viernes, 23 de junio de 2017

Los vacíos existenciales no se llenan con banalidad



Sexo ocasional, comida en exceso o compras compulsivas te dan felicidad? Si la respuesta es sí y no le ves nada de malo, quizá no te has dado cuenta de que te haces daño y te creas una felicidad falsa con experiencias al límite.

“El filósofo Alfonso López Quintas escribe el libro Vértigo y éxtasis, que tiene que ver con que los momentos de vértigo son espacios donde se tiene la respuesta inmediata a la felicidad inmediata, lo cual a largo plazo te lleva a la autodestrucción”, explica la psicóloga Elba Elena.

La especialista encuentra que los valores están invertidos y las sociedades han acuñado conceptos errados sobre la felicidad. “Se ha cambiado el ser por el tener, si no tienen el último celular se sienten deprimidos, incompletos y su autoestima —que se basa en lo que tienen y no en lo que son— baja. Se ha olvidado que cada persona es única e irrepetible”

En esta vorágine de emociones por tener muchas parejas, bastante comida y todo cuanto los ojos ven se dan los excesos. “Muchos momentos de microfelicidad, pero con consecuencias negativas. Comer en exceso lleva a la obesidad. El sexo da momentos de exaltación máxima, pero poco duraderos y no da plenitud como a una pareja que construye su relación en el tiempo”.


En cuanto a las compras compulsivas, según Elena, existe un mensaje encriptado. “Cuando se compra 30 blusas que ni se las usa se está faltando a la existencia y utilidad del objeto. Lo real, más allá de la compra, es el impulso de la dominación sobre objetos, lo que también se manifiesta hacia las personas con las que interactúa”.

La psicóloga Lizette Gallegos coincide y explica que se trata de llenar los vacíos emocionales con elementos sustitutivos porque la persona tiene grandes espectativas que no puede alcanzar. “Estos comportamientos generan conductas desadaptativas que traen conflictos. La persona carente cree alcanzar el prestigio y la realización con el consumo de alimentos, cosas y hasta personas”.

Si te identificas con estas situaciones y quieres romper la cadena puedes realizar una logoterapia, que es la búsqueda de sentido en la vida. También el psicoanálisis permite conocerte mejor y reaprender. Aunque ese consumismo no es patológico, la psicología puede ayudarte a manejar ese impulso.

Fuentes: Lizette Gallegos (psicóloga), Elba Elena (psicóloga) y Roberto Peña (terapeuta).

Ser bipolar no es fácil, pero se puede llegar a tener una vida exitosa


Jimena Lora (38) confesó en el muro de su Facebook que tiene bipolaridad y varias personas que estaban pasando por lo mismo la contactaron y compartieron sus experiencias porque en nuestro medio esta enfermedad mental no ha sido una prioridad para los distintos gobiernos y es ignorada por la mayoría de la población y la misma familia de quien la padece.

“A los 20 años me diagnosticaron como depresiva maniática, entonces no se manejaba el término bipolaridad”, explica Jimena, que a los 18 años fue más consciente de sus cambios de estados de ánimo, pero tardó en asimilarlo. A esa edad se presentaron las crisis y empeoraron los síntomas. “Todos me conocen por ser alegre, sociable, activa, soy multifacética, pero también me aíslo mucho.

He llegado a querer estar sola, a no tener ganas de nada, a sentir una tristeza que no entiendo. A veces estos episodios con cortos, a veces largos. Puedo sentir que me puedo comer el mundo, he llegado a tomar mi mochila y perderme unos tres meses como mochilera por el mundo, sin avisar a nadie. He tenido mis lados eufóricos y los demasiado depresivos que conllevan a la baja autoestima. Salir de la tristeza cuesta. En mi caso mis cambios a veces son el mismo día. Puedo estar muy alegre como muy triste”.

A pesar de padecer esta enfermedad crónica es licenciada en Comunicación social y máster en Diseño y Producción Cinematográfica. Conseguirlo dependió de la contención familiar que tuvo. “Mi papá es un tipazo que junto a mi mamá han sido soportes importantes.

Lo dice porque esta enfermedad también tiene un desgaste económico significativo. Como afirma el siquiatra Víctor Hugo Rojas, se requiere acudir al siquiatra, al sicólogo, al nutricionista, al endocrinólogo y hay una inversión fuerte que ninguna parte del Estado la cubre. “Hay tabletas que pueden llegar a costar Bs 12 cada una y solo hay dos siquiatras en el Japonés y dos en el San Juan de Dios, los otros centros de salud mental son fundaciones privadas”. Rojas está hablando del Centro de Salud Mental Blanca Áñez de Lozada y el hospital Benito Menni que son instituciones sin fines de lucro, pero que para sustentarse deben cobrar una consulta.

Lora concluye advirtiendo que las personas con bipolaridad se pueden aferrar a lo que sea para sobrellevar los síntomas y hay la tendencia a ser adictos al alcohol, las drogas o el sexo y que algunos han llegado hasta el suicidio. Hoy Jimena está justo en medio de una crisis: “Mi cerebro no para de trabajar, no le puedo poner pausa, por eso escribo, me he dedicado al baile, al teatro, al cine porque me ayudan a canalizar, a crear. Han sido una bomba de escape”.

Se puede tener una vida exitosa
La sicóloga clínica Ana María Vaca atiende dos personas a la semana en el Japonés y pese a que no hay estadísticas en el medio se atreve a afirmar que un 3% de la población tiene trastorno bipolar.
Confirma que la bipolaridad tiene su componente genético. “Dura toda la vida, pero se puede aprender a convivir con ella y se puede llegar a tener una vida exitosa.
La siquiatra Alexandra Terrazas subraya que la bipolaridad no es debilidad de carácter, no es falta de guasca, no es que lo adularon mucho de niño, es una enfermedad porque el cerebro sufre una disminución en la producción de sustancias neuroquímicas.

La bipolaridad se puede sobrellevar bien con medicamentos y sicoterapia de educación para enseñarle al paciente a manejar sus síntomas. Incluso la terapia debe alcanzar a la familia para que aprenda a manejar al paciente, a reconocer los signos de una recaída, a manejar situaciones estresantes y haga seguimiento a la medicación.

jueves, 22 de junio de 2017

“No te superé” María Gabriela Palleros

Qué difícil es la situación de ver, después de una ruptura, cómo la otra persona rehace su vida mientras nosotros seguimos enganchadas como el primer día.

Mirar al pasado a veces no es simple, y mucho más cuando en él hay un ex que nos cuesta asumirlo como tal. Si bien ante el mundo intentamos restarle importancia al tema, aún vivimos pendientes de esa persona que alguna vez fue nuestra pareja. Sabemos que necesitamos hacer un cierre, pero sin embargo vivimos con la ilusión de que tal vez exista una segunda oportunidad para la relación.

Aún esperamos un llamado, un mensaje, un “algo” en el que el otro nos manifieste que sigue pensando en nosotras y cuando esto no sucede nos sobreviene la angustia de no saber qué es de su vida. Y acá está el dilema, porque en el paradigma de la comunicación donde todos estamos conectados, es muy difícil no saber nada de la vida del otro, y cuando vivíamos con la idea de que quizás las cosas se podían arreglar, nos enteramos que la otra persona ya está en otra historia.

REALIDAD VERSUS EXPECTATIVAS

Toda la esperanza que habíamos tenido hasta ese momento se derrumba ante la realidad del otro, diferente a la que nosotros creíamos, y nos damos cuenta que nos quedamos sosteniendo el recuerdo de un vínculo que ya no existe. Este punto es el quiebre, porque nos pone frente a frente con nosotras mismas, y nos obliga a replantearnos la idea de cierre. Hasta ese momento habíamos vivido sobre la base de una ilusión que no nos llevó a nada, y que dificultaba todo proceso de duelo, ahora con todas las cartas sobre la mesa, debemos aprender a poner las cosas en tiempo y espacio, dejando de arrastrar al presente lo que tiene su lugar en el pasado.

Aprender a soltar una relación no es fácil, pero como todo proceso va a necesitar tiempo. Aunque nos duela, sabemos que más lastima aferrarse a algo que ya no es, por lo tanto debemos esforzarnos para corrernos de la necesidad de estar pendiente del otro y empezar a ocuparnos de nosotras mismas. No hay nada peor que poner nuestro interés en lo que no sucedió, y perdernos de la oportunidad de apostar a lo nuevo.

POR QUÉ ES IMPORTANTE SOLTAR A UN EX

. El tiempo no vuelve. Es inútil querer que las cosas sean como antes, nada puede volver a su punto de origen. Cuando nos quedamos enganchados en el pasado, el mundo no se detiene, todo sigue su rumbo lo aceptemos o no.

. No creamos espacios para lo nuevo. Mientras más ensimismados estemos en retener lo que ya pasó, menos margen vamos a tener para valorar otras posibilidades. Terminamos entrando en un círculo vicioso sostenido en el dolor que nos genera la ruptura.

. Idealizamos la relación. Cuanto más volvemos al pasado más lo llenamos de nuestra propia carga emotiva. Muchas veces elegimos recordar lo que nos impulsa a no dejar ir el vínculo, en lugar de ampliar nuestra visión y evitar pasar por alto lo que alguna vez también nos lastimó.

. Nos desgasta. Vivir a la espera de que el otro nos quiera, nos llena de una incertidumbre que no hace más que generar angustia. Poner nuestra felicidad solamente en el deseo del otro, lleva a que nos olvidemos de nosotros mismos.

Nadie tiene la fórmula para dejar ir y seguir adelante, es un trabajo en el cual cada uno le da su tinte personal. Sabemos que ninguna relación puede reemplazar a otra y mucho menos que una nueva nos haga superar la anterior, pero es importante darnos cuenta que insistir en detenernos en algo que ya no nos hace bien tampoco es la solución. Nuestra felicidad no puede estar sujeta a una relación que no funcionó ni tampoco responsabilizar al otro por cómo se dieron las cosas, siempre somos nosotros los que debemos elaborar nuestros duelos.

A veces lo que nos cuesta no es soltar al otro, sino aceptar nuestra nueva versión sin esa persona. Preferimos la angustia de lo conocido, que la ansiedad que nos despierta una nueva etapa. Por eso nunca debemos olvidarnos que somos nuestros propios disparadores de cambio, y que activarlo siempre depende de nosotros mismos, porque como se suele decir: el dolor llega cuando algo te lastima, pero el daño se queda cuando te aferras al dolor.

viernes, 16 de junio de 2017

¿Por qué colorear te hace bien?



Colorear puede ser una buena forma de volver a la niñez, a esa época libre de preocupaciones y de estrés. Pintar te ayuda a relajarte y superar tensiones sin nada más que un cuadernillo y lápices, afirman especialistas.

Estos beneficios explican por qué cada vez más adultos se interesan en esta actividad, algo que incluso se ha convertido en una moda en varios países. La práctica es fácil y cómoda, en la casa o durante un descanso breve en la oficina.

Los patrones o diseños para pintar son diversos, pero hay una predilección por usar aquellos como los mandalas que convierten la actividad en una técnica de meditación activa, al igual que elegir colores con efectos terapéuticos, aumentando los efectos saludables de colorear.

Los Tiempos, atento a las nuevas tendencias, ofrece desde ayer a sus usuarios una colección de 11 cuadernillos temáticos, cada uno a sólo Bs 20, para pintar como terapia y con esta nota quiere explicar, según expertas en el tema, por qué hacerlo te hace bien.

Estado emocional

La arteterapia es uno de los campos de la psicología muy usado actualmente como medio para recuperar o mejorar la salud mental y el bienestar emocional y social, dice la psicóloga María Renée Zapata.

Resalta que además del hecho de pintar, se debe destacar la elección de los colores (cromoterapia) para lograr un mejor resultado. Por ejemplo, estudios han demostrado que el rojo aumenta el ritmo cardíaco, lo que a su vez provoca un aumento de adrenalina y hace que los individuos se sientan enérgicos y entusiasmados.

Nicole Szucs, fundadora de Pasankalla, un emprendimiento que diseña mandalas, indica que colorear ofrece una serie de beneficios mentales para reducir la ansiedad, ayudar a enfocarnos o llegar a ser más conscientes.

“Al igual que la meditación, el color también nos permite desconectar nuestros cerebros de otros pensamientos y centrarnos sólo en el momento, ayudando a aliviar la ansiedad de flotar libremente. Puede ser particularmente eficaz para las personas que no se sienten cómodas con formas de arte creativamente más expresivas”, agrega.

Para Szucs, mientras una persona pinta se concentra en los colores, las formas y las texturas, algo comparable a otras terapias. “Al mismo tiempo nos lleva a un tiempo muy simple y elemental de nuestra vida: la niñez”, añade.

Ambas expertas coinciden en que todas las personas, niños o adultos, pueden colorear como ejercicio terapéutico, dependiendo de la complejidad. Se recomienda sobre todo para personas que estén estresadas o que simplemente quieran encontrar tiempo para sí mismas.

Mandalas

En la tendencia de colorear como terapia se ha hecho muy popular hacerlo con mandalas, pero ¿qué son?

Szucs explica que los mandalas son un símbolo espiritual y ritual en varias religiones, incluidas el hinduismo y el budismo, que representa el universo.

“En el uso común, mandala se ha convertido en un término genérico para cualquier diagrama, gráfico o patrón geométrico que representa el cosmos metafísica o simbólicamente. En varias tradiciones espirituales, los mandalas pueden emplearse para centrar la atención de los practicantes y adeptos, como una herramienta de guía espiritual, para establecer un espacio sagrado y como una ayuda para la meditación y la inducción al trance”, indica.

Colorear patrones repetidos como los que ofrecen los mandalas ayudan contra el estrés, sacan el lado creativo con el uso de los colores y permiten dejar pensar en los problemas cotidianos.

Los mandalas para pintar además se utilizan universalmente para promover la sanación y otros estados positivos del ser. ¿Por qué esa característica? Una explicación viene de su propio diseño. "El mandala es una matriz circular con un punto central, un punto del cual todas las cosas son posibles. De este centro sagrado surgen posibilidades infinitas y potencial ilimitado. Cuando coloreas mandalas, estás expresando tus deseos de sanación y bienestar”, señala Szucs.



LA PSICOLOGÍA DEL COLOR

La psicóloga María Renée Zapata explica que las personas perciben y se comportan de diferente forma ante los colores y en general los escogen según su personalidad.

Rojo: refleja personalidades activas, fuertes, optimistas.

Naranja: sociables pero con límites. Comprensibles y amigables.

Amarillo: personalidades creativas que mantienen el sentido de la lógica con una imaginación práctica y racional.

Verde: relajados y entregados a los demás. Les gusta estar rodeados de gente cercana y sentirse seguros y queridos.

Azul: personas tranquilas con paz interior y equilibrio. Son fieles a sí mismas y no les importa lo que opine el resto sobre ellas.

Morado: son ordenados, espirituales y muy sentimentales.

Marrón: personalidad acomodada a lo sencillo y lo natural. Prefieren una vida sencilla y cómoda.

Gris: son personas conservadoras y tranquilas, algo frías y racionales.



PINTE CON LOS TIEMPOS

Desde el 13 de junio, todos los martes, Los Tiempos ofrece 11 números de cuadernillos para colorear.

La colección está dividida por contenidos temáticos y cada cartilla cuenta con 52 páginas con llamativas figuras en papel bond de primera calidad y tapas gruesas couché. Cada tomo tiene un precio de Bs 20.

Los libros incluyen imágenes según las siguientes temáticas: mandalas, animales, ilusiones visuales, mosaicos, paisajes naturales, tatuajes, flores, estampados, figuras retro y máscaras.


Por qué las personas más exitosas simplemente dicen "no"

Hoy no me levanté a las 6:30 para asistir a una reunión de desayuno en Knightsbridge. Mañana no iré a un almuerzo en el que se servirán sándwiches para discutir un proyecto en el cual sólo estoy vagamente involucrada.

El jueves no iré a una fiesta veraniega para hacer contactos. Tampoco estoy escribiendo un artículo para un sitio web que se olvida de pagar a sus contribuyentes, ni voy a dar una entrevista a una estación de radio australiana. Podría haber estado haciendo todas estas cosas, pero les dije que no iba a hacerlo.

Además de hacerme mucho más feliz, decir "no" me ha colocado en el centro de la última tendencia. El "no" es el nuevo "sí". Es la respuesta más de moda entre la gente exitosa.

Hace 10 años era lo opuesto. Había una selección de libros uniformemente positiva en Amazon que eran rabiosamente pro "sí". Ahora han sido reemplazados a empujones por "¡El poder transformativo del no!" y "Cómo decir no sin sentirse culpable". Existe hasta un libro de colorear para adultos titulado "Cómo decir no", al igual que libros más especializados, como "Dígale no a la artritis".

La semana pasada, el "no" adquirió estatus de culto. En una entrada de blog para Harvard Business Review, un entrenador empresarial sugirió que no es suficiente simplemente decir "no": hay que comenzar a celebrarlo todas las veces que lo digamos.

Por lo tanto, al "no" se le ha conferido el mismo alucinante estatus que disfruta el fracaso, el cual lleva por lo menos una década de tenaz celebración. El Museo del Fracaso se inauguró la semana pasada en Suecia; démosle un año o dos y el Museo del No seguirá.

Sin embargo, no es tan absurdo celebrar decir "no". Desde que leí el blog, me ha dado por comenzar el día dando las gracias por las cosas que me he negado a hacer. No tengo que escribir ese artículo hoy (¡viva!), ni tomarme un café con esa persona (¡qué alivio!), ni asistir a ese almuerzo.

Con cada "no" que anoto mentalmente, el día se mejora. Salgo de la cama con ganas de hacer las cosas que lograron pasar por mi red de negatividad.

Se podría decir que todo esto es egoísmo. Cada vez que decimos que no podemos hacer algo, decepcionamos a la persona que ha hecho la petición. Y cada labor que rechazamos crea una tarea que otro pobre idiota tendrá que realizar en vez.

Pero hay otra manera de verlo: los fanáticos del "no" lo están reinventando como una alternativa altruista.

En el sitio web Entrepreneur hay una entrada de blog que propone que decir "no" es bueno, ya que abre espacio para que el personal menor pueda ascender. Y decir "no" en el trabajo te permite pasar más tiempo en casa con la familia.

A mí se me ocurre algo aún mejor. Si suficientes personas dijeran "no" a cosas sin sentido bastantes veces, se lograría una distribución de recursos más eficiente. Si todos nos negáramos a asistir a reuniones y eventos aburridos, eventualmente la gente dejaría de organizarlos.

A pesar de ser una gran admiradora del "no" en el trabajo, hasta yo reconozco que a veces es la respuesta equivocada. El gran reto es, por consecuencia, identificar cuándo se debe dejar de decir "no" y comenzar a decir "sí".

El Harvard Business Review recomienda calificar todas las oportunidades del uno al 10, pero mi sistema es más sencillo. Yo les digo "sí" a las cosas que a) tengo que hacer; b) quiero hacer, o c) debo hacer. Aunque a veces no le hago caso a c) si logro disuadirme a mí misma a no hacerlo sin sentirme como una perfecta canalla.

El problema con este sistema es que muchas veces no queda claro si verdaderamente tienes que hacer algo o si realmente quieres hacerlo, pero en ese caso hay una regla: si lo dudas, debes decir "no". Además, menos trabajo siempre es mejor que más.

La mayor diferencia entre "sí" y "no" es que uno es fácil y el otro difícil.

El "sí" lo puede decir cualquier tonto, mientras que el "no" exige carácter, compromiso y coraje. Decir "no" se vuelve más fácil con la edad: yo he pasado de ser malísima a ser una verdadera maestra, pero todavía hay espacio para mejorar.

He reconocido la importancia de decir "no" rápidamente. Si te andas con rodeos, ya estás en problemas y tienes la posibilidad de que te engañen para que digas "sí" por error.

También he aprendido a nunca dar razones, pues pueden ser disputadas, resultando en capitulación. Al escribir esto he aprendido una tercera lección: nunca decir que uno no puede hacer algo porque está demasiado ocupado.

Nadie quedará impresionado: estar demasiado ocupado significa que uno no sabe decir "no".

jueves, 15 de junio de 2017

Mundo interior Cómo limpiarse y protegerse de energías negativas


Muy pocas personas pueden realmente ver energía, pero todos podemos sentirla. Las malas energías pueden ser resultado de influencias externas – como ataques psíquicos o estancamiento del flujo de la energía natural - pero más comúnmente son consecuencia de nuestro mundo interior.

En otras palabras, muchas veces somos nosotros quienes creamos estas energías que nos perjudican, ya sea con nuestros miedos, dudas o pensamiento negativo. De hecho, cuando las energías negativas nos rodean, éstas no necesariamente nos afectan si nuestro mundo interior es fuerte y positivo.

Cuántas veces s hemos sentido que ciertas personas, objetos o lugares nos traen buena o mala “suerte”

PERO, ¿QUÉ SON “MALAS ENERGÍAS”? DEPENDE

En general, malas energías son aquellas que intervienen y obstaculizan nuestro desarrollo físico, mental, emocional y espiritual, y que pueden llegar a perjudicarnos de alguna manera. Sin embargo, las malas energías pueden ser algo muy real o algo percibido – y en ambas situaciones, éstas pueden ser un bloqueo hacia nuestra felicidad.

Existen diferentes prácticas y recursos que pueden utilizarse para protegerse de malas energías e influencias.

ALGUNAS SUGERENCIAS

Visualización. Nuestra mayor protección contra las malas energías es quizá la más simple: nuestros pensamientos. Tenga siempre presente que entre más negativos sean sus pensamientos, más negativa será la energía que le rodea. Igualmente, entre más positivos y creativos sean sus pensamientos, más cosas maravillosas manifestará a su alrededor y más protegido estará contra la negatividad.

La visualización es un paso más Muy pocas personas pueden realmente ver energía, pero todos podemos sentirla. Las malas energías pueden ser resultado de influencias externas – como ataques psíquicos o estancamiento del flujo de la energía natural - pero más comúnmente son consecuencia de nuestro mundo interior.

En otras palabras, muchas veces somos nosotros quienes creamos estas energías que nos perjudican, ya sea con nuestros miedos, dudas o pensamiento negativo. De hecho, cuando las energías negativas nos rodean, éstas no necesariamente nos afectan si nuestro mundo interior es fuerte y positivo.

Cuántas veces s hemos sentido que ciertas personas, objetos o lugares nos traen buena o mala “suerte”

PERO, ¿QUÉ SON “MALAS ENERGÍAS”? DEPENDE

En general, malas energías son aquellas que intervienen y obstaculizan nuestro desarrollo físico, mental, emocional y espiritual, y que pueden llegar a perjudicarnos de alguna manera. Sin embargo, las malas energías pueden ser algo muy real o algo percibido – y en ambas situaciones, éstas pueden ser un bloqueo hacia nuestra felicidad.

Existen diferentes prácticas y recursos que pueden utilizarse para protegerse de malas energías e influencias.

ALGUNAS SUGERENCIAS

Visualización. Nuestra mayor protección contra las malas energías es quizá la más simple: nuestros pensamientos. Tenga siempre presente que entre más negativos sean sus pensamientos, más negativa será la energía que le rodea. Igualmente, entre más positivos y creativos sean sus pensamientos, más cosas maravillosas manifestará a su alrededor y más protegido estará contra la negatividad.

La visualización es un paso más allá, combina afirmaciones, declaraciones, imágenes y emociones positivas en torno a algo específico que queremos manifestar.

Se recomienda tomar unos cuantos minutos diarios para cerrar los ojos y visualizar una situación o lugar que queremos manifestar mientras nos concentramos en las emociones de júbilo y paz que esto nos provoca. Si la intención principal es protegerse de energías negativas, visualícese feliz, en paz, rodeada de luz blanca y dorada y con un escudo invisible a su alrededor que rechaza y proyecta todo lo negativo que pueda acercársele.

ARCÁNGELES

Para protegerse de malas energías, invoque al Arcángel Miguel. Es el líder de todos los arcángeles y ángeles. Comanda el rayo de luz azul que representa protección. Miguel lucha contra el mal con valentía infinita.

Rece al arcángel Miguel para que lo libere de miedos y ansiedad y lo mantenga a salvo de cualquier peligro físico, energético, mental o espiritual. Miguel también le guiará hacia su propósito superior.

VIDA

Para protegerse del mal, rodéese de seres vivos – plantas y animales son unos protectores poderosos contra cualquier energía baja. Eso sí, asegúrese que estén sanos y felices pues una planta seca y un animal en sufrimiento producirán el efecto contrario.

CRISTALES

Los cristales son una herramienta eficaz para limpiar y proteger lugares y personas de energías negativas.

REIKI

El reiki, terapia energética, es un gran recurso de sanación natural y también es efectiva en la limpieza y balance de energías y, a su vez, para la protección contra el mal.

Consulte con un practicante de reiki para unas cuantas sesiones sobre usted y su hogar, o tome un curso de reiki para que así pueda practicarlo usted mismo.

Tips contra el estrés


Aprenda a reconocer cuando se sienta estresado
En el ajetreado mundo de hoy, nos vemos presionados para seguir muchas direcciones a la vez. Tenemos responsabilidades en el hogar y en el trabajo, y a veces simplemente nos superan. Nuestro cuerpo comienza a hacernos saber que estamos sintiendo el estrés de nuestra vida diaria.

A tomar en cuenta
Las sensaciones de estrés son causadas por el instinto de nuestro cuerpo de defenderse. Este instinto es bueno en situaciones de emergencia, como cuando tenemos que salir del camino de un vehículo que se aproxima a toda velocidad. Pero el estrés puede causar síntomas físicos poco saludables si no se maneja adecuadamente.
Nuestro cuerpo trabaja horas extras cuando se enfrenta a los desafíos cotidianos. La realidad es que no estamos preparados para hacer frente a toda esa energía adicional. Podemos comenzar a sentir ansiedad, temor, preocupación y tensiones. Si el estrés no se mantiene bajo control, puede ocasionar graves problemas de salud tales, como presión arterial alta, enfermedades cardíacas y diabetes.
El estrés puede causar problemas de salud o empeorar los problemas existentes. Hable con su médico de cabecera si piensa que sus síntomas podrían ser causados por el estrés. Es importante asegurarse de que no sean causados por otros problemas de salud. El ejercicio es una forma saludable de aliviar la energía y la tensión acumuladas.
El ejercicio libera unas sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentir bien

miércoles, 14 de junio de 2017

Escribe para ser mejor

En una definición enciclopédica, la grafología se dedica al estudio, análisis e interpretación del comportamiento humano, a través del análisis de la escritura. En ese entendido es que a través de lo que se escribe se puede conocer muchas fortalezas, pero también debilidades que pueden ser superadas. ¿Cómo? Empiece a tomar apuntes.

Clave. Liana Mehmet, de Escri-viendo SRL, explica que la grafoterapia consiste en realizar cambios conscientes en la forma de escribir, para provocar una transformación en la personalidad. No se trata de un cambio de todas las características de la letra, sino de cambiar alguna en particular, para modificar un determinado aspecto de la personalidad. Por ejemplo: realizar una escritura más inclinada o más grande, para favorecer una actitud más sociable. O hacer que una persona practique poner siempre los puntos de las i y las barras de las t (cosa que ocasionalmente se olvidaba de hacer), como ejercicio para mejorar la concentración y atención al detalle.

Resultados. La experta subraya que resulta útil para mejorar los rasgos de personalidad. Sin embargo, cuando se trata de verdaderos trastornos, "la grafoterapia se constituye en un apoyo para la actividad del profesional especialista (psicólogo o psiquiatra), pero considero que en ningún caso sería un sustituto de la terapia psicológica o el tratamiento médico", señala.

Una gran diferencia. Aunque para muchos no es importante, Mehmet remarca que la firma es un elemento revelador. La firma es la imagen pública versus imagen privada (la letra desvela como soy en realidad; mientras que la firma dice cómo quiero que me vean los demás).

Revelaciones de la grafología

Cada letra, espacio o símbolo cuenta

1. El espacio gráfico

La ubicación del texto en la hoja: en la parte de arriba o debajo, en la parte de la izquierda o la derecha de la hoja demuestra el interés en el presente, en el pasado o en el futuro; por la actividad intelectual, social o física.

2. La inclinación

Sea vertical, inclinada o reclinada, esta mide la expresión de las emociones, estilos de toma de decisiones, actitud hacia los demás y comunicación.

3. La dirección de las líneas

En horizontal, ascendente, descendente; estas determinan decisión y constancia para lograr las metas, tendencias optimistas y pesimistas y hasta estabilidad emocional.

4. Tamaño de las letras

Se observan si son pequeñas, medianas o grandes, para conocer la autovaloración de las capacidades, variedad de intereses, visibilidad que se busca en público, capacidad de concentración e incluso necesidad de ser aceptado por los demás.

5. El orden

Los márgenes alrededor del texto, la distancia entre letras, entre palabras y entre líneas, todo eso connota capacidad de organización y planificación, deseo de involucrarse en proyectos nuevos, forma de relacionarse con los demás y claridad mental.

6. Velocidad de escritura

Si es lenta, pausada, normal, rápida, precipitada, apunta a la espontaneidad y sinceridad, el ritmo de trabajo, preferencia por la variedad o la rutina.

7. Presión sobre el papel

Si es débil, ligera, firme, fuerte, no es más ni menos que la vitalidad y energía, fuerza de voluntad, fuerza de las convicciones, duración de las emociones.

8. La continuidad

Letra cursiva ligada, letra de imprenta o combinación de ambas, ello demuestra la preferencia por trabajar solo o en equipo y hasta la forma de analizar la información.

9. La forma

Los ángulos, curvas, arcos, filiforme se refieren a la adaptabilidad y flexibilidad, originalidad o convencionalismo y hasta la capacidad de mando.

martes, 13 de junio de 2017

Cinco claves para tener éxito y salud en la vida

Según los resultados de un estudio científico británico la clave no está en aspectos como la educación, el dinero o la inteligencia, sino en ciertas "habilidades para la vida" como el optimismo o la persistencia.

Estas y otras destrezas podrían ser clave para disfrutar en la tercera edad de éxito económico, salud y bienestar social.

Esa es la conclusión a la que llegó un grupo de investigadores del University College de Londres (UCL) en un estudio observacional en el que examinaron a más de 8.000 hombres y mujeres entre los 52 y los 90 años.

El estudio se centró en estas cinco habilidades clave para la vida:

• Estabilidad emocional

• Determinación

• Dedicación o esmero

• Sensación de estar en control

• Optimismo

Estas destrezas a menudo se llaman no cognitivas, porque son características personales maleables que no tienen que ver con la capacidad intelectual.

Y los expertos comprobaron que una puntuación más alta en estas capacidades estaba asociada al éxito económico, al bienestar social y personal y a la buena salud

en los adultos de mayor edad.

Por eso, los científicos consideran que fomentar y mantener estas habilidades, no solo durante la infancia sino también durante la edad adulta, puede ser relevante para el bienestar y la salud durante las edades más avanzadas.

Los investigadores comprobaron que las personas que tenían una puntuación alta en al menos cuatro de los cinco atributos observados, en general tenían más dinero, una mejor salud, menos depresión y estaban conectados con un círculo social amplio.

En contraste, quienes destacaban en solo uno o dos de esas destrezas de la vida sufrían más soledad, depresión y tenían más probabilidad de padecer enfermedades crónicas. Por ejemplo, solo el 3 por ciento de la gente con una buena puntuación en las cinco destrezas tenía síntomas de depresión severa, comparado con un 22 por ciento en el grupo de personas con menos capacidades para la vida.

Y los individuos con las mayores capacidades también tenían menores niveles de colesterol y mejores indicadores de salud de cara a enfermedades como cardiopatías y diabetes de tipo 2.

"Nos sorprendió la gran variedad de procesos -económicos, sociales, psicológicos, biológicos y relacionados con la salud y la discapacidad- que parecen estar relacionados con estas capacidades para la vida", dijo el profesor Andrew Steptoe, del departamento de Epidemiología y Salud Pública de la universidad UCL, que colideró el estudio.

Según los investigadores no hay una destreza que sea más importante que otra en esa relación.

Este estudio fue publicado en la revista

especializada PNAS, y aunque los investigadores afirman que no se puede concluir que haya una relación causal entre las capacidades y el éxito, los resultados sí abren posibilidades para explorar cómo se podría mejorar el bienestar, la salud y la funcionalidad social de las personas en la tercera edad.

Cómo superar la timidez

La timidez implica sentirse asustado cuando hay gente alrededor, especialmente si las personas son desconocidas. Es importante tomar en cuenta algunos consejos para superarla:



1 – Poner el foco hacia el exterior.

La timidez provoca ensimismamiento. Las personas tímidas suelen sentir que no tienen nada que decir porque no tienen algo increíble que contar o no pueden ser el centro de la fiesta. Para superarlo es necesario deshacerse de este pensamiento en uno mismo, olvidarse de eso “yo no puedo” y centrarse en lo que pasa fuera.



2 – Preparar lo que se vas a decir o preguntar.

No es fácil iniciar una conversación o improvisar una pregunta. Recordar lo que las personas han dicho en ocasiones anteriores también ayuda a relacionarse con la gente.



3 – Enviar las señales adecuadas.

Superar la timidez, no es solo hablar. A las personas tímidas se las suele ver como hostiles y distantes, e incluso inaccesibles. Una sonrisa es la mejor señal para acercarse a otras personas.



4 – Ayudar a otros a superar la timidez

Desde fuera es mucho más fácil observar lo que ocurre y encontrar un punto de vista más amplio. Ayudar a otro da la oportunidad de salir del ensimismamiento y descubrir que es más fácil de lo que parece.



5 – Aprender a manejar la ansiedad

La timidez es un tipo de ansiedad social. Relajarse y aprender a confiar en uno mismo es fundamental para manejar la situación.

Desintoxicar las emociones ayuda a tener estabilidad

Es familiar para todos la necesidad de realizar un proceso de desintoxicación o depuración corporal para eliminar las toxinas que se van acumulando en el organismo con el paso de los años. De esta misma manera es importante la depuración emocional.

La revista virtual mejorconsalud.com señala que en primer lugar, hay que tener claro que se necesita tiempo para desintoxicarse y que, además, al igual que cuando se ha bebido demasiado alcohol, se tendrá un período de resaca. “La resaca emocional se conforma de culpa, de ira continua, de dificultades para dormir, tristeza incontrolable”.

Al identificar sus comportamientos y emociones ya se ha iniciado el proceso de recuperación. Sabiendo esto ya podrá dejar de “beber de las emociones negativas” y comenzará el proceso de limpieza que tanta falta le hace. Los síntomas desaparecerán y sus sentidos volverán a ser fieles a la realidad.

Las emociones más frecuentes son la ira, el resentimiento, la insatisfacción, la culpa y el miedo.



1. Convertirse en un observador consciente de sus emociones. Este es el primer paso en el que se tiene que entender que cuando se está bajo la influencia de nuestras emociones e inseguridades uno se deteriora enormemente. No se interpretan las cosas con precisión y se es muy propenso a decir o hacer cosas que pueden lamentarse más adelante.

Ante estos problemas, lo importante es ser consciente de que “estamos borrachos de emociones” y que hay que darse tiempo para depurarlas y aceptarlas. Si quiere, puede comenzar a escribir un diario emocional y apuntar en él las sensaciones que va experimentado cada día y su intensidad. Es aconsejable buscar esas reacciones y ponerles nombre.

Si se aprende a identificar lo que se siente con rapidez, se percibirá el estado de embriaguez. Esto permitirá una retirada a tiempo que resultará ventajosa para el balance vital.



2. Darse permiso para experimentar los sentimientos. Si bien cuesta aceptar y experimentar las sensaciones porque durante toda la vida se ha procurado ocultarlas y negarlas. Es importante aprender a no temerlas y a ser sinceros con uno mismo, es la única manera de lograr controlarlas y no permitir que suceda al revés.



3. Ponerse a dieta. Es importante dejar de consumir los sentimientos que ha notado que le hacen daño. Olvídese de la queja y el victimismo, de la ira, del resentimiento, de la culpa, del miedo o de cualquiera de las emociones que le molesten.

Caminar por la vida puede ser dificultoso para una persona intoxicada por sus emociones, pero aún es más complicado plantearse avanzar, no boicotear su progreso o la consecución de sus metas.

La única forma de superar este afán de suicidio personal es hacerse consciente de que existe la posibilidad de que hay algo en nuestro interior que alimenta el miedo a lograr sus objetivos y ponerles remedio.

Sentir temor por obtener logros tiene que ver, en gran parte, con la incapacidad para tolerar la incertidumbre. “Estamos enfermos de certeza porque no confiamos en nuestra capacidad de hacer frente a lo que venga”.

Por esta razón, es aconsejable que cada cierto tiempo se lleve a cabo este proceso de limpieza, de manera que no se permita que el malestar que genera la intoxicación afecte el bienestar.

lunes, 12 de junio de 2017

La gente creativa ve el mundo de otro modo



Las personas abiertas a nuevas experiencias pueden tener más información visual que otros individuos y combinarla de formas únicas, por lo que tienden a ser particularmente creativas, según explica la psicóloga Anna Antinori.

Si usted es el tipo de persona que disfruta de la aventura, literalmente puede ver y procesar el mundo de una manera diferente, según una investigación liderada por Anna Antinori, psicóloga de origen italiano especializada en Psicología Experimental de la Universidad de Melbourne, (www.unimelb.edu.au) (Victoria, Australia).

La apertura a la experiencia es uno de los "cinco grandes" rasgos a menudo utilizados para describir la personalidad y se caracteriza por la curiosidad, la creatividad y un interés en explorar nuevas cosas, según la revista científica New Scientist, que dio a conocer este descubrimiento, publicado originalmente en el Journal of Research in Personality.

Las personas mentalmente abiertas tienden a hacer bien las tareas que ponen a prueba nuestra capacidad de proponer ideas creativas, como imaginar nuevos usos para objetos cotidianos como los ladrillos, las tazas o las pelotas de tenis de mesa, según esta misma fuente.

Según New Scientist (NS) existen algunas evidencias de que las personas con un mayor grado de apertura mental también tienen una mejor conciencia visual.

Ahora, Antinori y su equipo han demostrado que las personas con una puntuación más alta en lo que respecta al rasgo de apertura mental son capaces de "ver" más posibilidades en una situación determinada, ya que parecen tener una puerta más flexible para la información visual que irrumpe en su conciencia.

Los investigadores pidieron a 123 estudiantes universitarios que completaran una prueba de rivalidad binocular en la que, simultáneamente, vieron una imagen roja con un ojo y una imagen verde con el otro ojo, durante dos minutos.

En general el cerebro sólo percibe una imagen a la vez, y la mayoría de los participantes informaron haber visto a la imagen oscilar entre rojo y verde, pero algunos de ellos vieron las dos imágenes fusionadas en un mosaico compuesto de rojo y verde, un fenómeno conocido como "percepción mixta", según NS.

La apertura mental fomenta la creatividad

Antinori y su equipo de Melbourne comprobaron que, cuanto más alto era el puntaje de apertura mental que obtenían los participantes, experimentaban en mayor medida la “percepción mixta”.

“Cuando a las personas mentalmente abiertas se les presenta un dilema de rivalidad binocular, sus cerebros son capaces de involucrarse de una forma flexible en soluciones menos convencionales”, según Antinori.

“Estos resultados podrían explicar el porqué las personas mentalmente más abiertas tienden a ser más creativas e innovadoras ", añade. (Su estudio se llama “Seeing it both ways: Openness to experience and binocular rivalry suppression”).

“En todo momento nuestro cerebro está inundado de información, e incluso ahora, mientras lee esto, pueden estar pasando muchas cosas, por ejemplo, los ruidos del exterior o las señales de su cuerpo diciéndole que su espalda está tocando la parte posterior de la silla”, señala Antinori.

Añade que para dar sentido a todo esto, nuestro cerebro necesita decidir qué enfocar y qué ignorar.

Según la experta, la mayoría de esas decisiones se hacen por debajo del nivel de conciencia y los resultados de esas decisiones constituyen lo que vemos y percibimos.

Los datos obtenidos en la investigación australiana sugieren que las personas abiertas tienen algunas similitudes en la forma en que perciben el mundo, y que esas personas, “que también tienden a ser creativas, parecen tener una "puerta más flexible" y dejan pasar más información que la persona promedio”, prosigue la psicóloga.

La gente abierta “ve” más que los demás

Consultada sobre un ejemplo de cómo la gente abierta a las experiencias percibe y procesa el mundo de modo diferente, Antinori responde que “si mostramos un cuadrado rojo a una persona creativa, y le preguntamos ¿qué es esto?, probablemente responderán, de entrada, "es un cuadrado rojo".

“Pero si a esa misma persona creativa le presentamos un objeto que se asemeja a un cuadrado rojo, pero que también podría ser otra cosa, entonces podrá empezar a ver cosas diferentes de lo que percibe una persona promedio”, señala esta psicóloga.

“En nuestro estudio utilizamos una imagen extremadamente ambigua, en lo que se conoce como “rivalidad binocular” y que consiste en que mientras que el ojo izquierdo de un participante estaba viendo un cuadrado rojo, su ojo derecho estaba viendo una imagen completamente diferente, un cuadrado verde”, apunta.

“La gente suele ver solo uno de los estímulos cada vez, de modo que el otro rival está completamente suprimido de la conciencia: está delante de la persona, pero no “puedes” verlo”, explica Antinori.

“Pero encontramos que las personas abiertas (la apertura a la experiencia es el rasgo de personalidad más vinculado a la creatividad) eran más propensos que la persona promedio a ver ambos estímulos combinados en uno solo, en lo que se conoce como “percepción mixta", como si no fueran capaces de percibir unos estímulos de su entorno e ignorar otros”, señala esta experta.

Cuando se le preguntó a Antinori si podría dar algunos consejos para aumentar la creatividad y apertura a nuevas experiencias, esta psicóloga recalcó que “las investigaciones demuestran claramente que nuestra personalidad no es fija, sino que experimenta cambios flexibles a lo largo de la vida y que hay diferentes maneras para poder ser más creativos y abiertos”.

“Una de mis conclusiones favoritas y más cercana a mí, siendo un italiana que vive en Australia, es que la creatividad se ve beneficiada al viajar a un nuevo país, y que este efecto beneficioso parece incrementarse aún más cuando la persona que viaja está profundamente absorbida en el nuevo lugar”, enfatiza.

"Estar relajado" también puede ayudar a aumentar la apertura a las experiencias, según Antinori, añadiendo que su estudio mostró que las personas abiertas eran aún más perceptivamente flexibles cuando estaban en un ambiente agradable y relajado.

“Esto está en consonancia con otras investigaciones realizadas por nuestro grupo que muestran cómo las personas que practican la meditación estaban captando más percepciones mixtas y vivían su experiencia perceptiva de una manera flexible”, asegura.

El último consejo de Antinori consiste en encontrar una forma de darle salida a la creatividad y expresarla, lo que según esta experta probablemente sucederá fuera de la “zona de confort” donde nos movemos habitualmente, y en algún lugar donde nuestro cerebro pueda ser desafiado de una manera diferente.

En nuestro estudio también hay indicios de que “cada uno de nosotros necesita encontrar el ambiente correcto para ser creativo o para realzar su creatividad”, concluye Antinori en la entrevista. •

sábado, 10 de junio de 2017

La intimidad emocional y física

El inicio de una relación con la pareja es un proceso de acercamiento con la finalidad de conocerse y mantener una relación amorosa que le brinde confianza y seguridad.

Pero, una relación sexual comienza en el primer acto sexual, no es una transición repentina a la intimidad, sino a lo largo de esta relación física. La maduración de una relación a la intimidad se refiere como "algo" que comparte una pareja o un grupo limitado de personas como la familia.

Desde otro punto de vista, veremos que la intimidad física puede llegar a ser de dos o más personas, no siempre para establecer una comunicación emocional, como un beso ocasional en la mejilla que solo puede ser un saludo.

La intimidad emocional es otra forma de relación en la cual dos o más personas comparten sentimientos personales, aunque no necesariamente se relacionan con el sexo o la sexualidad en general.

La intimidad duradera o casual está fuertemente influida por las experiencias previas con nuestros padres, los amigos, la escuela, la religión y las influencias externas.

Así, en ese proceso probamos nuestras capacidades y aprendemos nuevas habilidades físicas e interpersonales que de alguna manera ayudan a revisar y cambiar nuestra forma de pensar, así como conductas, además llegamos a explorar nuevas dimensiones de la intimidad física y emocional.

En la medida de nuestra maduración, debemos darnos cuenta que este proceso de crecimiento continuará a través de nuestra vida adulta.

Los primeros pasos de intimidad sexual se inicia con la toma de las manos, los besos y caricias, esta conducta ayuda a preparar a la pareja a un primer encuentro sexual.

El humano es un ser interdependiente con necesidades para satisfacer una relación con una pareja, buscando satisfacción sexual, la que será con afecto y reafirmación de una identidad sexual, aunque los motivos varíen, sin embargo, a esto se unen los sentimientos, afecto, ansiedad, curiosidad, deseo y otros.

jueves, 8 de junio de 2017

¿Sabías que tu estado de ánimo repercute en tu rostro?

Equilibrio emocional”, qué fácil y rápido se lee, ¿no? En esa asociación de palabras tan sencillas de unir no se contemplan las decepciones, el estrés, la tristeza, las hormonas, las discusiones, el final de Por trece razones…, y todos esos sentimientos pueden estar presentes en nuestro día a día.

Aunque parezca algo exagerado, varios estudios demuestran que todo ese desajuste de emociones repercute en la apariencia nuestra piel. Nuestro rostro se ve afectado por el estado de ánimo.

Algunas de las emociones más cotidianas –que, entre otras consecuencias, suponen una anticosmética biológica–, son los enfados, la tristeza y el estrés. Por supuesto que no nos debemos privar de sentirlas, sobre todo en situaciones que no podemos controlar, pero sí que podemos paliarlas banalizando las situaciones, estableciendo prioridades y buscando soluciones. El arreglo de los procesos (problemas) y la importancia que se les dé se controla con nuestra propia mente. Si ‘entramos en bucle’, aparte de lo que sufre nuestro organismo, esto es lo que le pasa a nuestra piel:

- Cuando nos enfadamos: afecta a los músculos faciales y acelera la aparición de arrugas.

- Cuando estamos tristes: liberamos hormonas que afectan a los ojos (se hinchan) y apagan la piel.

- Cuando sentimos estrés: se interrumpe la producción de colágeno y la piel se vuelve más fina, débil y se deshidrata.

Y, ¿cómo podemos banalizar los procesos? Prueba a incluir en tu rutina una “dieta” de choque emocional.

¿Quieres saber cómo puedes animarte y mejorar así la piel de tu rostro? Estas 30 actividades liberan dopamina, una hormona que, entre otras funciones, regula la motivación y el deseo y hace que repitamos conductas que nos proporcionan beneficios o placer.

RUTINAS

1. Vuelve a ver Friends en Netflix.

2. Date un capricho en una tienda de ropa o complementos.

3. Tómate un helado doble de chocolate para desayunar.

4. Hazte la pedicura en un salón de belleza.

5. Reserva una escapada de fin de semana por Waynabox (¡no sabrás el destino hasta última hora!).

6. Ve al cine sola.

7. Lee la nueva novela romántica Todo es posible en America (EDICIONES B).

8. Pide pizza un martes para ti sola.

9. Prueba el swipe right sin control en Tinder y analiza a tus matches para hacer un estudio sociológico

con tus amigas.

10. Ve un documental sobre el Universo en Youtube.

Que sea de Stephen Hawking.

11. Descárgate la aplicación Fake call y simula que te llama Dani Martín delante de tus amigas.

12. Prepara en tu casa un solarium casero en alguna parte donde dé el sol y cárgate de vitamina D.

13. Deja crecer tus cejas de manera natural.

14. Mueve todos los muebles de tu habitación.

15. Córtate el pelo. Mucho.

16. Apúntate a natación.

17. Si estás conociendo a alguien, no tengas miedo de dejarte llevar.

18. Si no estás conociendo a nadie, aprovecha para reencontrarte contigo misma.

19. Haz una lista de Spotify con todas las canciones del verano de 2001.

20. Ve todas las entrevistas de Justin Timberlake en Ellen.

21. Busca en Facebook a tus novios de primaria.

22. Memoriza algún dato elaborado sobre el trabajo de algún amigo que sea arquitecto, ingeniero, informático o similares y pregúntale superseria por ello.

23. Otra vez el número 8.

24. Si no te gusta tu trabajo, lucha por buscar otro que te motive y deja el anterior.

25. Vete de «tardeo» (el antiguo afterwork) después de un día duro entre semana.

26. Vuelve a ver Sexo en Nueva York en HBO.

27. Lee la comedia ¿Cuánto pides? (BRIDGE), basada en conversaciones reales por Wallapop.

28. Haz vídeos absurdos con los filtros de Snapchat.

29. Prueba a vestir algo que nunca te hubieras puesto si no fuera por la dopamina.

30. Otra vez la número 3.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Conoce el método infalible para detectar mentirosos

¿Cómo funciona?

Durante 69 capítulos, divididos en 12 temporadas, Peter Falk interpretó al detective Columbo en la serie homónima y logró traspasar la pantalla chica. A tal punto que el método predilecto del personaje, siempre sagaz y deductivo, pasó a formar parte de la realidad y hoy, algunas décadas después, se lo considera como el sistema más efectivo para desenmascarar mentirosos.

Un informe procedente del cuerpo psiquiátrico de la Escuela de Medicina de Harvard describe al método Columbo como el modo a seguir a la hora de detectar mentiras de sus pacientes. El doctor Scott Beach dijo que los pacientes mienten por diversas razones. Sobre cuánto alcohol beben o cuánto ejercitan, están aquellos que ocultan el dolor o los síntomas de una enfermedad mental por temor a que los etiqueten y están también quienes los exageran. En ellos reparó.

"Para los pacientes que se sospecha que están exagerando los síntomas, el método Columbo, llamado así por el detective de televisión, puede ser una estrategia particularmente útil", señaló Beach.
imagen




La técnica consiste en repetir preguntas, en apariencia triviales, en medio de intervalos de tiempo mientras se finge confusión y olvido. Se trata de atraer al mentiroso a que revele o pase por alto un detalle antes mencionado y así descubrir el engaño. "Es un esfuerzo por detectar inconsistencias en la historia, así como una confrontación suave facilitada por el papel de entrevistador ingenuo", explicó el especialista.

El doctor Beach, en su escrito, brinda el ejemplo de un paciente que asocia su depresión a la muerte de su hermano. "Uno podría preguntar de una manera curiosa -dice-. Sólo quiero asegurarme de que estoy entendiendo correctamente. Parece que estás tremendamente triste por la reciente muerte de tu hermano, pero noto en los archivos que tu hermano también murió en 2006, 2008, 2011 y el año pasado. ¿Eran hermanos diferentes?". Al presentarla como una pregunta gentil, alineado al paciente, dispuesto ayudarlo, se puede reconocer el estrés ante la consulta y hacerlo caer en un furcio en su relato.
imagen




Más allá de que es una táctica especialmente utilizada por médicos y detectives, bien se puede aplicar al día a día, para descubrir mentiras en quienes incurren en un engaño.

¿Cómo usar el método Columbo?

-Usar preguntas casuales para que la otra persona hable abiertamente.

-Ser confuso cuando uno habla, lo que sugerirá incompetencia.

-Siempre ser amable y acogedor a pesar de las potenciales amenazas.

-Utilizar la charla sin sentido para distraer a la persona que está hablando y llevarlo a una falsa sensación de seguridad.

-Cuando se logre el punto suficiente de relajación, repetir una pregunta para encontrar el furcio.

También te puede interesar:

martes, 30 de mayo de 2017

Salud y depresión


Un problema de salud cada vez más frecuente
Una de cada seis personas padece depresión clínica al menos una vez en su vida y un 7% de la población sufre esta enfermedad al cabo del año. La extensión de este problema psiquiátrico ha hecho que tenga un impacto sobre la salud pública similar al de enfermedades crónicas como la artritis o la diabetes. Sin embargo, a menudo se pasa por alto o se confunde con una simple y natural tristeza.

Consejo médico
Algunas personas parecen estar especialmente predispuestas a los estados depresivos, pero en otras ocasiones es un entorno poco saludable el que consigue modificar nuestro estado de ánimo hasta hacernos enfermar. Ya se trate de uno u otro caso, cada vez hay más soluciones para lograr vivir sin depresión.
La habilidad que tenga una persona para superar un trauma puede estar “escrita” en sus genes. Algunas investigaciones han demostrado que hay quien sí tiene esa capacidad y quienes tienen mucho más difícil conseguirlo por lo que finalmente se deprimen. Esto se debe a que los genes están preparados para ello y dan las órdenes para que el cerebro fabrique serotonina.
Los científicos vieron que, tras pasar varios momentos dolorosos en la vida, como la muerte de una persona allegada o la pérdida de trabajo, el cerebro se inflama, las neuronas cambian de forma y se conectan de manera diferente a la normal. Ese proceso, que pudiera ser una manera de enfrentarse al dolor, favorecería la depresión si se prolongara demasiado tiempo.
Últimamente se ha comprobado en un estudio realizado en Amsterdam que cuando las personas con depresión se someten a una luz brillante, mejoran.
Funciona sobre todo en aquellos casos en que se padece el llamado trastorno afectivo estacional.
Comer mal puede incrementar de manera alarmante el riesgo de padecer una depresión.

martes, 23 de mayo de 2017

Claves para manejar el estrés


3
Comentar

REACCIÓN | LA PSICÓLOGA SIJAM ISMAEL, QUIEN HACE POCO IMPARTIÓ UN TALLER PARA MANEJAR EL ESTRÉS, NOS DA ALGUNAS CLAVES PARA QUE ESTA CONDICIÓN NO DOMINE NUESTRAS EMOCIONES Y ESTADO DE SALUD.

La psicóloga Sijam Ismael, explica que el estrés es una condición más frecuente de lo que pensamos. Debido a la complejidad y velocidad de la vida moderna, cuya característica es la aceleración y cantidad de informaciones a la que estamos expuestos en el diario vivir, al constante cambio que enfrentamos en los avances de la tecnología, la necesidad de adaptarnos y responder adecuadamente hace que desarrollemos un estado que fue denominado “Estrés”. Los efectos son nocivos y costosos en la salud física, emocional y mental, nos afecta la calidad de vida. El propósito del seminario taller fue hacer conocer cómo se genera, los efectos y cómo podemos prevenirlo y manejarlo.

Según Ismael, en palabras sencillas, el estrés es una reacción de nuestro cuerpo cuando se presenta una situación que nos causa preocupación, inquietud o miedo.

“Ante un cambio, presión o tensión, todo nuestro sistema se pone en estado de alerta para tener mejores condiciones de manejar la situación. Se activan reacciones fisiológicas que hacen que aumente la presión sanguínea y el ritmo cardiaco, la sangre y fluidos del sistema gástrico van al sistema muscular, se dilatan las pupilas y se genera una condición donde circula mayor energía en el cuerpo para afrontar la situación. Tu cuerpo se prepara para enfrentar la situación, independientemente de tu voluntad. Una vez que percibimos que la situación ya no es una amenaza, el cuerpo vuelve a funcionar de forma normal”, dice la especialista.

En los tiempos actuales, no damos tiempo para que el cuerpo vuelva a desactivar su estado de alerta y revertir los efectos fisiológicos. Cuando este estado de alerta cuando se mantiene de forma constante, se genera el estrés, afirma.

Además, Ismael explica que todos necesitamos cierto grado de tensión para poder realizar tareas. Esta tensión permite mayor concentración, rapidez y rendimiento. Es el estrés positivo. Sin embargo, cuando la tensión es constante y prolongada, y no le damos ese espacio de relajamiento, el cuerpo entra en un estado de estrés crónico.



ESTRÉS POS TRAUMÁTICO

Es un tipo particular de estrés, consecuencia de la ocurrencia de eventos que producen dolor y sufrimiento como accidentes, malos tratos, violencia, etc. Se manifiesta con episodios de ansiedad, pánico, irritabilidad, depresión, trastornos del sueño, sobresaltos y pesadillas.

Siendo que el estrés se presenta de forma diferente en cada persona, dice Ismael, queda claro que no son las situaciones en sí que causan estrés, sino cómo se las percibe, cómo se reacciona y qué tipo de actitudes se toma.

“Aconsejo que cuando estés en una situación difícil, no te enfoques en la situación en sí, más bien busca caminos para solucionarla así también ocúpate de desarrollar actitudes que te ayudarán a prevenir el estrés, como la flexibilidad. Además, date cuenta de que no siempre puedes controlar todo. Termina las cosas, no dejes pendientes; aprende a delegar; ten claras tus prioridades; actúa, no solo te quedes pensando; cree en tus habilidades”, aconseja la psicóloga y recomienda aprender técnicas de manejo de conflictos, toma de decisiones, técnicas de relajación y control del estrés, buscar hacer actividades que gusten y relajen. También se aconseja comer sano, hacer ejercicios, distraerse, divertirse y compartir con amigos y familia.



CONSCIENCIA

Ismael afirma que al final, la situación está ahí y uno decides la vida que quiere tener. “Toma consciencia que el estrés tiene costo muy caro para la salud. Así como lo creamos, también podemos reducirlo y manejarlo. Escucha las señales que tu cuerpo manda y haz algo. Detecta qué factor o situación tienes que cambiar. Depende de ti. Si no puedes manejarlo, busca ayuda como la psicoterapia que te ayudará a ubicar las causas que te generan el estrés así como los recursos para encontrar el equilibrio y reducción del estrés”.

Tecnoestrés, el impacto negativo de las tecnologías en la salud



Ser o no ser un adicto a la tecnología puede derivar en un problema común: el tecnoestrés. El término se refiere a una "enfermedad de adaptación, el impacto negativo que tiene el uso de las tecnologías en una persona", aseguró Juana Patlán, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Este trastorno se presenta en todas las personas que por su trabajo o actividades cotidianas están en contacto con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). "En realidad el uso de las TIC por sí mismo no genera tecnoestrés. Son muchos factores los que intervienen, pues hay personas que no tienen habilidades para manejarlas, no tienen buena capacitación y eso influye en su personalidad, autoestima y autoeficacia", explicó la especialista.

De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, alrededor del 52 % de los usuarios de Internet en el planeta padece algún tipo de conducta adictiva relacionada al uso de dispositivos tecnológicos o a los hábitos de uso de Internet y redes sociales. En México, la Asociación Psicoanalítica Mexicana (APM) estima que 2 % de la población entre 11 y 18 años es adicta a la tecnología.

"Es una cifra relativamente baja al compararla con otros países como Estados Unidos en donde la proporción puede llegar al 40 %, o Taiwán donde el 80 % de los jóvenes presenta esta adicción, pero aún así es un porcentaje que debe preocupar ya que hace apenas dos años era de 0.5 %", señaló Delia Hinojosa, presidenta de la APM.

Según datos publicados en mayo del 2016 en la Encuesta de Hábitos de los Usuarios de Internet en México realizada por la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), 65 millones de mexicanos tienen acceso a Internet, lo que representa casi el 59 % de la población total. El 47 % de ellos aceptó que el uso de tecnología había cambiado sus hábitos y estilos de vida de manera significativa.

En promedio el usuario de tecnología en México se conecta a Internet 7 horas y 15 minutos al día, principalmente para usar redes sociales. Así, los efectos que el tecnoestrés puede generar en una persona son "ansiedad, dolores de cabeza, musculares, irritabilidad", dice Patlán.

La profesora universitaria explica que las personas que usan las tecnologías se pueden clasificar en cinco grupos: aquellas que las usan sólo lo necesario, las que las aceptan y adaptan a las necesidades, las que realmente disfrutan trabajar con ellas, las que han creado una dependencia con las TIC y aquellas que se resisten y las rechazan totalmente.

"Estos tres últimos grupos son los más afectados por el tecnoestrés", admitió la especialista. Del mismo modo, Patlán detalla que el ritmo laboral actual ha potenciado el tecnoestrés, "la carga de trabajo, la presión de tiempo, el control que se tiene a través de las TIC, detonan esta situación". Ante todo esto la especialista consideró necesario trabajar las habilidades de organización y administración del tiempo.

"El autocontrol también es importante para que una persona conozca sus habilidades en el manejo de las TIC y las emplee adecuadamente sin generar resistencias o adicciones", apuntó.

En tanto, las empresas deben capacitar adecuadamente a sus empleados en el manejo de estas tecnologías y aprovechar las habilidades de cada uno en el uso de las mismas; además, debe evitarse el trabajo rutinario y fomentarse la realización de actividades en equipo para evitar el aislamiento de los trabajadores, concluyó.

viernes, 19 de mayo de 2017

Cómo detectar cuando la persona tóxica soy yo


Has sentido que alguna vez te sientes incómodo por la presencia de una persona, sientes que las cosas no van y crecen las ganas de salir corriendo del lugar y buscamos evitar un próximo encuentro, pues si te pasa esto entonces te topaste con una persona tóxica.



Pese a que todos en algún momento podemos resultar tóxicos para otro, a grandes rasgos, podríamos hablar de un perfil base, donde primarían características como: una personalidad altamente insegura, con baja autoestima y tendencia al control, carencia de asertividad con predominio de actitudes en apariencia“sumisas” dado que en realidad, encubren un perfil pasivo/agresivo de la personalidad y/o conductas agresivas, en cuanto a uso de lenguaje se refiere.



Entre los principales mecanismos defensivos, encontramos la proyección de nuestras propias carencias afectivas y la negación de las mismas, convirtiendo al otro en el portador de nuestros males.



Perfiles de persona tóxica ¿te reconoces en alguno?



Según una publicación de Yahoo!, todas las características anteriormente mencionadas a veces se engloban dando lugar a perfiles diferenciados de personalidades tóxicas. Te contamos cuáles son y cómo no todos estos perfiles tienen el mismo grado de afectación de persona tóxica.



Perfil Tiránico: Se caracterizan por ser personas altamente dogmáticas y autoritarias. Bajo su supuesta fachada de seguridad se esconden carencias altamente afectivas.

Perfil Pesimista: Son personas muy negativas que contagian a los demás de sus malas vibraciones, bajo un rol en muchas ocasiones “victimario”, proyectan en el exterior todos sus males.

Perfil Envidioso: Baja su falsa creencia de considerar que jamás podrán lograr aquello que anhelan, buscan boicotear el éxito de los demás, con el fin de encontrar alivio a su malestar.

Perfil Manipulador: Utilizan sus dotes de seducción, para conseguir sus propósitos. Son un perfil muy sibilino y altamente tóxico.

Perfil Psicopático: Afortunadamente sólo afecta a un 1% población, es un perfil altamente letal. Buscan degradar al otro, carecen de escrúpulos, presentan ausencia total de empatía y resultan el peor pronóstico de todos. Siendo prácticamente imposible la mejoría clínica.

Signos para identificarlo y dejar de ser una persona tóxica

Si percibimos que otras personas evitan nuestra presencia, notamos que nos sentimos mal y para obtener ciertos beneficios manipulamos, estás actuando de forma tóxica. Para empezar a cambiar y dejar de serlo, será necesario que:

Tomes conciencia: Tomar conciencia del rol que estamos desempeñando será de vital relevancia para analizar posteriormente qué podemos cambiar en la relación con el otro y favorecer un vínculo saludable.

Adquieras compromiso de cambio contigo mismo: Es importante que adquieras un compromiso firme de cambio. Entender qué te ocurre es un paso, pero ahora, necesitamos acción y ello requiere de perseverancia.

Trabajo en empatía: Uno de los principales focos de trabajo será mejorar y que adquieras empatía para con los demás. Ser capaz de ponerte en el lugar del otro te dotará de mayor inteligencia social y favorecerá que tus relaciones sean más sanas e igualitarias.

Fomento de la inteligencia social: Este punto está muy relacionado con el anterior. El trabajo en habilidades sociales será muy importante para que aprendas a relacionarte con los demás desde un punto de vista de igualdad y respeto.

Trabajo en flexibilidad: Generalmente, las personalidades tóxicas muestran cierta rigidez en algunos esquemas básicos de pensamiento. Es importante trabajar sobre ello, la reestructuración cognitiva, que consiste en validar esos pensamientos y modificarlos por otros más saludables podía ser una de las técnicas a utilizar.

Ejercicio en autocrítica: Es importante que analices tus puntos flacos y busques estrategias de mejorar. Eso te hará crecer como persona y perfeccionarte.

No temas pedir ayuda: Enfrentarte a estos casos solo, a veces resulta complicado, por ello, no temas solicitar ayuda profesional si consideras que lo requieres.

jueves, 18 de mayo de 2017

Los Beneficios de estimular la memoria

En ocasiones se piensa equivocadamente que los olvidos esporádicos son algo pasajero y pasan desapercibidos, pero cuando éstos se hacen constantes en el adulto mayor, esto debe llamar la atención y recibir atención inmediata para evitar la pérdida de la memoria por falta de estimulación continua y oportuna.

“Me gusta el tema de la memoria, porque gracias a ella tenemos la capacidad de adquirir, almacenar y recuperar la información. Pero cuando comienzan los olvidos no solo en el caso de los abuelitos, sino en personas jóvenes con cosas tan simples como las llaves, celular o billetera en forma continua, debe llamarnos la atención y debemos comenzar a pensar en la formar de estimularla”, explica la psicóloga especializada en el adulto mayor, Cynthia Zeballos.

La profesional asegura que existen dos enfermedades que son frecuentes en la tercera edad: la demencia senil y el alzheimer que, previo diagnóstico médico, deben recibir un tratamiento oportuno con medicamentos y terapias que ayuden a estimular la memoria para evitar que el mal avance..

“En las personas con alzheimer son los olvidos de cosas muy básicas como el anudarse los guatos de los zapatos, problemas con el lenguaje, descuido en el aseo personal, entre otros

factores que se suman y que deben ser diagnosticados por un neurólogo, con diversos exámenes, pero comenzar con la estimulación de la memoria contribuye a evitar que este mal avance con rapidez”, dice Zeballos.

TIPOS

Existen dos tipos de memoria sensorial, de corto y largo plazo. Y primera es aquella que registra las sensaciones y permite reconocer las características físicas de los estímulos. La segunda guarda la información que necesitamos en el momento presente. Y la tercera es la que conserva nuestros conocimientos del mundo para utilizarlos posteriormente, es decir la base de datos permanente.

“En la estimulación de la memoria se trabaja la de largo plazo donde se comienza con conceptos básicos para luego pasar a lo más complejo. Se les brinda información que tal vez ya conocen, pero es una forma de recordar sus conocimientos y hacer sinapsis (unir neuronas que hacen la conexión cuando se recibe y retiene la información). Gracias a la cual se tiene información nueva, cotidiana y simple”, enfatiza la psicóloga.

EJERCICIOS

Existen diversos ejercicios para estimular la memoria de las personas, pero primero se debe tomar en cuenta la etapa de la enfermedad en la cual se encuentran. Y las actividades deben ser del agrado de las personas porque de lo contrario pueden generar ansiedad o frustración.

La psicóloga asegura que la memoria es mucho más frágil de lo que parece y los ejercicios para su estimulación permiten que se mantenga la sinapsis que se tenía como hace 30 años, pues mientras se la trabaje con ejercicios simples y a medida que la persona los va realizando se debe aumentar la complejidad de los mismos.

“Algunas formas de estimular la memoria de los abuelitos es realizar una lectura de media hora cada día de un periódico o libro de su preferencia, la realización de sopas de letras y actividades manuales como origami en el caso de los varones y puede ser tejido en el caso de las mujeres”, aconseja Zeballos.

También la profesional trabaja con la realización de fichas en el caso del olvido frecuente de llaves, celular o billetera. Les hace dibujar en una hoja las figuras de estos objetos y en el reverso escriben en qué lugar está cada cosa y lo pegan cerca del velador o en la parte de atrás de la puerta para que lo vean a diario.

“Las manualidades son actividades que por lo general el adulto mayor más le agrada ya sea hacer con palitos de helados algún adorno o el practicar caligrafía con lápiz para puedan borrar en caso de alguna equivocan en esta tarea. La idea es que los abuelitos se sientan útiles para sí mismos y la sociedad”, asegura Zeballos.

Otra de las actividades sugeridas por la psicóloga es que las personas más cercanas al abuelito puedan conversar con él todos los días y que les cuente de lo que hizo en su juventud e incluso que escriba en algún cuaderno como sus memorias, que puede luego convertirse en un libro de referencia para niños y jóvenes.

lunes, 15 de mayo de 2017

La felicidad en el trabajo, ¿ayuda a que el empleado sea más productivo?



Otra vez, la felicidad. Es como un virus que está recorriendo el mundo. Aparece en todos lados, como el artículo publicado por el diario inglés The Guardian, en diciembre pasado. Su autor es André Spicer y el título “El culto a la felicidad obligatoria está deteriorando nuestros trabajos”. Enumera experiencias, algunas conocidas.

Google instaló toboganes en sus oficinas para deslizarse entre los pisos, Zappos invita a disfrazarse como sus animales favoritos. Otras empresas a ser ninjas. Metegoles, videojuegos y patinetas son elementos habituales en las oficinas En Inventionland se incluyen barcos piratas, una casa en el árbol y un zapato gigante. Expedia, una agencia de viajes, tiene su local instalado como si fuera un bar nocturno, con barra y taburetes. Spicer llama esta tendencia, "el síndrome del bienestar". En su artículo concluye: "Pero pese a todos los esfuerzos, el trabajo sigue siendo un asco" (sic).

Toda esta corriente surge de un supuesto que lleva muchas décadas de vigencia. Se basa en que un empleado feliz, termina siendo más productivo. El acento, como siempre, está puesto en la productividad, ajeno a la pretensión de bienestar. Dicho de un modo más crudo, lo verdaderamente importante es que produzca más, no que sea feliz.

Lo interesante es que diversos estudios posteriores demostraron que aquella causalidad -a mayor felicidad, mayor producción- no era tan cierta. En algunos casos, cobra sentido. Por ejemplo, en quienes tienen que atender al público, pero no sucede lo mismo con los que deben enfrentar una negociación o si su estado de felicidad impide detectar un engaño.

En otro estudio que el autor cita, realizado en una cadena de supermercados del Reino Unido, los empleados menos satisfechos eran los más productivos y rentables. Estos datos abren un debate muy interesante, donde sería ilegítimo tomar posiciones previas.

Otro ejemplo que se expone es lo que sucedió con Nokia, otrora líder en el mercado de teléfonos celulares. Desarrolló un sistema operativo, Symbian, que no funcionaba adecuadamente, pero los mandos medios temían informar los datos negativos porque no estaba bien visto el pesimismo. Todo bien, todo mejor siempre. Pum para arriba, pero Nokia terminó retirándose del mercado, abatido por Apple y Samsung.

Primeras conclusiones

Spicer llega a una deducción: "Querer ser feliz en el trabajo está muy bien, pero estar obligado a ser feliz en el trabajo puede traer problemas". Todo lo cual lleva a reflexionar sobre esta tendencia juguetona que lo único que provoca es una presión diferente sobre los trabajadores, pero presión al fin. Sería necesario hacer un estudio serio sobre las distintas variantes de la felicidad en el trabajo porque, de hecho, existen.

Hay muchos que pueden ser felices trabajando, porque les gusta lo que hacen. Y no son enfermos. No son "workaholics", como se los llama a veces, confundiendo los gustos con adicciones, siempre dañinas por definición.

Tras bambalinas, se esconde el problema real, siempre presente, de la coerción. "Me matan si no trabajo, y si trabajo me matan", dice el poema de Nicolás Guillén. Entonces, nuevamente localizamos que el problema está instalado en el liderazgo, ejercido con flexibilidad, respeto e imaginación. De poco sirve un escenario circense o infantil, lo que revela una extraña regresión solo explicable por los expertos en psicología.

En los ámbitos laborales, la coerción existe de forma explícita o solapada y los medios para facilitar el acceso a la felicidad solo pueden surgir del propio trabajo o la adecuación de este a las necesidades de cada persona. Menudo problema. No es fácil liderar.

No salir de casa en todo el fin de semana rebaja la ansiedad e ilumina la mente

“Nuestras vidas están tan ocupadas y el mundo a veces puede parecer tan espantoso por las preocupaciones económicas, políticas y ecológicas, que la casa se está volviendo un lugar donde realmente poder relajarnos, un antídoto. Y permanecerá así durante muchos años”. Quien habla es Lisa White, directora del departamento de Lifestyle & Interiors de la consultoría internacional WGSN, que ya en 2015 apuntó al housewarming (algo así como “calentarse en casa”), como una corriente de largo recorrido en la que los consumidores buscan redescubrir el arte de vivir el momento, de gozar de su espacio y de los seres que lo habitan o son bienvenidos a él. Fue el sector de la decoración el primero en clamar sobre esta tendencia sociológica, en la que la necesidad imperiosa de un refugio seguro en el mundo occidental, empuja a reivindicar el papel acogedor y reconfortante de la casa. Y a disfrutarlo, sea esta fija o temporal. Gemma Riberti, experta en adecuación de viviendas de la misma compañía, anunció con estas palabras una tendencia relacionada para 2017 en una conferencia anual del sector en Hong Kong, el grounded living (“estar conectado a la tierra”): “La gente quiere sentirse en casa allá donde esté. Ha dejado de ser un lugar, es un sentimiento. Y el objetivo de su diseño es crear un espacio calmo al que siempre guste volver”. Y cueste mucho abandonar.

Hacer bizcochos o trasplantar macetas te hará más feliz

En este contexto, la actitud FOMO (miedo a perderse cualquier ocasión social) está siendo sustituida por el JOMO (la alegría de perderse) y el FOGO (el temor a salir), un recogimiento que, fundamentalmente, contribuye a potenciar un organismo más saludable. “Somos una máquina biológica, pero a diferencia de las electrónicas o mecánicas, no disponemos de recambios para su reparación o renovación”, explica el doctor Vicente Saavedra, de la clínica Medicina Integral de Barcelona: “Nuestras células y órganos necesitan del descanso para repararse. Un cierto grado de diversión es necesario. Pero si se vuelve una forma de vida es absolutamente insano, física y mentalmente. Cada persona tiene su propio punto de equilibrio. Para encontrarlo es necesario el autoconocimiento, pero la sociedad actual (con valores cada vez más alienantes y materialistas, de consumismo y prisas), no nos encamina a desarrollar la propia responsabilidad sobre nuestra salud. Somos infelices y ansiosos”.

El nesting busca combatir esta dolorosa realidad, potenciando eso que los anglosajones llaman “Me time”: reservar momentos para uno y dedicarlos a la cotidianidad del hogar. La cocina ya es una herramienta terapéutica popular en países como EE UU o Reino Unido. De hecho, de todas las terapias ocupacionales para combatir la depresión, la repostería ha demostrado ser una de las más eficaces, según un estudio publicado en British Journal of Occupational Therapy. Por su parte, entregarse al placer de una buena novela reduce el riesgo de demencia, según BMJ. Pero si lo que le roba la paz es el estrés del día día, un estudio de Journal of Health Psychology se inclina por recomendar la jardinería en la terraza, que baja los niveles de cortisol (hormona que lo provoca) en mayor medida que la lectura. Cualquier cosa vale, incluso aburrirse, un sentimiento que lejos de adormecer la mente, vuelve al individuo más altruista y empático, según una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Limerick (Irlanda). “Pararnos en medio de este mundo de locos, conectar con nosotros mismos, con nuestros sentimientos y pensamientos para poder ver hacia dónde vamos y orientar nuestra vida correctamente, es una absoluta necesidad humana para tener buenas relaciones, disfrutar las cosas sencillas y gratis que ofrece la vida (la mayoría), así como para cuidar de nosotros, de los nuestros y afrontar los problemas eficientemente con una buena actitud”, concluye el doctor Saavedra.

Una buena decoración ayuda

Esta querencia hogareña tiene en la actualidad otras vertientes más allá del autocuidado, porque posee, paralelamente, una dimensión decorativa potenciada por blogs y redes sociales, donde gurús del orden como Marie Kondo, o webs como Apartment Therapy o Gardenista, ayudan a redescubrir el placer de crear nidos prácticos y amables a través del embellecimiento y la organización. “Definitivamente, la crisis económica y los sitios web como el nuestro han contribuido a este creciente interés. Nosotros nos centramos en mostrar cómo vive realmente la gente, no hacemos un estilismo especial para nuestras fotos. Durante la última década a los ciudadanos no les incomoda compartir su estilo con el mundo a través de plataformas como Instagram o Pinterest. Y atestiguar los efectos positivos de transformar cualquier rincón en un lugar más agradable anima a otros a hacer lo mismo: el intercambio de inspiración a través de imágenes auténticas es clave”, opina Janel Laban, directora ejecutiva de Apartment Therapy, que anota estas ideas para lograr un oasis de serenidad: maximizar la luz, deshacernos de todo lo que no necesitamos, agregar autenticidad a través de objetos hermosos que evoquen buenos recuerdos y mantener un orden y limpieza regulares.

Muchas firmas globales abordan este nuevo concepto de mi casa es mi mundo, como la canadiense Stay at Home Club, cuyo lema es “El club que nunca se reúne” (porque no sale de casa) y que ha hecho del nesting su seña empresarial. Olive Mew, su creadora, confiesa que desde joven siempre prefirió parapetarse en su hogar antes que salir de marcha. “Descansar adecuadamente es vital para levantarse con energía”, comenta Beatriz Peralta, fundadora de Seda Sana, otra marca, en este caso española y ecológica y de ropa de cama. “Esto requiere un entorno adecuado con materiales libres de sustancias nocivas que permitan el proceso natural de regeneración. Una buena inversión en artículos del hogar de larga duración mejora la calidad de vida”, matiza. Ojo, esto incluye los calcetines de estar por casa, que traen consigo beneficios sobre las relaciones sexuales, que aumentan durante el nesting (más ventajas). “Cuando la temperatura de nuestros pies es lo suficientemente cálida y confortable, mantenemos la autorregulación de nuestro cuerpo y, de este modo, la sangre irriga de manera directa al clítoris y los genitales masculinos”, suscribe Cristina Callao, psicóloga especializada en Sexología Clínica y Salud Sexual. Es decir, orgasmos más potentes. Pues no todo va a ser ver de un tirón alguna temporada en Netflix.



Cualquier cosa vale, incluso aburrirse, un sentimiento que lejos de adormecer la mente, vuelve al individuo más altruista y empático, según la Universidad de Limerick.

jueves, 11 de mayo de 2017

Ver documentales sobre la naturaleza nos hace más felices



Un estudio demostró que ver programas sobre el mundo natural potencia sensaciones como asombro, curiosidad y alegría y reduce el estrés, el cansancio y la angustia, publica Veoverde.

Uno mismo se da cuenta que una subida a la montaña, un paseo por el bosque o una simple caminata por el parque hace sentir un poco más alegre y mucho menos estresado o cansado. Es el poder de la naturaleza el que provoca todo eso, alejándote aunque sea por unos momentos del acelerado ritmo de la vida en las ciudades.

Ese exquisito poder también puede actuar de distintas maneras, a través de la pantalla del televisor o el monitor de nuestro computador.

Un estudio realizado por la Universidad de California afirma que ver documentales sobre la naturaleza nos hace un poco más felices.

El estudio se hizo a través de una encuesta online a más de 7.500 personas de Estados Unidos, India, Singapur, Reino Unido, Sudáfrica y Australia. Quienes participaron debían contar qué sentían luego de ver distintos géneros audivisuales: una telenovela, un noticiero, un programa emocionalmente neutro y un capítulo de la serie "Planeta Tierra" de la BBC.

Los resultados mostraron que las imágenes asociadas al mundo natural potenciaron sentimientos de asombro, curiosidad y alegría, mientras que otras sensaciones como ira, enojo, estrés cansancio y falta de energía se vieron reducidas.

"Los resultados también muestran que la gente joven de hoy en día está muy estresada, y que ver documentales sobre el mundo natural reduce su ansiedad. Esto sugiere que podríamos recurrir a nuevos tipos de contenidos en las redes sociales para tratar de encontrar la calma durante situaciones de alto estrés", explica Dacher Keltner, psicólogo del estudio.

sábado, 6 de mayo de 2017

Perfeccionismo, no permitirse ningún error



El psicólogo Sergio García ha abordado el perfeccionismo. Asegura que las personas que tienen esta característica suelen ser “idealistas para sí mismas” ya que, piensan que “la perfección existe y quieren alcanzarla a toda costa”.

“No se permiten lo que ellos consideran que es un error y eso les genera mucho sufrimiento. Tienen una imagen de qué es la perfección y quieren alcanzarla cueste lo que cueste. Esto hace que mantengan una autoexigencia y neuroticismo muy alto, porque su único fin es la perfección”, explica el psicólogo.

Sufrimiento, no puede haber errores

El perfeccionismo es un rasgo que no te permite vivir tranquilamente porque no admite equivocaciones. Son sujetos que están en continua “autoobservación” y no canalizan su energía al mundo, sino a ellos mismos.

El experto comenta que cuando uno se observa mucho, ve peculiaridades en su carácter que no le gustan y comienza el sufrimiento. Además añade: siempre debemos proyectar la energía en los demás “para poder tener una buenas relaciones sociales y personales“.

“Ellos piensan de una manera un poco peculiar porque todos avanzamos a través del error y en ocasiones forma parte de nuestra evolución como personas. Pensar en el error como si fuese una cuestión a erradicar totalmente, es un no dejarse vivir en paz“, aclara Sergio García.

Perfeccionismo como obsesión

Cuando la obsesión y la perfección se unen, de una u otra manera, puede dar lugar a algún tipo de trastorno como por ejemplo: el trastorno obsesivo compulsivo o la anorexia; ya que un gran rasgo es que son muy perfeccionistas.

No es malo tener cierto criterio sobre nosotros mismos, pero si vemos que ese rasgo afecta a nuestra vida, deberíamos contactar con un terapeuta. El especialista recomienda no dejarse llevar “por la inercia de la obsesión ni tampoco de la perfección”.

Cómo evitar este comportamiento

Lo primero que hay que saber es que tenemos “un ideal” frente a lo que nos obsesiona o por lo que queremos ser perfectos.

“Tenemos una imagen, ya sea de un artista, de alguien cercano como nuestra madre, padre o hermano, pero lo tenemos como figura de adoración. Ante esto hay que quitarse el velo de los ojos y ver que esa persona, que pensamos perfecta, también tiene atributos que no son tan buenos”, desarrolla el psicólogo.

Tras esto, debemos de darnos cuenta que ese perfeccionamiento “no nos va a dejar llevar a cabo proyectos que nos van a satisfacer” y tampoco nos va a permitir “llegar donde queremos, sino todo lo contrario”.

“Cuando uno va a conseguir algo de una manera tan radical, está perdiendo muchas cosas por el camino y eso es lo que le podría enriquecer la vida y lo que le hace seguir subiendo escalones”, razona Sergio García.

Niños perfeccionistas, cómo prevenirlo

Cuando un niño es muy perfeccionista es muy probable que lo haya “mamado” en casa. Los padres, sin darse cuenta, les han exacerbado una norma o les han dicho frases como: “Tienes que ser el mejor en clase”, “Debes ser el mejor en educación física”, No tienes que perder nunca”.

“Cuando este mensaje cambia y te sientas con tu hijo y le dices cosas como: ‘Eres uno más y no pasa nada si pierdes’. ‘No tienes por qué ser el mejor‘. Eso tranquiliza al niño, deja de ser tan autoexigente, tan auto observador consigo mismo y puede comenzar a funcionar mejor”, argumenta el especialista.

También aconseja que frente a los exámenes les digamos cosas como: “Lo importante es que estudies, que te concentres y que luego salga como tenga que salir”. “Si suspendes, aprobarás en la siguiente”. Todo tiene que ver con relativizar un poco los logros del día a día y no ser demasiado exigentes.



10 PREMISAS PARA LIBERARTE DEL PERFECCIONISMO

Walter Riso, terapeuta cognitivo y doctor en Psicología, explica a EFEsalud que con su nuevo ensayo, “Maravillosamente imperfecto, escandalosamente feliz” (Ed. Planeta/Zenith), pretende alcanzar la “autoaceptación radical” y la “desobediencia emocional”, porque si nos deshacemos de mandatos irracionales, “podemos transformar nuestra vida sin perder nuestra esencia”.

El psicólogo italiano que actualmente vive en Barcelona ya es conocido por otros títulos como “Desapegarse sin anestesia”, “El derecho a decir no” o “¿Amar o depender?”, en los que planteaba como objetivo común crear estilos de vida saludables a través de la terapia cognitiva.

Este método, “es la punta de lanza de todas las terapias a nivel mundial”, con el que se estudia cómo se procesa la información, cómo se recupera en la memoria o cómo se solucionan los problemas.

Si te sientes identificado con alguna de las siguientes premisas que enumera Riso, probablemente te quites una gran carga de encima sabiendo que aunque seas “imperfecto, puedes ser escandalosamente feliz”.

1. Maltratarte porque no eres como “deberías ser” es acabar con tu potencial humano

En esta primera premisa, el psicólogo pretende que el lector vaya en contra de la cultura del sufrimiento. Para evitar “la autocrítica despiadada” que ha impuesto la sociedad hay que alcanzar un punto medio: “No te autocastigues, no te autoinsultes; trátate bien”.

2. No te compares con nadie: la principal referencia eres tú mismo

Cuando Riso estaba en secundaria su referente era John Lennon y cuando llegó a la universidad quería ser como el Che Guevara. Fruto de su experiencia personal y de lo aprendido en su trayectoria profesional ha llegado a la conclusión de que la comparación acaba corrompiendo las identidades. En la niñez y en la adolescencia es un buen método de aprendizaje pero después no. El mejor ejemplo para resumir esta premisa se puede concentrar en una cita que Riso toma prestada de una carta que Isaac Newton dirigió a Robert Hooke: “Si he visto más lejos, es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes”.

3. Las personas normales dudan y se contradicen: Las “creencias inamovibles” son un invento de las mentes rígidas

Walter Riso señala que todos tenemos derecho a dudar y a cambiar de opinión. Además, hace referencia a la duda que te hace avanzar (la curiosidad) y a la duda que te frena (el miedo a equivocarte).

4. Desinhibirse es salud: No hagas de la represión emocional una forma de vida

“El autocontrol excesivo es muy malo”. Según el autor, suele desembocar en una enfermedad denominada “alexitimia” que te impide leer y decodificar las emociones.

Normalmente suelen padecerla las personas tímidas e introvertidas que tienen miedo a salirse de las normas sociales. Para solucionar esto, Riso suele recomendar una serie de ejercicios contra la vergüenza.

5. La realización personal no está en ser el “mejor”, sino en disfrutar plenamente lo que haces

No hay que “ser el mejor”, sino que hay que “ser mejor para poder avanzar”, matiza el docente. Él propone una pasión armoniosa que no desequilibre y para conseguirla hay que partir de lo que tenemos y sacar los aspectos positivos.

6. Reconoce tus cualidades sin vergüenza: menospreciarte no es virtud

Según Riso, la influencia de las religiones como, por ejemplo, la judeocristiana han convertido al orgullo en un pecado capital porque “no nos enseñan a premiarnos o a darnos gustos”. Desde su punto de vista, “un poquito de ego no le hace mal a nadie”. El orgullo tiene una modalidad positiva también.

Con esta premisa, Riso no se refiere a que vayamos pregonando nuestras buenas cualidades a todo el mundo sino que cuando estemos a solas delante de un espejo podemos decirnos… “¡Qué bien lo hice!”.

7. La culpa es una cadena que te ata al pasado: ¡córtala!

Cuando cometemos algún error o lastimamos a alguien de forma no intencionada solemos autocastigarnos echándonos la culpa. El psicólogo subraya que, de esta manera, acabamos encasillándonos en las categorías de “malos, miserables e incluso despreciables”, algo que acaba desembocando en la depresión.

8. No te obsesiones por el futuro: ocúpate de él, pero no dejes que te arrastre

El “chip” que tiene la sociedad en la actualidad está “en esa necesidad de tenerlo todo controlado”. Esta situación acaba creando máquinas de estrés y de ansiedad.

Para combatir este miedo al futuro, Riso propone la adopción de una actitud realista: “Ver las cosas como son y evitar el control y la competitividad”.

A modo anecdótico, el psicólogo explica que “el término incertidumbre le causa risa a los budistas mientras que nosotros nos crea úlceras”. Es normal, porque no estamos educados para manejar o evitar la incertidumbre.

9. Someterte al “qué dirán” es una forma de esclavitud socialmente aceptada

“Hagas lo que hagas, al 50% de las personas no les vas a gustar”, sentencia Riso. Hay que aprender a defenderse de las críticas porque sino…“pueden destruirte en tan sólo un segundo”.

La sociedad ha creado la necesidad continua de que los demás nos aprueben y esa dependencia hace que las personas pierdan su autenticidad.

Esa “corrupción psicológica” se soluciona acercándote a aquellos que te quieren y alejándote de las personas tóxicas.

10. Permítete estar triste de vez en cuando: la euforia perpetua no existe

Hay que cambiar el concepto de felicidad que hay actualmente y empezar a ser más realistas. Riso prefiere hablar de alegría porque la felicidad supone una “evaluación subjetiva de que toda tu vida está bien durante todo el tiempo”.

La euforia no es perpetua ni completa y está claro que en nuestra vida tendremos momentos alegres y tristes. Y sobre todo, diferenciar que la tristeza no es sinónimo de depresión.