas más: la culinaria, mística, teatral o la ecológica?

Porque no cumplen los

requisitos que sí cumplen esas. Y espero acabar demostrando que además hay una inteligencia naturalista, otra pedagógica y otra existencial para plantearnos preguntas trascendentes.

Hoy los colegios ya plantean sus programas según esas inteligencias múltiples.

Y yo no me dirigía a los pedagogos, pero fueron ellos los primeros que adoptaron mis teorías.

¿Por qué?

Porque comprobaban cada día en las aulas que las categorías de tonto o listo no cubren la diversidad del talento humano. Y, por tanto, que los tests de inteligencia no miden realmente nuestras capacidades, sino solo la de resolverlos.

Su teoría, además, era

cómoda para consolar

a niños con malas notas

y a sus papás.

Se abusó de ella al principio porque no se comprendió bien. En Australia, la administración la manipuló para explicar que había grupos étnicos que tenían inteligencias diferentes de otros.

¡Qué peligro!

En ese punto, empecé también a preguntarme por la ética de la inteligencia y por qué personas consideradas triunfadoras y geniales en la política, las finanzas, la ciencia, la medicina u otros campos hacían cosas malas para todos y, a menudo, ni siquiera buenas para ellas mismas.

Esa ya es una pregunta filosófica.

Pero soy un científico e inicié un experimento en Harvard, el Goodwork Project, para el que entrevisté a más de 1.200 individuos.

¿Por qué hay excelentes profesionales que son malas personas?

Descubrimos que no los hay. En realidad, las malas personas no puedan ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes.

A mí se me ocurren algunas excepciones...

Hemos comprobado que los mejores profesionales son siempre ECE: excelentes, comprometidos y éticos .

¿No puedes ser excelente como profesional pero un mal bicho como persona?

No, porque no alcanzas la excelencia si no vas más allá de satisfacer tu ego,

tu ambición o tu avaricia . Si no te comprometes, por tanto, con objetivos que van más allá de tus necesidades para servir las de todos. Y eso exige ética.

miércoles, 20 de abril de 2016

Conoce las 12 claves para ser feliz, según profesor de Harvard

Tal Ben-Shahar es un profesor de la Universidad de Harvard que hace varios años dicta uno de los cursos más populares de la prestigiosa universidad: "Mayor felicidad”.

Pese a ser un electivo, año a año el curso congrega a más de 1.400 alumnos. ¿La clave del éxito? Bueno, enseña algo que ninguna de las otras carreras puede: cómo ser más feliz.

Aquí, las 12 claves que el profesorTal Ben-Shahar enseña a sus alumnos:

1-. Practica algún ejercicio

Los expertos aseguran que hacer ejercicio es igual de bueno que tomar un antidepresivo para mejorar el ánimo, 30 minutos de ejercicio es el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés.

2-. Desayuna

Algunas personas se saltan el desayuno porque no tienen tiempo o porque no quieren engordar. Estudios demuestran que desayunar te ayuda a tener energía, pensar y desempeñar exitosamente tus actividades.

3-. Agradece a la vida todo lo bueno que tienes

Escribe en un papel 10 cosas que tienes en tu vida que te dan felicidad. Cuando hacemos una lista de gratitud nos obligamos a enfocarnos en cosas buenas.

4-. Se asertivo

Pide lo que quieras y di lo que piensas. Está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar tu autoestima. Ser dejado y aguantar en silencio todo lo que te digan y hagan, genera tristeza y desesperanza.

5-. Gasta tu dinero en experiencias no en cosas

Un estudio descubrió que el 75% de las personas se sentía más feliz cuando invertía su dinero en viajes, cursos y clases. En tanto, sólo el 34% dijo sentirse más feliz cuando compraba cosas.

6-. Enfrenta tus retos

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Estudios demuestran que cuanto más postergas algo que sabes que tienes que hacer, mas ansiedad y tensión generas. Escribe pequeñas listas semanales de tareas a cumplir y cúmplelas.

7-. Pega recuerdos bonitos, frases y fotos de tus seres queridos por todos lados

Llena tu refrigerador, tu computadora, tu escritorio, tu cuarto….TU VIDA de recuerdos bonitos.

8-. Siempre saluda y se amable con otras personas

Más de cien investigaciones afirman que solo sonreír cambia el estado de ánimo.

9-. Usa zapatos que te queden cómodos

"Si te duelen los pies te pones de malas” asegura el Dr. Keinth Wapner presidente de la Asociación Americana de Ortopedia.

10-. Cuida tu postura

Caminar derecho con los hombros ligeramente hacia atrás y la vista hacia enfrente ayuda a mantener un buen estado de ánimo.

11-. Escucha música

Esta comprobado que escuchar música te despierta deseos de cantar y bailar, esto te va a alegrar la vida.

12-. Aliméntante bien

Lo que te comes tiene un impactoimportante en tu estado de ánimo.

"La felicidad no es siempre sentirse bien o experimentar bienestar todo el tiempo. Una vida feliz incluye dificultades, momentos duros, momentos arriba y abajo”- Tal Ben-Shahar

martes, 19 de abril de 2016

Los 6 pasos para pedir perdón, según la ciencia

Bueno, lo arruinaste todo. Lo reconoces y pides perdón. Pero, incomprensiblemente, no recibes el indulto. Y no entiendes el porqué.Quizás, fue porque lo hiciste de la forma equivocada.

Esto según la investigación de un equipo dirigido por Roy Lewicki, profesor de la Universidad Estatal de Ohio, quien realizó un estudio a 755 personas, revelando varios aspectos interesantes y permitiendo calcular la mejor fórmula del perdón.

De los resultados de este estudio que se hizo eco el diario La Tercera, se llegó a concluir que las mejores disculpas se componen de seis partes

1.- Expresión de pesar

2.- Explicación de lo que salió mal

3.- Reconocimiento de responsabilidad

4.- La expresión de remordimiento

5.- Oferta de reparaciones

6.- Pedir perdón

El estudio indica además, que los aspectos que llevan el mayor peso son el el 3 y 5 (reconocimiento de responsabilidad y la oferta de las reparaciones), ya que significan más para la persona que está recibiendo la disculpa.

"Nuestros resultados mostraron que el componente más importante es el reconocimiento de responsabilidad. Asumir la culpa, que se ha cometido un error", señaló Lewicki.

"Una de las preocupaciones sobre de las disculpas es que hablar es gratis. Pero al afirmar que 'Voy a arreglar lo que está mal' te estás comprometerse a tomar medidas para reparar el daño", agregó.

Aunque el estudio sólo abarcó una disculpa escrita, y no probó las consecuencias de un "cara a cara", Lewicki cree que lo más probable es que una petición de perdón sea más eficaz realizada en persona, haciendo énfasis en el contacto visual y la expresión adecuada de la sinceridad.

5 consejos para ser una persona de éxito


Muchas personas creen que ser una persona exitosa es cuestión de suerte; sin embargo, se logra a través del trabajo constante y la perseverancia.

Steve Jobs, creador de Apple, dijo "Estoy convencido de que por lo menos la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no lo son es mera perseverancia".

Silvia Rubin de Celis, psicóloga de profesión, indicó que el éxito se va formando poco a poco, recomienda trazar sus metas y objetivos a corto y largo plazo.

A continuación te mostramos algunos consejos para poder ser exitoso:

1. Perseverancia: las personas que son exitosas invierten mucho tiempo en definir lo que es importante para ellos, y se esfuerzan el doble para lograrlo.

2. Creatividad: la creatividad es un factor importante al momento de poder alcanzar el éxito profesional. Las personas creativas se sienten cómodos con lo que hacen y tienden a innovar dentro de su área laboral.

3. Buena administración: la especialista indicó no solo se debe administrar la economía también el tiempo, las actividades y las personas de nuestro entorno.

4. No temer al fracaso: aquellas personas orientadas al éxito aprovechan cada una de las oportunidades que se presentan, y crean de ellas una manera de aprender y mejorar.


5. Prestar atención al bienestar personal: aquellos que persiguen el éxito muchas veces descuidan su bienestar personal; sin embargo, es importante llevar una vida equilibrada para poder rendir y alcanzar las metas y objetivos trazados.

lunes, 18 de abril de 2016

8 razones por las que te sientes tan cansado todos los días

Si lo único que te mantiene despierto son mil tazas de café, entérate de lo que estás haciendo mal y cómo puedes solucionarlo.



Tu silla de escritorio.

Estar por largos periodos de tiempo sentado puede ser muy agotador, porque mantienes tu cuerpo inactivo y eso provoca que llegue menos oxígeno a tu cerebro. Lo más recomendable es que te des varios momentos de descanso y salgas a dar un pequeño paseo de 10 minutos para desestresarte. Además, ¡volverás con todo el power para seguir trabajando!



El desorden

Al tener tu cuarto, escritorio o armario desordenado, te sientes mucho más cansado de lo que en realidad estás porque te transmite una energía negativa y te da la sensación de tener miles de pendientes. Por ello, debes mantener todos tus espacios personales limpios y en orden. Puedes deshacerte de las cosas que ya no ocupes y hacer un calendario para organizar todas tus actividades mejor. ¡Te sentirás más productivo!



Mala postura

Tener el hábito de una mala postura puede hacer que tenses tus músculos y te canses más fácilmente, además de que obstruyes el aire que entra a tu cuerpo y aprietas tus órganos. Por ello, debes tratar de mantener tu espalda y tu cuello recto ¡siempre!



Tu desayuno

La primera comida es la más importante, porque te da la energía suficiente para tu día, pero si comes mucho o mal, tu metabolismo trabaja lento y provocará que te sientas pesado y cansado. Lo mejor es hacerte un desayuno balanceado que contenga granos integrales, proteína y frutas para desempeñarte mejor en el cole y mantenerte saciado por más tiempo. ¡Dile NO a las donas y el café todos los días!



No tomar agua

Tu cuerpo necesita del agua para funcionar adecuadamente y si no se la proporcionas sufrirá de deshidratación y eso te hará sentirte somnoliento. Así que, para evitarlo debes tomar por lo menos 1 litro y medio de agua, y si no te gusta sola, puedes refrescarte con una infusión de tus frutas preferidas. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!



Estrés

El estrés también puede hacer que tus músculos se tensen y que tu cerebro se sienta agotado. Así que, mejor descansa un poco, y haz ejercicio para distraerte y eliminar el estrés. ¡Te sentirás como nuevo!



Tu predecible rutina

Las mismas cosas que haces diario hacen que tu cerebro trabaje en automático y te sientas aburrido y sin estímulo alguno. Mejor prueba algo nuevo, para que tu cerebro se llene de dopamina (una hormona que te hace sentir bien) y tengas mejor atención. Puedes realizar algo simple, como ir a desayunar a la calle o hacer tu tarea con tus amigos, eso te ayudará a terminar con tus días aburridos y, ¡a motivarte mil!



Mala compañía

A veces la energía negativa que transmiten cierto tipo de personas hace que te sientas agotada, por ello debes alejarte o mantener un límite con ellas. Lo más saludables es rodearte de gente que te haga sentir bien y sea muy positiva. ¡Así tendrás una mejor actitud todos los días!



Tips para organizarte mejor

Seguramente te has puesto a pensar que tienes demasiados planes y muy poco tiempo, pero, ¿y si te dijéramos que no es cierto? ¡Piénsalo! ¿No será que no estás organizado? Revisa estos tips para hacerlo como todo un profesional, ¡y disfruta de una semana llena de actividades pero sin nada de estrés!

1. Crea un horario

Es súper importante que tengas un calendario o agenda en el cuál puedas anotar las actividades que necesitas completar. Te recomendamos escribir aquellas tareas fijas (escuela, gym, horas de comida) antes de que inicie la semana, así sabrás con anticipación si cuentas con tiempo libre. Tip: Utiliza plumas de colores para diferenciar tus tareas y hacer que tu agenda se vea increíble.

2. Las listas: tus mejores aliadas

Además de tener un calendario para organizarte, realiza listados de cosas urgentes y colócalas en un lugar donde las veas constantemente. Por ejemplo: la puerta de tu cuarto, espejo del baño o arriba de tu alarma. ¡Usa notas adhesivas de colores para hacer tus listas más llamativas!

3. Establece prioridades

Separa tus tareas dependiendo del orden en el que necesiten ser realizadas. Divídelas en urgente, necesario y poco importante, así sabrás perfectamente qué necesitas hacer primero.

4. ¡Pon tu alarma!

No olvides poner una alarma para despertarte todas las mañanas. ¡Levantarte a tiempo puede hacer un enorme cambio en tu día! No hay nada mejor que desayunar con calma en la mañana y lograr comenzar el día con el pie derecho. También puedes crear alarmas o notificaciones en tu celular que te indiquen si necesitas estar en algún lugar o hacer algo a cierta hora.

5. Haz una cosa a la vez

Es muy complicado lograr concentrarse en más de una cosa a la vez. Trata de apagar la televisión, bajarle a la música y dejar a un lado tu celular si necesitas. Focus! (Concéntrate!).

domingo, 17 de abril de 2016

Lo real en ser exitosa

El éxito puede tener un significado diferente para cada persona. Para una actriz, por ejemplo, es ganar un “Oscar”.Para una gordita, perder peso. Para una alpinista, subir a la cima del Everest, mientras que para una carterista es sacar billeteras inadvertidamente.

Y para ti, ¿qué es el éxito para ti? ¿Tener un buen trabajo y ganar mucho dinero? ¿Encontrar a tu príncipe azul? ¿Tener una hermosa familia y vivir en la casa de tus sueños? ¿Lograr que tus hijos crezcan con la mejor educación? ¿Tener un cuerpo escultural y verte como modelo?

Nosotras tendemos a medir nuestro éxito de acuerdo a lo que hayamos logrado y acumulado. Si tenemos una casa grande, manejamos un buen auto, poseemos buenas joyas, varios trofeos y un reconocimiento, entonces sentimos que valemos mucho y somos !EXI-TO-SAS!. Es normal desear estas cosas. Sin embargo, pensar que tu éxito en la vida se define de acuerdo a tus logros, o a cuántas pertenencias materiales tengas, es la forma más fácil de robarte tu autoestima y sentirte fracasada.

Desde hace miles de años, existe un principio universal impartido por sabios, filósofos y líderes religiosos en todas las grandes tradiciones espirituales del mundo que dice lo siguiente: “El propósito de tu vida es crecer espiritualmente”. Fíjate que no dice que tu propósito es acumular pertenencias, ganar mucho dinero o viajar por el mundo entero antes de morirte. ¡No!

Significa, por ejemplo, que si hoy tienes un día difícil en el trabajo o en tu hogar, y esa persona a la que ya no le tienes paciencia la tratas con más entendimiento y amor que en otras ocasiones, entonces fue un día exitoso porque creciste como ser humano. O, si ayer le prestaste tu oído a alguien que necesitaba ser escuchado, puedes sentirte triunfadora porque tu bondad te hizo crecer como mujer. Comienza a medir tu éxito basándote en cuánto aportas positivamente la vida de otros y cuánto creciste espiritualmente, si lo haces puedes considerarte una ¡una mujer exitosa! /

Para más motivación:

www.MariaMarin.com

Síguela en twitter @maria_marin

¡Consigue lo que deseas!

A todos nos vienen bien ciertos cambios. Sabemos que nos conviene empezar una dieta o aprender inglés, cambiar de carrera profesional, dejar una relación, crear un entorno de trabajo mejor o dejar de ofuscarnos por tonterías.

Todos tenemos listas de sueños pendientes. La teoría la sabemos, pero pasa el tiempo y seguimos igual. El miedo, la comodidad, las lealtades ocultas o nuestra propia educación nos llevan a estar en el mismo sitio.

¿Sería más fácil conseguir lo que deseamos si despertara en nosotros una fuerza que hiciera que nada nos frenara?

Pilar Jericó, presidenta de la consultora Be-Up, asegura que esa fuerza interior existe, es poderosa, inconformista, no repara en lo que otros piensan y potencia las fortalezas individuales para que cada uno alcance cosas increíbles.

“Es la fuerza de nuestra determinación, que nace de dos elementos, el deseo y la convicción, y que hay que entrenar, casi como si fuera un músculo”, explica Jericó, experta en el desarrollo del talento y el liderazgo.

Según Jericó, autora del libro ‘¿Y si realmente pudieras?’, nacimos con esa fuerza y lo que hace falta “es despertarla para ser nosotros mismos, para conseguir nuestros sueños y para tomar decisiones que se nos resisten”.

“Tener la determinación de ser nosotros mismos viviendo en sociedad y sintiéndonos plenos con lo que hacemos, está en nuestras manos”, según Jericó, que propone seis consejos claves para despertar esa fuerza interior y que resume en la frase de los maestros Jedi: “Que la fuerza nos acompañe”, enfatiza esta experta.

1. Di adiós a los beneficios ocultos

“Todo cuanto hacemos, incluso la queja o el miedo, aporta un beneficio oculto aunque no nos demos cuenta de ello” explica Jericó, añadiendo que lamentarnos o continuar en un trabajo, en una relación o en una situación determinada aunque no nos satisfaga, son ejemplos de este patrón psicológico.

“La queja tiene varios beneficios ocultos, como sentirnos parte de un grupo (aunque sea de quejosos), hacer responsables a otras personas o al mundo de nuestra situación en vez de a nosotros mismos, y llamar la atención de los demás, todo lo cual nos paraliza y anula nuestra determinación”, de acuerdo a esta experta.

“Necesitamos primero identificar el beneficio oculto para desprendernos de él, a través de la pregunta ¿qué tiene de bueno para mí esta situación?, y ¿hasta dónde estoy dispuesto a sacrificar por mantenerme aquí?”, aconseja esta experta, recomendando ser honestos con nosotros mismos al responder estas preguntas.

2. Identifica lo qué no quieres

“Muchas veces no sabemos lo que queremos, por lo que un primer paso es identificar, al menos, lo que no queremos”, indica.

Cuando no hay vocación o sueño claro que perseguir, “darle muchas vueltas a la cabeza no siempre ayuda, por lo que una buena técnica es acudir a las señales indirectas de nuestro cuerpo”, de acuerdo a la presidenta de Be-Up.

“¿Qué le dice su cuerpo cuando va a trabajar a ese sitio o cuando tiene que hacer determinados proyectos? ¿Tiene hábitos poco saludables por estrés? ¿Cuándo le ocurre? Escuchar a nuestro cuerpo nos ayuda a saber lo que nos ocurre, aunque no seamos conscientes de ello”, enfatiza Jericó.

Por otra parte, cuando sabemos lo que queremos o tenemos indicios de ello, Jericó sugiere acariciar esa idea dejando de lado el miedo y la comodidad, y preguntarnos: ¿Me arrepentiría de no haberlo hecho?.

3. Dale forma a su deseo

Según Jericó, lo que deseamos pocas veces lo sabremos encerrados en casa pensando mucho en ello, por lo que “necesitamos experimentar aunque sea en una pequeña simulación”.

Para ello, esta experta recomienda ‘lanzar dados’, es decir, “lanzamos las distintas opciones, las testamos con la realidad y vemos a ver qué ocurre”.

Por ejemplo, “si no sé si quiero ser empresario, interaccionaré con gente que lo es; si ignoro si en esta ciudad me gustaría vivir o no, pasaré unos días en ella como si viviera allí”, sugiere.

“Cuando probamos las distintas alternativas y nos dejamos llevar por la intuición, el siguiente paso consiste en identificar cuál de las opciones equivale al seis ganador de nuestro dado”, señala.

4. Confecciona tu propia estrategia

Una vez que sabemos qué queremos, necesitamos pasar a la acción, para los cual Jericó recomienda “hacerse un plan, encontrar un ‘para qué’ hacemos lo que hacemos (más allá del ‘por qué’) y crear una alternativa para hacer frente a la peor de las situaciones posible, para el caso de que llegase a ocurrir”.

“De este modo, le quitaremos miedo al miedo”, señala.

5. Busca recursos debajo de las piedras

“Para conseguir su objetivo, simplifique. Vacíe armarios físicos, mentales o psicológicos. No abra un exceso de frentes y concéntrese en lo importante, en lo que quiere conseguir”, destaca Jericó.

Y además, esta experta sugiere definir nuestras propias recompensas: “si conseguimos pequeños pasos, ¿cómo nos recompensaremos a nosotros mismo por haberlos logrado? ¡No hay que esperar hasta el final para hacerlo!”.

6. Tenacidad, tenacidad y más tenacidad

Según explica Jericó, conquistar cualquier sueño requiere tenacidad y constancia. “Por ello, hay que identificar qué nuevos hábitos hemos de incorporar en nuestro día a día hasta que apliquemos esas nuevas costumbres de manera inconsciente”.

Y recalca algo importante: “no conduzca mirando solo por el espejo retrovisor. No se lamente de lo que pudo haber hecho y no hizo. Relájese y disfrute con lo que haga en este preciso instante, porque la vida es muy corta para no pasarlo bien”.

Como entrenamiento para despertar la determinación, Jericó también recomienda hacer un repaso de nuestra vida y recordar aquel momento en el que tuvimos una fuerte determinación, preguntándonos: ¿qué ocurrió?, ¿qué elementos se tuvieron que dar?, ¿me muevo más por un sueño, por un ‘hasta aquí hemos llegado’ o porque no me quedó más remedio?.

Adicciones: camino a la autodestrucción

EL MAL ENTRA EN HOGARES DE RICOS Y POBRES, NO DISTINGUE SEXO, RELIGIÓN, NI EDAD | ¿QUÉ HACER? LA RESPUESTA NO ES NADA SENCILLA, PERO DE ALGUNA MANERA LA ECUACIÓN, FAMILIA, EDUCACIÓN, AMOR Y EJEMPLO SON EL MEJOR CAPITAL.

Según la OMS, una adicción es una enfermedad física y psicoemocional. Se trata de una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación causada por la satisfacción que esta causa a la persona. Lamentablemente es una enfermedad muy presente en la sociedad actual y contra la cual se debe luchar a toda costa.

Expertos en el tema de adicciones coinciden en que si una persona siente una tendencia o fuerza interior que la conduce a consumir alguna sustancia tóxica, a vivir una situación enfermiza o a actuar de una forma destructiva, y no puede controlarse, se trata de una conducta adictiva y/o compulsiva. Dichas conductas generan en la persona una dependencia que, por lo general, no puede ser detenida de forma voluntaria y que terminan por dominar a la persona.

“Entre las adicciones más conocidas y estudiadas están las llamadas adicciones a sustancias como el alcohol, drogas legales o ilegales, comida, etc. Pero también existe una adicción o tendencia a procesos, como el de gastar desmedidamente dinero en compras de objetos, apostar plata, realizar ejercicios, junto con todos los sentimientos que conllevan entre ellos la rabia, culpa, celos, envidia u odio. También están las adicciones a pensamientos (restrictivos, fantasiosos, perfeccionistas) que dentro de la psicología clínica se conocen con el nombre de obsesiones; así como las adicciones de relacionamiento con otras personas bajo la traza de amor, sexo, poder y violencia”, dice la M.sc. Rocío Lorena Cox Mayorga, Máster en Psicología Forense-Medicina Legal y Ciencias Policiales.

Actualmente, los dispositivos móviles, tabletas, ordenadores se han convertido en objetos más que indispensables en la vida diaria para las personas, incluidos los niños, por lo que en el último tiempo ha surgido la duda, si existen riesgos de que tanto el internet, las redes sociales y los dispositivos crean una dependencia y por lo tanto hay un peligro de caer en una adicción. Pero muchos apuntan a que no se debe demonizar la tecnología, y más bien educar a los menores para que las utilicen de manera correcta y hacer un seguimiento adecuado a los hijos sobre su uso.

“Cuando EckhartTolle hizo referencia a la causa y proceso intrínseco de las adicciones; la dependencia al internet, apego a la reafirmación que se obtiene en las redes sociales y el uso indiscriminado de las aplicaciones del celular, aún no se encontraban contempladas dentro de éstas y qué hacen actualmente a procesos dependencia extrema”, dice Cox Mayorga.



¿POR QUÉ LA TENDENCIA?

Cabe mencionar que la adicción, además de las razones ya mencionadas, logra ser incorporada también por la influencia de factores genéticos (como factor predisponente); sociales o ambientales (como factor condicionante) y de nueva cuenta en los psicológicos (como determinantes), puesto que generan estados mentales, alteraciones o patologías y de cuyas emociones como ansiedad, depresión, frustración, la persona intenta escapar.

“Se entiende entonces que las adicciones son un escape al dolor que producen esos sentimientos, originados generalmente en las experiencias vividas durante la infancia y que permanecen gravadas a lo largo de la vida como traumas. Toda adicción surge de una negativa inconsciente a enfrentar el dolor y salir de él. Toda adicción comienza con dolor y termina con dolor, no importa a qué se sea adicto”, asegura la especialista.

La dificultad en el control de los impulsos influye grandemente a una persona para que se inicie un proceso de adicción (independientemente del objeto adictivo), por lo que en ausencia de éste, la persona difícilmente puede desenvolverse en cualquier ambiente con un comportamiento e interacción social normalizados.



IDENTIFICACIÓN DE TENDENCIAS ADICTIVAS

La experta consultada por OH!, dice que dentro de las características existentes para la identificación de tendencias adictivas, que posteriormente se convierten en dependencias, se pueden mencionar las siguientes.

• La persona pasa la mayor parte del tiempo pensando en una sustancia, actividad, o persona (de la que se sabe que no está enamorado).

• Manipula sistemáticamente situaciones relacionadas con esa sustancia, actividad, persona o emoción. (Utilizando la justificación extrema y racional para su realización).

• La persona inicialmente es consciente de que esa sustancia o actividad particular, está causando problemas en las distintas esferas de relacionamiento, pero aún así se continúa buscándola.

• La dependencia extrema a esa sustancia, persona o actividad, produce que la persona sienta que sin ella se volverá “loco”, y esto, es en parte real porque la drogodependencia llega a desarrollar en algunos casos síntomas psicóticos que prevalecen en ausencia de causa adictiva.

“Por otra parte, toda adicción tiene factores comunes que las promueven. Sin embargo, sea cual sea, ésta solo surgirá en personas con tendencias adictivas”, asegura la especialista.

Desde una amplia visión social, los incentivos culturales son positivos para el desarrollo de las diferentes adicciones, estableciéndose claramente que así comienza, como un proceso, y que por tanto en cualquier etapa puede ser intervenida para dificultar la consolidación de una adicción.

“Esta intervención debe realizarse, como es esperada, desde el punto de vista profesional, brindando la contención y orientación que necesita la persona, posibilitando así la elaboración de aquellas situaciones que motivaron su inicio”, explica Cox Mayorga a tiempo de asegurar que psico-socialmente se puede hacer inferencia en el rápido crecimiento de los hogares unipersonales, la cohabitación (conyugal), como forma de entrada o permanencia en unión, el incremento de los divorcios y uniones consensuales (como origen de la inestabilidad familiar); “Unión-separación-reincidencia”, que promueven la formación de hogares monoparentales (principalmente encabezadas por la madre) “familias ensambladas” con el predominio de los hijos anteriores a la unión actual procreados por la mujer, la progresiva separación de las familias extensas, o la formación extensa en la familia de origen.



ADICCIONES MÁS COMUNES

Una de las adicciones más comunes, sobre todo en Bolivia, es al alcohol. De hecho todos comienzan a beber alcohol por curiosidad, por sentirse aceptado, y además porque es una droga socialmente aceptada. Aunque supuestamente una buena mayoría no pasa de ser bebedores sociales, se debe saber que el consumo frecuente de alcohol hace que el organismo se vuelva más tolerante al mismo y cada vez necesite mayores cantidades para poder sentir los mismos efectos.

La adicción al cigarro es otra bastante común, aunque con los años la cantidad de fumadores ha decaído enormemente dada la gran campaña que se logró hacer alrededor del mundo. La adicción en este caso es a la nicotina.

La adicción a las drogas es considerada una enfermedad del cerebro porque modifican su estructura y la forma en cómo funciona. Estos cambios pueden durar largo tiempo y llevar a comportamientos peligrosos que se ven en las personas que abusan de las drogas. Esta adicción puede ir desde drogas legales como el consumo de fármacos que se venden bajo receta o ilegalmente hasta otras sustancias ilegales como marihuana, cocaína, etc.

Expertos aseguran que una gran mayoría comienza con drogas más “suaves” como la marihuana pero con el tiempo necesitan algo más fuerte y cambian a drogas sintéticas como los ácidos.

La adicción al juego suele ser también una de las más frecuentes y ahora también a los videojuegos.

Con la llegada de la tecnología ahora está la dependencia al internet. Se trata de personas que no pueden estar desconectadas nunca o casi nunca.



RIESGOS Y CONSECUENCIAS

De manera significativamente complementaria, los riesgos que son potencialmente amenazantes para la vida de las personas irrumpen socialmente dentro las llamadas “actividades cotidianas” que consecuentemente acrecientan las circunstancias delictivas; en calidad de persona inducida o promotora, siendo estas evidenciadas en el micro tráfico y delitos cibernéticos entre otros, como ejemplo de los restantes que vulneran los derechos que asisten a las demás personas, dice la psicóloga.

Y es que, sin duda, una adicción necesita un constante financiamiento económico, por lo que cuando no existe el dinero, debe ser procurado por vías extremas, inicialmente incurriendo en el robo, que consecuentemente y dependiendo de la intensidad del estadio adictivo, producirá una escalada delictiva en cuanto a la comisión de delitos.

“El vacío de sentido, y la lógica de la dependencia adictiva, generan una distancia mayor entre lo que se tiene y lo que se cree tener. Los adolescentes y jóvenes, se encuentran más faltantes y desalentados, frente a lo cual una adicción brinda desafíos constantes”, asevera.



"La adicción surge de una negativa inconsciente a enfrentar el dolor y salir de él. Toda adicción comienza con dolor y termina con dolor, no importa a qué se sea adicto"

Parlana, intercambio de idiomas

Concepto. Es un proyecto social en el cual muchos jóvenes se dan cita en un pub, café, discoteca u otros lugares para practicar otros idiomas con personas que tienen otra lengua materna.

Hasta hace unos años atrás, la posibilidad de aprender y practicar un idioma solo se podía llevar a cabo en un instituto formal de enseñanza; luego de obtener el título académico existían pocas opciones de practicar el idioma aprendido.

Hoy, las cosas están cambiando con el surgimiento de otro tipo de actividades de intercambio de idiomas. Una de ellas es Parlana, una alternativa de socialización entre los asistentes a reuniones sociales multilingües, donde se puede practicar el idioma que se desee.

¿Qué es Parlana? Este es un proyecto social de lenguaje y de intercambio cultural, donde los asistentes están interesados en interactuar entre ellos, porque esta cercanía les permite conocer otras culturas a través del idioma. Un proyecto que ya lleva un año y medio de vigencia en Cochabamba.

La idea fue gestionada y promovida por el ciudadano italiano Jody Vagnoni, quien llegó a este país en 2013 para trabajar como voluntario en una Organización No Gubernamental en Quillacollo, enseñando malabares, equilibrio y otras artes circenses.

Al dejar el país en 2014, cuando iba rumbo a la Argentina, la idea de generar un movimiento de intercambio de idiomas comenzó a dar vueltas por su cabeza. “Cuando estuve en Bolivia, muchos extranjeros nos juntábamos en boliches y ahí observé que algunas personas del entorno estaban interesadas en conversar con nosotros, por múltiples factores”, recuerda Jody y es así que retornó al país y comenzó a hacer los primeros contactos para desarrollar este proyecto.

MOVIMIENTO PARLANA

Lo primero que hizo Jody Vagnoni fue darle el nombre de “Parlana”, que es un vocablo quechua que significa “Hablemos” y que coincide con su lengua madre Parliamo (hablemos) en Italiano y “Palala”, que es una forma sencilla de invitar al diálogo en chino; y así se suman otras, cuyos conceptos giran alrededor del diálogo.

“Es algo que aprendí durante mi estancia en Quillacollo, me parecía una palabra fácil de recordar, pronunciar y que invitaba a establecer un lazo de comunicación” afirma Jody; por eso bautizó así a su movimiento.

Los primeros nexos que logró este italiniano fue con los turistas que llegaban con ayuda de la organización internacional de “Couchsurfing International Inc.”, que se encarga de promocionar un sistema de intercambio de alojamientos (“sofás”) en casas de personas que no se conocen y que se contactan a través de una página oficial. Cuando se gestiona la visita, el turista pasa a ser su invitado y la persona que lo recibe debe tratar de mostrarle la forma de vida del lugar y ayudarle en lo que este necesite.

Es así como Jody comenzó a invitarlos a reunirse en centros nocturnos para vivir una noche cultural; poco a poco los bolivianos se enteraron y se integraron a este nuevo movimiento cultural.

Language Exchange

(intercambio de idioma)

La cita habitual del Parlana son los martes de cada semana. Jody considera la jornada como cabalística, puesto que para los nacidos bajo el signo de Escorpión, su día de suerte es martes, y además porque no hay muchas actividades programadas ese día y los locales nocturnos pueden brindar sus instalaciones para la realización del encuentro.

El lugar de la actividad no es fijo sino que es itinerante; de esta manera, los participantes van moviéndose de lugar en lugar, conociendo otros locales nocturnos.

Desde enero de 2015 el grupo de logística del evento empezó a hacer contactos con grupos para ofrecer música en vivo. “Nos dimos cuenta de que cuando terminaba la reunión de aprendizaje los chicos estaban tan felices de haber participado que querían seguir socializando”, asegura Jody.

Es por eso que días previos al encuentro, se define el lugar y se socializa la información a través de las redes sociales anunciando el concierto que se disfrutará.

“Organizamos actividades para los extranjeros; con la participación de grupos en vivo, conciertos a precios cómodos y accesibles”, afirma Jody Vagnoni.

En Parlana participaron grupos como Mamut, Oil, Cártel Afónico, Jeancarla Tissera y otros. De esta manera, los grupos de turistas de alguna manera van rotando.

La “movida”, como la llaman los integrantes del grupo, empieza cerca de las nueve de la noche, cuando la gente comienza a ingresar al local o pub y se ubica en una de las mesas reservadas para el evento.

La logística del evento tiene previsto colocar en las mesas adhesivos de diferentes banderas, las cuales se pegan en la ropa del visitante, una arriba y otra abajo. La superior indica que idioma quiere practicar y la bandera inferior la lengua materna.

Así las personas que vayan ingresando saben en qué idioma pueden conversar. Se han dado casos en los cuales los participantes se comunican hasta en tres idiomas en una misma mesa. “La mayoría de la gente que nos visita tiene dos idiomas para conversar, el inglés y el español”, afirma Vagnoni.

“Hay una diversidad de turistas, aquellos que están de paso por unos días, los que se quedan un tiempo determinado en la ciudad por trabajo, los que viven temporadas por motivos de estudios y también están los bolivianos que vivieron en el exterior y quieren practicar otro idioma”, asegura Jody.

La noche transcurre activa y alegre, todos se van mezclando entre los asistentes, haciendo nuevas amistades y sobre todo aprendiendo con un método en vivo, de forma creativa y amena y viviendo experiencias nuevas.

“Esta es una bonita oportunidad para conocer otras personas y hablar sin preocuparte por las sintaxis y los tiempos verbales. Aunque más que todo es una buena ocasión para socializar”, asegura Lena Cron, turista de Suiza, quien llegó a este país hace tres meses y trabaja como voluntaria con niños.

Es una forma de aprender a comunicarse e interactuar, ya que los contactos directos permiten sumergirse en la cultura de la pareja de intercambio.

El participar del “Language Exchange = intercambio de idioma”, ayuda a la comunicación oral. Entre los beneficios más importantes están la conversación espontánea y el desarrollo de la comprensión auditiva, que de alguna manera facilita la comprensión de la lectura.

El coordinador del evento afirma que cada martes se reúnen entre 250 y 300 personas, los que luego de participar en una experiencia de conversación pueden compartir un momento de ocio.

Sebastián Isaías, economista de profesión, retornó de Francia después de culminar un masterado en Ingeniería Económica y encontró en las actividades culturales de los martes una forma de practicar el francés.

“Hablar con extranjeros es una experiencia gratificante, es como viajar, sin salir de la ciudad”, asegura Isaías.

Movimiento sobre ruedas

Hace un par de meses, Jody volvió a revolucionar el movimiento creando una nueva actividad, que fue denominada Parlana Pub Crawl y que se realiza los viernes.

Es una alternativa segura para aquellos extranjeros y seguidores del Parlana que gustan interrelacionarse y seguir la movida nocturna en grupo.

La hermenéutica para formar parte de esta actividad y vivir de una noche de salida diferente es adquirir las manillas de Parlana, a un costo de Bs 40, que da derecho a ingresar a tres pubs, cafés o bares y una discoteca establecidos en las diferentes rutas de cada viernes.

Los asistentes se reúnen en un club del centro para luego subirse a un bus y recorrer la ciudad visitando los otros lugares. En una salida llegan a participar entre 40 y 50 personas.

“El concepto sigue siendo el mismo, conversar y conocer a extranjeros para practicar un idioma; pero, en un ambiente de fiesta, alegría y seguridad”, señala Jody.

Daniela Pacheco, de 32 años, asegura que esta es una actividad relativamente común en el extranjero, pero que gracias a la Parlana puede volver a vivir esa experiencia en su tierra.

“Es una forma segura de divertirse y de conocer gente para compartir e intercambiar experiencias”, afirma.

PARLANA COMMUNITY CLASS

Recientemente se creó un nuevo proyecto para personas que buscan fortalecer y practicar un idioma a través de conversaciones temáticas con profesores nativos, quienes brindan su tiempo y conocimientos para enseñar al otro.

Las personas que deseen profundizar en este proyecto social o quieran participar de las noches de intercambio de idiomas pueden ingresar al Facebook a Parlana Cochabamba.


sábado, 16 de abril de 2016

Personas educadas

La educación que una persona tiene abre puertas con mayor facilidad, como también favorece a tener buenas relaciones interpersonales con el entorno, ser educado es una gran cualidad que debe demostrarse constantemente con todas las personas y en todo momento.

El proceso de crianza que tienen los padres con sus hijos debe estar lleno de costumbres y normas de educación, es importante primero demostrar un buen ejemplo así será más fácil que los hijos sigan el mismo, puede ocurrir que los padres exijan que sus hijos sean educados, cuando ellos no lo son.

Las muestras de educación las encontramos en las actividades diarias o se demuestra la falta de educación en muchas, como no saludar, no pedir por favor o agradecer, interrumpir cuando una persona está hablando, no dejar el celular cuando se está manteniendo una conversación, etc.

Si se quiere tener hijos educados, entonces se les debe enseñar los buenos modales desde temprana edad, cuando son pequeños aprenden a diferenciar conductas buenas de las malas, pero si un adulto no hace nada para corregir a un niño, entonces crecerá con esa mala costumbre.

Se pueden ver muchos casos o conocer personas que ya son adultos y son mal educadas, hablan dando órdenes sin brindar el saludo correspondiente, interrumpen constantemente en las conversaciones, etc.

Si un adulto tiene estas características y ya es padre, pues tiene que enmendar su comportamiento sino quiere que sus hijos sigan el mal ejemplo, el niño no está preparado para demostrar educación en todas las ocasiones, pero sí se debe empezar por lo básico como pedir por favor y dar las gracias.

Algunas personas se ocupan de presumir constantemente la parte exterior de sí mismos, publicando sus propias fotografías, preocupándose de lo que visten, sin embargo, los bueno modales deben ser la expresión de nuestro patrimonio interior.

No sirve de nada tener a una persona muy bien arreglada, pero a la vez malcriada que no sabe lo que es saludar, cordialidad y el respeto que se debe dar a las personas sin importar la edad que tengan, y sin importar el rango social que los caracteriza.

Una persona debe ser educada independientemente de su posición social o nivel económico, estos son aspectos que no tiene nada que ver con la demostración de educación, los bueno modales siempre deben estar ligados con la persona.

(*) Psicóloga

¿Mente o corazón?

No es que sea un problema, pero lograr un acuerdo o equilibrio entre la mente y el corazón trae todo tipo de consecuencias. Desde positivas hasta negativas, que sin duda alguna ayudarán en tu crecimiento. Pero la gran interrogante es cómo lograr la armonía entre estos dos aspectos. ¿Cómo hacer para que la mente y el corazón sean buenos amigos?

Van por el mismo camino. Querer hacer responsable de nuestras decisiones a cualquiera de estas dos opciones es complicado, resalta la psicóloga Alejandra Covarrubias, debido a que ambas se manejan juntas y son mecanismos que se necesitan para tomar decisiones.

Ambas son necesarias. Muchas veces se dice que la mente siempre quiere tener la razón, el corazón también influye. Ante esto, Covarrubias explica que el ser humano no se puede guiar por una sola posición. “Mente o corazón, ambas trabajan juntas; lo racional con lo emocional y personalmente considero que es la mejor fórmula para no entrar en crisis existenciales”, expresa.

Para toda la vida. El psicoterapeuta Jhonny Ledezma enfatiza, que por un lado, no hay que olvidar que el ser humano nace con lo que se llama “corazón”, el cual está relacionado con los sentimientos. Por el otro, la mente se encuentra sometida a la cultura, las normas, la educación, etc. Ambos aspectos son importantes y determinantes para tomar decisiones por lo que se debe aprender a equilibrarlos.

Identificar los errores. Si se trabaja más con el corazón o con la mente los resultados pueden ser dañinos, afirma Ledezma. En todo caso, es bueno analizar los pro y contra de nuestros actos. Hay que preguntarse ¿qué nos genera rabia, rencor, alegría o felicidad? Y de acuerdo a esto trabajar en nuestras decisiones tanto de la vida social, familiar y amorosa.

Aplicar técnicas de meditación. No es un tarea fácil, pero tampoco imposible y para no lamentarse por lo que se hace o dice, Alejandra, menciona que los hindúes y yoguistas trabajan mucho con la meditación. Es más, en uno de sus postulados una lectura indica que “es mejor no tomar decisiones cuando estamos alterados o eufóricos ya que ambos son emociones que nos guían a tomar decisiones para nuestras vidas a todo nivel".

Recomendación

No confundas todas tus reacciones

¿Sabías que algunas conductas son por reflejo? Pues sí, a veces reaccionamos por reflejo o sentimientos automáticos, afirma el psicólogo Jhonny Ledezma. Esto puede generar estados negativos, de furia o tristeza. Generalmente sucede cuando alguien no nos cae o cuando una persona molesta mucho. De igual manera hay que aprender a trabajar la parte mental para controlar estas reacciones.

Sugerencia

Todavía se estudia esta relación

Hasta la fecha no se puede encontrar una “explicación única” para comprender el equilibrio entre lo racional y afectivo o propiamente entre la mente y el corazón, comenta la psicóloga Alejandra Covarrubias. “Culturas y filósofos hasta hoy siguen descifrando este vínculo y todavía no conocen su funcionamiento real”, dice.

jueves, 14 de abril de 2016

Cómo tratas a tus invitados

Se sabe que los anfitriones son aquellas personas que organizan un evento. Este puede ser de carácter oficial o privado para lo cual invitan a determinadas personas pudiendo ser familiares, amigos, colegas, autoridades o distintas personalidades, para lo cual cursan de manera anticipada invitaciones esperando su participación en de dicho evento.

El anfitrión tiene el deber fundamental de organizar el evento con esmero y dedicación, con el fin de que en todo momento, sus invitados se sientan bien y disfruten hasta el más mínimo detalle.

DEBERES DE LOS ANFITRIONES

Los anfitriones deben esperar a sus invitados, recibirlos y darles una cálida bienvenida.

El tiempo que los anfitriones deben esperar a los invitados es de 20 minutos como máximo, pasado este tiempo, deberán pasar al salón donde se encuentran los invitados que llegaron dentro del tiempo previsto de acuerdo con la hora de la invitación.

Si se trata de un almuerzo o cena, el tiempo que deberán esperar a los invitados es de 30 minutos, transcurrido este tiempo, pueden invitar a los ya presentes a pasar a la mesa y empezar a servir, mostrando en todo momento el agrado que sienten de atender a sus invitados.

Los anfitriones deben cuidar que la comida esté en su punto, la bebida dispuesta a la temperatura adecuada y que la música esté de acuerdo con el tipo de evento cuidando que el volumen del sonido sea apropiado para la ocasión.

Los anfitriones no deben mostrar contrariedad en ningún momento ya sea por el retraso de algún invitado o bien a causa del personal de servicio.

Si un invitado llega cuando todos están en la mesa, la actitud más conveniente de los anfitriones así como del invitado, es pasar por desapercibido el percance, sin dar demasiadas explicaciones o excusas, mismas que sin lugar a duda las dará en un momento más apropiado.

Cuando uno de los invitados se retira, la anfitriona debe acompañarlo hasta la puerta de la sala, puesto que debe seguir atendiendo a los demás invitados, de lo contrario podría notarse como un desaire. Solo si la persona que se retira es la única invitada, la anfitriona lo acompañara hasta la puerta de salida de la casa. Puede darse también el caso de que el invitado que se retira sea alguna autoridad, en ese caso la anfitriona deberá excusarse con los demás invitados para acompañarlo hasta la salida de la casa.

DEBERES DE LOS INVITADOS

Siempre debe primar la puntualidad, los invitados deben llegar a la hora indicada en la invitación.

Antes de ingresar en el salón las señoras y los caballeros deben dejar los abrigos, sombreros y paraguas en el lugar dispuesto por los anfitriones.

Cuando ingresa una dama, los caballeros que se encuentran en la sala deberán ponerse de pie, aunque no conozcan a la recién llegada, debe haber un trato cortés y caballeroso.

Cuando ingresa un caballero, las señoras permanecerán sentadas y harán un saludo con un suave movimiento de la cabeza si lo conocieren, de lo contrario deberán esperar ser presentadas.

Los invitados no deben abreviar demasiado su permanencia, pero tampoco prolongarla más de lo conveniente, todo extremo siempre es malo.

Para despedirse, los invitados no deben interrumpir a la anfitriona si está en una conversación, deberá ser paciente y esperar el momento oportuno para hacerlo.

Siempre es bueno despedirse con una frase amable, agradeciendo la invitación y las atenciones recibidas, esto permitirá al invitado dejar una buena impresión.

VISITAS IMPREVISTAS O INESPERADAS

Puede darse el caso en el que sorpresivamente llegue una visita que no se esperaba, en este caso, por cortesía y educación, la anfitriona debe mostrar agrado y ser amable aunque en el fondo, la visita inesperada pueda causar cierta incomodidad ya que evidentemente no estaba previsto y/o interrumpe alguna actividad o bien porque simplemente estaba a punto de salir.

Nunca utilice frases como, “precisamente iba a salir en este momento”. La misma idea puede expresarse con sutileza y amabilidad, “¡Qué suerte!, cinco minutos más y no me encontrabas, hubiera sentido mucho no haber estado en casa”.

En estos casos, la persona que llegó de manera inesperada deberá ser muy breve en su visita, para no perjudicar a la anfitriona. Es bueno considerar que jamás debemos realizar una visita sin invitación, en todo caso debemos anunciar con antelación nuestra visita con el objeto de no sorprender o ser sorprendido.

martes, 12 de abril de 2016

Lecturas sutiles Psicosomática

El término “psicosomático” es de gran actualidad y cada vez adquiere mayor relevancia, aunque tiene casi 200 años desde su introducción. Esta expresión involucra una acción de la psique sobre el cuerpo o lo contrario, es decir, el efecto ejercido en lo psíquico por parte del organismo.

Hablar de psicosomática implica pensar en la influencia psíquica de los trastornos orgánicos, también en el impacto de los traumas infantiles que predisponen a la enfermedad psicosomática del adulto. Sin embargo la relación no es lineal ni directa;

al contrario, son muchos los factores involucrados e incluso se puede pensar en la interacción personal y social, las influencias socio-estructurales y culturales, de las alteraciones y perturbaciones en la comunicación, de los avatares del vínculo madre- hijo, y de los acontecimientos críticos y estresantes que afectan a los estados de salud

y el bienestar.

Aun más, se piensa en enfermedades que son propias de los seres humanos y quizás de los animales domésticos pero diferentes de las enfermedades que padecen los animales en libertad. El origen de estos males hay que vincularlos al desarrollo de una forma de vida humana, en la que abundan constantes inhibiciones al desarrollo natural del psiquismo y una gran sobrecarga en la actividad, además del elevado nivel de conflicto y ansiedad en la vida emocional.

Dado que en ese tipo de vida coinciden factores socioambientales propios de una determinada cultura, a sus

patologías correspondería llamarlas “enfermedades

de la civilización”, pensando en consecuencia que están ligados de forma muy peculiar al desarrollo de la vida interpersonal y laboral de nuestra cultura.

En fin, si hay diferentes causas, las consecuencias también serán diversas, teniendo en cuenta la presencia

de síntomas físicos que manifiestan la presencia de una alteración orgánica de condición médica para la que no se encuentra explicación puramente fisiológica.

Pero también se debe pensar en las enfermedades somatopsíquicas, en las cuales las funciones corporales son capaces por sí mismas de incidir sobre la mente,

tanto en el caso de dolencias transitorias y ligeras

como cuando se presentan lesiones corporales permanentes y graves.

Debemos insistir que este es un proceso interactivo muy complejo y que al afectar polos tan diferentes y distantes como lo somático (organismo) y lo psíquico (mente) no acepta interpretaciones simplistas sobre todo en lo referente a su reversibilidad, pues se creería que tras la intervención del terapeuta se podría fácilmente resolver, pero la realidad muestra que una vez que el factor psicológico actúa como provocador, una vez provocada e instalada la enfermedad, ésta ya no resulta fácilmente reversible.

Es posible entender esta relación dual entre la mente

y el cuerpo como una gran fuerza (lo psíquico) que tira

de una cadena (lo orgánico), toda cadena se rompe por su eslabón más débil, ahora bien, este eslabón puede ser la piel, el aparato digestivo, los músculos, el corazón, etc. Es obvio entonces que la enfermedad psicosomática, producida por esa tensión mental no elaborada adecuadamente, se manifestará en diferentes órganos o estructuras corporales, según sea la parte más sensible y vulnerable de la persona.

NOTA: Para cualquier consulta o comentario sobre

la columna, contactarse con Claudia Méndez Del Carpio al correo claudiamen@hotmail.com

Visítanos en Facebook : LECTURAS SUTILES

Fobias, más que un simple miedo

Las emociones y sus trastornos

Sorpresa, tristeza, alegría, ira, asco y miedo. Son las seis emociones básicas que experimentan todos los humanos, que nos preparan para interactuar con las personas, nos motivan, nos ayudan a orientar y dirigir nuestra conducta y facilitan la relación con el entorno social. No obstante, las emociones pueden dañarse y es cuando hablamos de los trastornos. Por ejemplo, de las afecciones de la tristeza y la alegría aparecen las diferentes formas de alteraciones del estado de ánimo (episodio depresivo mayor, trastorno bipolar, etc.) y de las alteraciones del miedo, los denominados trastornos de ansiedad (las fobias a animales, a volar, ataques de pánico, manía obsesivo compulsiva, etc).

En esos casos, las emociones dejan de ser funcionales y adaptativas para convertirse en un problema para la persona.

Las fobias son un tipo de trastorno emocional muy frecuente. El miedo es intenso e irracional; aparece siempre que se afronta la situación temida; por ejemplo: estar en un lugar cerrado, las alturas, un perro, hablar en público.

La persona que lo padece sabe que no tendría por qué temer esa situación, pero incluso así, siente un miedo incontrolable que no puede eliminar distrayéndose, hablando o leyendo.

Además, ese miedo no solo aparece cuando afronta lo temido; por ejemplo, si una persona tiene fobia a volar, también sentirá temor ante la presencia de situaciones, objetos, o pensamientos relacionados con el hecho de viajar en avión.

Síntomas de una fobia

BBC Mundo

Una persona que sufre una fobia tiene una necesidad abrumadora de evitar todo tipo de contacto con el objeto o situación.

Para estos individuos, incluso pensar en entrar en contacto con ese objeto o situación le produce ansiedad y pánico.

Hay dos tipos de fobias: las simples -como la fobia a las arañas (aracnofobia)- que son el miedo a objetos, animales o situaciones específicas; y las complejas -como el miedo a los lugares abiertos (agorafobia) o la fobia social- que tienden a ser más discapacitantes, porque a menudo están asociadas con una situación particular.

Si una persona sufre una fobia simple y no tiene contacto con la fuente de su miedo es poco probable que el trastorno afecte su vida diaria.

Sin embargo, cuando un individuo sufre una fobia compleja, como la agorafobia, es muy probable que el trastorno sea muy discapacitante y afecte su vida diaria.

Tal como explica a la BBC el doctor Robert Hicks, experto en medicina general y salud masculina, "la vida de una persona con una fobia se ve dominada por las cosas que tiene que hacer para evitar las situaciones que le producen ansiedad".

El miedo intenso o el sentimiento de ansiedad que surgen con una fobia pueden ser causados por algo aparentemente lógico, como el miedo a las alturas, o algo totalmente ilógico, como el miedo al color verde.

Los principales factores de origen

Aunque cada fobia tiene su propia fuente de ansiedad, las verdaderas causas subyacentes en todas ellas son más complejas y pueden involucrar varios factores tanto ambientales como psicológicos.

Por ejemplo, con la agorafobia, una de las fobias más comunes y de las más discapacitantes, los temores y la ansiedad se manifiestan con actividades como salir de la casa, viajar solo o entrar a lugares públicos.(...)

El grado de miedo y la forma como la gente se comporta para evitar estas situaciones varía entre una persona y otra.

Aunque muchos individuos con fobias logran mantener un empleo, otros no pueden salir de su casa.

MÁS EN LAS MUJERES

Las fobias o miedos suelen ser más comunes en mujeres y, por lo general, comienzan en los primeros años de la adultez.

"Una persona con una fobia tiende a evitar las situaciones u objetos que le producen ansiedad, pero esto a menudo provoca que la fobia empeore a medida que pasa el tiempo" afirma Robert Hicks.

"En lugar de crear situaciones para evitar la causa de nuestra fobia, es mejor enfrentar ese miedo y esto puede lograrse con la ayuda de un terapeuta entrenado”.

Los expertos afirman que es más probable que una fobia desaparezca si la causa fue un evento traumático.

Pero, incluso cuando la causa no tiene una lógica aparente, es posible ofrecer ayuda a la persona que sufre una fobia.

Los miedos más comunes

* A volar (aerofobia): está asociado a tener un accidente aéreo, a no tener el control de la situación y/o a padecer sensaciones físicas desagradables durante el vuelo.

* Lugares cerrados (claustrofobia): ocurre cuando la persona se halla en un lugar en el que teme quedarse sin aire para respirar o del que

no va a poder moverse, por ejemplo, en un ascensor, en el asiento trasero de un vehículo de tres puertas, entre otros.

* Hablar en público (fobia social): la ansiedad social se caracteriza por el miedo a ser evaluado negativamente por alguien de nuestro entorno. Es decir, la persona piensa que aquello que hace, dice, piensa, no va a ser entendido o aceptado por alguien.

* Agujas y sangre (hematofobia): en presencia de aquello que se teme (agujas, sangre, heridas) se produce palpitaciones, incremento de la frecuencia e intensidad de la respiración, tensión muscular, sudoración.

Posteriormente, aunque no siempre, se produce una respuesta inversa (síndrome vasovagal) que puede acabar con el desmayo de la persona.

* Alturas (acrofobia): es el miedo irracional y exagerado de llegar a caerse cuando una persona se encuentra a cierta altura.


viernes, 8 de abril de 2016

Recupera la paz interior “Es necesario tener en cuenta el mundo de donde provienen las cosas”

Las turbulencias de la vida sacuden el interior de nuestra conciencia dejándonos una desagradable vibración y una molesta sensación como si la paz de nuestro espíritu hubiese sido lastimada u ofendida; para todas estas situaciones y para todos estos casos tenemos necesidad de aprender un método para conseguir paz mental, aunque sea por unos minutos y nada más.

Para poder crear y ejercitar un estado de paz interior es necesario saber que la relajación muscular completa y profunda es imprescindible y un tanto difícil de lograr si no se tiene el adiestramiento adecuado.

La otra parte de la instrucción consiste en saber que la repetición verbal y mental es necesaria para desconectar temporalmente nuestra atención conectada con la situación preocupante de nuestra vida.

Todo lo que tiene que hacer es recostarse, tomar una respiración bien profunda y repetir: “La mente universal me está relajando” (repetir mentalmente por cinco minutos con los ojos cerrados) y luego decir: “me estoy viendo a mí mismo fuera de mí, observando cómo me relajo” (repetir en voz alta por dos minutos) y luego de producir con estas palabras una disociación, proceder a continuar con la repetición inicial durante diez minutos y podrá percibirse una disminución notable de las desagradables sensaciones del estrés.

Como el poder de nuestra mente es relativamente ilimitado, puede formar una escena mental que represente la solución de cualquier problema que le esté preocupando entendiendo que es la mente universal la que actúa y manifiesta esa solución requerida y visualizada; no hay problema que no tenga solución siempre y cuando seamos sensatos con la vida pues si insistimos en ir contra cualquier ley de la vida, solo obtendremos resultados opuestos a los que buscamos y es por eso que toda visualización debe ser ecológica, que no dañe a nadie y, sobre todo, que no cause dolor alguno, pues el sufrimiento injusto suele tener extraños resultados.

Algunas mamás quieren cambiar a sus hijos y no tienen la menor intención de hacer algún cambio ellas mismas, porque ignoran una presuposición de Programación Neurolingüística que dice: “si continúas haciendo más de lo mismo, tendrás más de lo mismo; si quieres obtener otros resultados, haz otras cosas y dependiendo de lo que hagas, tendrás otros resultados”.

Las verdades del corazón o los sentimientos verdaderos que tenemos en el interior de nuestro ser determinan en muchos casos, el éxito o el fracaso de las acciones; cuando los muchachos van a estudiar con mala voluntad y por obligación, suelen sacar las peores notas; en cambio, cuando se llenan de buena voluntad y dejan de atacar a sus padres o a sí mismos y van a estudiar por decisión propia, los resultados son tan lindos que uno puede ver la diferencia; por lo tanto el ejercicio para aprender a entrar en estado de paz interior, debería ser aplicado por todos los jóvenes que quieren poner verdad, positividad y sinceridad en sus vidas.

El arte de invitar

Toda invitación es una expresión de hospitalidad gratamente ofrecida y preparada delicadamente con esmero y generosidad, es una manera amable de expresar el deseo de atender y satisfacer a otra persona pudiendo ser el motivo, la celebración de una fecha especial o bien en honor de alguien.

Es para compartir momentos gratos, poniendo al alcance de nuestros invitados todo aquello cuanto hemos preparado sin reparar en gastos ni tiempo.

Por esta razón el invitado debe sentirse halagado por la gentileza, agradecerla y corresponderla, tal vez no de inmediato, pero si en un futuro no muy lejano, usualmente se corresponde con otra invitación.

Cuando se desea realizar una recepción exitosa es necesario preparar previamente una guía memoria que ayude a organizar el evento de la manera más adecuada y así poder coordinar hasta el más mínimo detalle para que la ocasión sea inolvidable.

En primer lugar, se debe definir el motivo del acontecimiento y determinar el tipo de recepción que se ofrecerá ya que esta puede ser una íntima, informal, formal y también de carácter oficial.

Se debe determinar y elegir el lugar donde se realizará el evento, pudiendo ser en un club privado, en una casa especial para eventos, o bien un domicilio particular.

Una vez elegido el lugar y en función al espacio disponible, se podrá decidir la cantidad de personas a invitar, esto con el fin de lograr que los invitados se sientan cómodos, que todos tengan dónde sentarse o desplazarse de un lugar a otro sin necesidad de incomodar a las demás.

El siguiente paso, es la elaboración de la lista de invitados, procurando que sean personas compatibles, es decir que tengan los mismos intereses y gustos afines, esto permitirá que el evento sea lo más ameno posible y todos compartan y disfruten de la ocasión.

Se debe planificar el menú que se ofrecerá, las bebidas adecuadas y, por supuesto, la música, cuidando que todo sea lo más apropiado posible para la ocasión.

Una vez realizada la planificación, se debe proceder con la elaboración de las invitaciones, cuidando que las mismas contengan los siguientes puntos:

Nombre de los invitados; La invitación debe llevar el nombre del caballero seguido del nombre de la dama (esposa).

Tipo de invitación; La invitación puede ser para una recepción, un coctel, un almuerzo, una cena, un baile, etc.

Motivo de la invitación; Generalmente es para celebrar alguna fecha especial o en honor de alguien.

Lugar, fecha y hora; Estos tres datos son de suma importancia ya que definen el lugar donde se realizará el evento, la fecha del mismo y la hora de inicio.

Tipo de traje; Dependiendo el tipo de evento y/o la hora, en la invitación se indicará el tipo de atuendo apropiado para la ocasión pudiendo ser traje oscuro para caballeros, traje largo para damas o informal para ambos. Esta aclaración será ubicada en la parte inferior izquierda de la invitación.

R.S.V.P. (Répondez s’il vous plait); En la parte inferior derecha de la invitación debe haber un número de teléfono para que el invitado pueda confirmar o no su asistencia.

La fecha en la que se envió la invitación; Las invitaciones deben ser enviadas con 20 días de anticipación, de esta manera las personas invitadas tendrán el tiempo suficiente de responder afirmativamente su presencia o bien para excusarse.

Estas formalidades permiten darle un cierto realce a nuestros eventos, le damos la seriedad que amerita y cumplimos con normas básicas de protocolo.

martes, 5 de abril de 2016

Si te muerdes las uñas eres un perfeccionista


Morderte las uñas podría ser considerada como muestra de mala educación, pero un estudio revela que aquellas personas que lo practican son más perfeccionistas. Las personas que son impacientes o se aburren fácilmente son más propensas a este tipo de comportamiento.

Este hábito podría ser muy positiva en algunos aspectos como el trabajo. La investigación consultó a 48 pacientes, que regularmente se muerden las uñas, si experimentaban emociones como aburrimiento , ansiedad o culpa cuando no pueden completar una tarea.

El estudio concluye que las personas se muerden las uñas para canalizar energía que no pueden usar para otras cosas, como cuando están aburridas.

“Los efectos positivos de este hábito son la estimulación y el control de emociones”, comentó el doctor O’Connor, profesor de psiquiatría, para el Huffington Post.

Este hábito podría interferir con la vida diaria de las personas al convertirse en desorden. En ese caso, se puede reemplazar esa actividad con algo más constructivo.

Pero si eres de las personas que se muerde las uñas de forma ocasional, ¡no te preocupes! Es una forma de liberar tus frustraciones

Contra el estrés, batalla de almohadas

Decenas de personas han participado en la "Plaza de las Flores" de Zagreb en una batalla de almohadas con la intención soltar tensión, liberarse del estrés y para reivindicar un sueño saludable, dentro del Día Internacional de la Batalla de almohadas que se celebra en todo el mundo.

La lucha de almohadas croata ha estado impulsada por las hermanas Ana y Lucija Zaninovic, respectivamente campeonas del Mundo y de Europa en taekwondo, y aunque comenzó con pocos participantes fue ganando atención y aumentando adeptos poco a poco.

El uso mayoritario de almohadas modernas como arma provocó que en la batalla volaran más trocitos de espuma que plumas,

Una empresa de productos de dormitorio ofreció regalar una almohada a todos los participantes, lo que ayudó a que se sumarán más luchadores.

Además de promover sus almohadas, la compañía quiso destacar que cambiar de almohada cada dos años es importante para lograr un buen descanso y un sueño saludable.


lunes, 4 de abril de 2016

Tres males que produce la impaciencia

Todos nos hemos sentido impacientes alguna vez.

Tal vez mientras esperamos un autobús que llegaba con retraso, o cuando un bebé no dejaba de llorar (y nada lograba traquilizarlo), o quizás aquel día que esperamos durante lo que pareció una eternidad en la fila del supermercado.

Lo cierto es que aprender a esperar no siempre resulta fácil. Pero hacerlo es importante, incluso para la salud.

Cuando nos impacientamos, sentimos frustración y aumentan los niveles de estrés y adrenalina.

Según un reporte de la BBC Mundo existen otros peligros vinculados a la falta de paciencia que, al menos a primera vista, no resultan tan evidentes.

1. Obesidad

Expertos han señalado que las personas impacientes tienen más probabilidades de ser obesas que aquellas que saben esperar, pues suelen alimentarse peor y consumir mayores cantidades de comida rápida, sobre todo cuando tienen fácil acceso a ella.

Según los economistas Charles Courtemanche, Garth Heutel y Patrick McAlvanah, que publicaron un estudio ("Impaciencia, incentivos y obesidad") en 2015 en el Economic Journal (EJ), el fácil acceso a alimentos poco saludables es una de las causas principales, que afecta especialmente a quienes tienen un carácter impaciente.

"Quienes son más impacientes se ven más afectados por la disponibilidad a corto plazo de alimentos asequibles, lo cual supone un aumento de la obesidad en esta parte de la población", indica la investigación.

2. Hipertensión

La Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por sus siglas en inglés) incluye la impaciencia como un factor de riesgo de la hipertensión, incluso entre adultos jóvenes.

Un estudio, llevado a cabo por especialistas de la Escuela Feinberg de Medicina de la Universidad Northwestern de Chicago, reflejó que el tipo de personalidad A (aquel que corresponde a personas impacientes y hostiles) tiene un 84% más de riesgo de sufrir hipertensión, en comparación con quienes tienen un carácter más calmado, después de analizar más de 3.300 casos a lo largo de 15 años.

3. Envejecimiento

Por último, un estudio de la Universidad Nacional de Singapur y de las universidades norteamericanas de Berkeley y Pensilvania, recientemente publicado en Proceeding of the National Academy of Science, reveló que ser impaciente también puede acelerar el envejecimiento.

Y es que los telómeros (extremos de los cromosomas del ADN) son más cortos en las personas impacientes.

Estas estructuras, que protegen al ADN de su degradación, están asociadas a la longevidad, y los científicos creen que cuanto más rápido desaparecen, antes envejecemos.