domingo, 28 de diciembre de 2014

Fin de año, balances y festejos: momento de regular las emociones

Se avecina fin de año y una sensación extraña nos invade a muchos de nosotros: llegan las fiestas y con ellas esa vieja costumbre de reunir a toda la familia, de agrupar personas que no suelen verse a lo largo del año y de comer comidas que vaya a saber por qué solo están reservadas para las fiestas como el vitel thone, el pavo y el pan dulce.



Muchos de nosotros comenzamos a sentirnos más desanimados, como si las festividades fueran un obstáculo entre el cierre de un año y el comienzo de otro. De acuerdo a cómo veamos y sintamos las fiestas nos veremos abordados por emociones diversas: bronca, enojo, alegría, aburrimiento, tedio, satisfacción, temor, angustia, etc. Sin duda, las fiestas obligan, ante todo, a regular las emociones que provocan con el fin de pasarlas lo mejor posible y salir enteros del trance para empezar un nuevo año y estar doce meses alejados de ellas.

Muchas personas sienten que las fiestas, en lugar de ser espacios de reunión y unión familiar, son momentos que muchas veces generan conflictos y malestares: los regalos, la comida, tu familia, etc. Otras veces, las fiestas son también momentos de angustia por aquellos que no están, que ya no pueden compartir con nosotros una mesa navideña y cuya falta se siente particularmente en esos días...

Por otra parte, desde mediados de noviembre, los medios de comunicación y el marketing de las fiestas invaden nuestra cabeza con mensajes y obligaciones navideñas. Qué comprar, dónde conseguirlo, para quién, cuánto gastar y cómo equilibrar ese gran gasto que suponen las fiestas con los consumos asociados a las vacaciones... En ese marco, lejos de ser un espacio de alegría, festividad religiosa y reunión familiar, las fiestas han pasado a ser un evento social que, para muchos, terminan siendo una tarea a cumplir y un posible conflicto.

Cualquier situación de conflicto o amenaza genera ansiedad y frustración. La ansiedad comienza a vivirse como el presagio de momentos difíciles a atravesar y las emociones negativas comienzan a embargarnos en una etapa que, para algunos, supone cansancio y estrés laboral extra.

Por qué no regular tus emociones:

Cuando las emociones negativas impactan sobre la mente y el cuerpo es necesario regularlas.

Regular las emociones supone lograr ejercer cierto control sobre ellas para que la conducta diaria pueda seguir siendo sostenida hacia aquellas metas que nos proponemos, para que la ansiedad no consuma los recursos destinados a lidiar con los conflictos y para que hacer lo que debemos/queremos hacer sea posible.

James Gross, un experto en la neurociencia de la regulación emocional, sostiene que regular emociones implica una serie de procesos a partir de los cuales la persona influye sobre qué emociones tendrá y cómo se vivirán y expresarán.

Con el fin de regular el impacto de las emociones, una serie de estrategias que son naturales a la especie humana y que la neurociencia describe con pericia. Es posible seleccionar las emociones que sentiré y trabajar sobre ello. Seleccionar las situaciones asociadas a las emociones significa que, si positivamente sé que el lugar donde pasaré las fiestas supone conflicto, emociones negativas etc, puedo tratar de evitar la participación en ese lugar. Ello supone no ir.

Cuando no ir no es una posibilidad y debemos, pese a todo, es posible ir y sostener algunas modificaciones en la situación que me permitan atravesar más placenteramente dicha experiencia. Puedo, antes de ir, conversar con mi marido acerca de cuánto tiempo estaremos allí, cómo nos dispondremos en la mesa y cómo mediaremos juntos frente a eventuales conflictos. Una vez en la reunión es posible neutralizar los contactos directos con la persona con la que se tiene conflicto y evitar realizar comentarios o acciones que, sabemos, podrían activarlos.

Otra de las posibilidades cuando, a pesar de nuestros esfuerzos no es posible evitar el mal trago, es hacer lo que Gross llama despliegue atencional. Esto significa depositar nuestra atención en cualquier otra cosa que pueda otorgar vivencias placenteras, mirar a nuestros hijos disfrutar con sus primos, pensar en aquellas festividades en las que disfrutamos la experiencia, evocar experiencias más positivas con este mismo grupo de personas, etc.

Es posible también resignificar la experiencia y pensarla desde otra perspectiva, la alegría de nuestros seres queridos puede ser un motivo de alegría para mí a pesar de no sentirme muy a gusto.

Y no olvidar que, en el caso de mostrar livianamente todo aquello que siento, mis esfuerzos por regular mis emociones negativas se habrán perdido porque aparecerán reproches: "por lo menos podrías haber puesto buena cara, ¿no?". La manera en la que expresamos las emociones sin que medie la palabra traduce a todos los demás cómo nos sentimos y es necesario considerar ello.

Por eso la Neurociencia de la Regulación Emocional pone en palabras aquello que todos sabemos significa "a caballo regalado no se le miran los dientes..." La modulación de la respuesta emocional supone que nuestro rostro y nuestro cuerpo trabajan juntos para cuidar que aquellas emociones que podrían ser socialmente ofensivas o promotoras de conflicto no se expresen directamente.

Las fiestas exigen que toda la maquinaria de regulación emocional esté disponible y con mayor nivel de autoconciencia que en otras ocasiones. Así que intentemos hacer el esfuerzo en pos de pasar un buen momento en familia y que las fiestas queden como un hermoso recuerdo.

Algunos datos más

Quizá no lograste ingresar a lista de millonarios del mundo o tampoco conseguiste al galán de tus sueños o al empleo que te llevaría a otro nivel, pero eso no significa que hayas fracasado.

Si dejas de juzgarte con severidad, seguramente encontrarás muchos motivos para estar satisfecho y, sobre todo, para agradecer.

Tampoco te ahogues en un vaso de agua ni hagas una tormenta si este año tus posibilidades económicas te impiden comprar regalos para los 200 amigos de tu lista o para invitar a toda la familia a cenar.

Lo verdaderamente importante de las fechas es la posibilidad que tienes de convivir con los que amas. Lo demás es fácil de solucionar con algo de ingenio y buen humor.

Sí, la época se presta para el brindis, pero eso no es lo más recomendable para quienes sufren de melancolía. Quizá con un par de copas te sientas eufórico y logres una falsa alegría, pero qué pasa después: ¡el rebote es horrible! Te sentirás más decaído, culpable, triste… y eso es justamente lo que deseamos evitar.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Hoy y mañana se recuerda el día de los Santos Inocentes

En Bolivia y en algunos otros países de América Latina y el mundo se celebra el día de los Santos Inocentes, que se caracteriza por las "inocentadas o bromas" que comienzan desde el mediodía del sábado 27 hasta el mediodía del domingo 28.

Esta fecha se originó el tercer día del año cero, es decir tres días después del nacimiento del niño Jesús, donde todos los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea), fueron asesinados, esta ordenanza vino del rey Herodes con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret.

"Cuando nació el niño Dios, Herodes fue avisado por lo magos que fueron buscándolo para adorarlo y también él dijo yo quiero adorarlo, pero con mala intención, para ir a matarlo, porque pensaba que el niño Dios iba a quitarle el reino a Herodes", dijo el párroco de la Iglesia María Auxiliadora, Lino Ferrari a Bolivisión.

Según el evangelio de San Mateo, cuando reinaba Herodes en Judea, los Reyes Magos se dirigieron a Belén a adorar al mesías, guiados por una estrella.

Cuando Herodes se enteró de lo ocurrido y ante el temor de perder su trono, intentó por todos los medios localizar al niño Jesús para deshacerse de él.

El hacer las bromas a pesar del origen de estas fechas, es para cambiar un poco el nacimiento de esta, ya que es un día triste y tampoco está prohibido por la iglesia el no realizar bromas en esta fecha. "Bueno son bromas que hasta las curas la hacen, para un poco pasar el rato alegre", explicó Ferrari.

En diferentes países los medios de comunicación también participan de esta fecha, realizando bromas o tergiversando información de tal forma que parezca real.

Es tradición que los periódicos publiquen páginas enteras de noticias cómicas, con la advertencia de que es día de los inocentes, incluso hasta aquellas que parecen serias engañan al lector desprevenido.

En algunas zonas de América tienen también otra tradición, que es el no prestar ningún bien, sea objeto o dinero, pues el prestatario es libre de apropiarse de los bienes.

Este tipo de festejo ha venido a menos en años recientes y ya no es usual que la gente pida prestado con la esperanza de que el prestador no recuerde la fecha y se le pueda hacer mofa con la muy popular frase conocida "inocente palomita que te dejaste engañar".

viernes, 26 de diciembre de 2014

Los abrazos ayudan a disminuir los efectos negativos del estrés

Los abrazos ayudan a disminuir los efectos nocivos del estrés y los síntomas de enfermedades leves, según ha mostrado una investigación de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh (Estados Unidos), liderada por el profesor de psicología en Dietrich Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de CMU Robert E. Doherty, Sheldon Cohen.

El objetivo del trabajo, publicado en la revista «Psychological Science», fue analizar el efecto que producen socialmente los abrazos, ya que son muestra de relaciones íntimas y estrechas entre diferentes personas.
«Sabemos que las personas que tienen conflictos con otras son menos capaces de luchar contra los virus del resfriado, al igual que conocemos que las personas que tienen un mayor apoyo social padecen menos depresión o ansiedad en momentos de estrés», ha comentado Cohen.
Por este motivo, los investigadores analizaron si recibir abrazos podría también proteger a la persona ante determinadas amenazas. Para ello, estudiaron a 404 personas sanas a quienes preguntaron sobre los la cantidad de conflictos que tenían y los abrazos que recibían.
Posteriormente, los participantes fueron expuestos intencionalmente a un virus del resfriado común y monitoreados durante 40 días para evaluar la infección y los signos de la enfermedad. Así, los científicos comprobaron que las personas que más recibían abrazos tenían un menor riesgo de infección y menos síntomas de enfermedades leves.
«Esto sugiere que el aumento de la frecuencia de abrazos podría ser un medio eficaz para reducir los efectos nocivos del estrés», ha zanjado el investigador principal.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Buena energía, rituales para atraerla

Empieza un nuevo año y con él todos esperamos prosperidad en diferentes aspectos. Si quieres llenarte de energías positivas para este nuevo comienzo, puedes seguir estos consejos otorgados por un maestro ancestral, una astroterapetuta y una terapeuta transpersonal quienes, mediante la utilización de velas, cereales, monedas, velas o simplemente ordenando tu entorno o meditando te aseguran un 2015 lleno de amor, prosperidad, salud, abundancia y renovación.}

1. Busca un lugar tranquilo y un espacio en tu vida que te permita estar en paz. Puedes hacerlo de pie, sentado o acostado. Antes del ejercicio enciende una vela para pedir guía y protección de los seres de luz.

2. Respira profundamente y visualízate de corazón a corazón con quien deseas realizar este trabajo, pidiendo a la Conciencia Superior que todo lo que se trabaje allí sea para el bien de ambos y pide recibir sanación.

3. Visualiza a esta persona frente a ti e imagina uno o varios cordones que los unen desde distintas partes del cuerpo hasta que puedas profundizar y sentir las conexiones que tienen.

4. Mediante los cordones empieza a devolver toda la energía de esta persona y recupera de vuelta la tuya. Acepta lo que diste soltando todas las expectativas y ambiciones de lo que tú esperabas recibir.

5. Imagina una espada de luz o tijeras que puedan cortar esos cordones y arranca con tu mano lo que haya quedado, soltando todo al fuego purificador o a algún elemento que transforme ese cordón. Empieza a sentirte libre y empieza a agradecer por todo lo que recibiste de esa persona.

6. Finalmente, siempre en la misma visualización, date la vuelta sintiendo que esa persona ya no está ligada a ti. Así podrás entonces mirar la vida con nuevos ojos.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Año nuevo ¿vida nueva?

Año nuevo, ¡vida nueva!, ¡amor nuevo!, ¡negocio nuevo!, ¡todo nuevo! son algunas expresiones comunes que se escucharán con algarabía al asomarse el 2015.

Pero más allá de la emoción con que se las dice, algunas de esas frases pueden encerrar el cambio que muchas personas necesitan en su vida.
Seguir otro año más en medio de actitudes negativas, hábitos nada productivos, rutinas de trabajo que no satisfacen plenamente, relaciones sentimentales destructivas o, en definitiva, seguir viviendo con varios planes postergados es una opción.

La otra es asumir la firme decisión de corregir todas las costumbres y conductas negativas que han creado problemas a lo largo del año, no caer en los mismos errores, superarse, asumir nuevos retos y diseñar nuevas estrategias para hacer frente a los obstáculos que pueden aparecer en el camino.

Salir de la ‘zona de confort’ no es una tarea fácil. Por lo general las personas ponen resistencia a los cambios, por temor a lo incierto, y optan por lo ‘viejo conocido’ buscando protegerse detrás de esa supuesta seguridad.

Tal como dice el sociólogo José Antonio Martínez, se requiere de cierto nivel de audacia para emprender los grandes cambios en la vida. Evitarlos o postergarlos puede acarrear varias consecuencias, entre ellas la pérdida de valiosas oportunidades, dice.

¿Por qué tememos a los cambios?
Todo cambio supone ‘morir’ a algo, dejar atrás lo ya conocido por algo desconocido y hasta puede desencadenar una crisis personal (en algunos casos incluso conflictos interpersonales de magnitud), según observa la sicóloga Marion Schulmeyer.

“Normalmente hacemos solo lo que nos trae beneficios. Si estamos en un trabajo que no nos satisface, pero que nos asegura un sueldo al que nos hemos acomodado, nos quedamos. Evitamos así buscar otras opciones laborales por temor al rechazo.

Y cuando estamos en una relación sentimental conflictiva optamos por permanecer en ella por miedo a quedar solos o desprotegidos”, ejemplifica Schulmeyer.

En el ejemplo del trabajo, el riesgo, agrega, es estancarse en una situación laboral que no llena todas las expectativas que uno tiene. Y alerta que, en el caso de seguir una relación con una pareja violenta, las consecuencias pueden ser fatales.

En opinión de esta profesional, cuando uno no toma las riendas de su vida transita por ella sin rumbo. “Personalmente creo que actuar así es desperdiciar oportunidades”, enfatiza.

Por su parte, la sicóloga Paula Benedict considera que casi siempre los grandes cambios se postergan porque son de gran complejidad, pero a veces se imponen cuando la situación es inevitable o grave (un accidente, enfermedad, muerte, etc.).

Convicción
El año que se va deja a Analía ingratas experiencias.
Esa joven mujer fue víctima de una estafa en un emprendimiento comercial que pretendía iniciar y también se enteró de la infidelidad de su esposo. Todo eso la dejó sumida en la depresión y en una gran confusión porque ahora no sabe qué hacer para darle un giro a su vida y no sufrir más decepciones.

Lo importante es tener la convicción de querer cambiar, afirma la sicóloga Liliana Zabala.

“Siempre exhorto a mis pacientes a que hagan una meditación y se sumerjan en ella. Es mejor hacer esa reflexión por las madrugadas, cuando el cerebro está descansado de los ajetreos del día anterior”, recomienda.

En casos como el citado, Zabala cree que es necesario hacer una evaluación de lo negativo y positivo que nos dejaron las experiencias pasadas. Ese balance se lo puede hacer en cualquier momento y no hay que esperar necesariamente fin de año para definir qué ajustes hacer.
“Hoy es el mejor día para comenzar a disfrutar el año y de esa vida nueva. Uno puede convertirse en esa persona que quiere ser, con nuevos pensamientos, emociones y acciones”, reflexiona esta sicóloga.

Un proceso que toma tiempo
Para no seguir posponiendo aquellos ajustes que son necesarios en la vida, la sicoanalista Paula Benedict recomienda ser prudente y estar consciente de que eso es un proceso que no se hace de un día a otro. Tiene etapas y un tiempo para cada cosa.

“Los cambios impulsivos o al calor de la emoción por lo general se estrellan con la realidad, que no puede ser forzada. El análisis, la reflexión y la planeación deben ser nuestros aliados al momento de movilizarnos para cambiar. Eso también implica saber esperar e ir concretando paso a paso de forma constante”, puntualiza Benedict.

Aprendiendo de los errores
A Marcelo le ofrecieron una tentadora oportunidad de negocio. Para ser socio debía aportar un capital y entonces decidió vender su casa. A la par, renunció a su trabajo para tener más tiempo para el nuevo emprendimiento.

En el ínterin, el supuesto socio encontró otra persona con dinero de disponibilidad inmediata y dejó sin efecto el trato inicial con Marcelo, poniéndolo en aprietos.

El joven afortunadamente logró recuperar su casa, pero quedó desempleado. Su error fue no prever que el socio tenía urgencia de dinero, no analizó los plazos y renunció sin pensar dos veces en las consecuencias.

La sicóloga Paula Benedict considera que lo que se puede renovar en el Año Nuevo, como una fecha simbólica, son los propósitos futuros para no caer en los mismos errores del pasado.

“El poder concretar logros suele requerir más de un año, por tanto proponerse nuevos alcances a partir de una determinada fecha puede servir para reforzar la voluntad y para no abandonar antes de tiempo lo proyectado”, enfatiza la profesional.

Benedict afirma que es necesario comprometerse con uno mismo para incrementar el desarrollo personal. “A veces eso implica terminar etapas y comenzar otras. En ambos casos se requiere el ejercicio de la fuerza de voluntad y de la inteligencia para tomar buenas decisiones”, indica.

Una vida planificada
La sicóloga Marion Schulmeyer cree que hoy es común hallar a personas que aún no se dan cuenta de que deben definir metas para su vida, trazar un plan de acción y ser coherentes con ellas en vez de andar perdiendo el tiempo.

“Llevar una vida planificada supone dedicar un tiempo a definir lo que se quiere hacer con ella. Hay que identificar los pasos que se deben seguir para alcanzar las metas propuestas. Si no se tienen claros los retos que realmente nos importan, los cambios se quedan en buenos deseos”, medita Schulmeyer.

Para tener una vida productiva, tanto a nivel personal, laboral o familiar, esta sicóloga aconseja revisar con regularidad los desafíos planteados a mediano y largo plazo. “Hacerlo previo al inicio de un nuevo año ayuda porque al ‘estrenar’ otra gestión se siente más fácil comenzar a poner en práctica nuevos proyectos. Eso pasa, por ejemplo, cuando se decide empezar a ir al gimnasio al inicio de semana, cuando eso se puede hacer cualquier día”, comenta la experta

jueves, 18 de diciembre de 2014

El poder de las afirmaciones insólitas


Al parecer, las relaciones de pareja y sus comunicaciones habituales, cuando tienen como fundamento la práctica del pensamiento perverso, sólo pueden deteriorarse más y más y producir mucha desdicha, mucho dolor que puede conducir a los deseos de crear una dolorosa y penosa separación final.

Como los momentos de meditación y reflexión profunda son una especie de universidad del alma, decidí meditar y reflexionar acerca del pensamiento perverso habitual que la mayor parte de los seres humanos practicamos de manera interna y secreta, y se me ocurrió crear una técnica para hacer afirmaciones que yo llamé afirmaciones insólitas pues eso son esos pensamientos y sus efectos producen resultados maravillosos y sorprendentes.

La primera persona con la que probé esta técnica fue mi hijo con el cual escribimos la primera serie de pensamientos insólitos es decir, pensamientos opuestos a los peores pensamientos que imaginamos y al comienzo escuchaba de mi hijo las siguientes expresiones: “ojalá que funcione, ojalá que fuera real esto.

La técnica de las afirmaciones insólitas permite que cualquier pareja que vive una relación desgastante pueda modificar esa situación; también puede corregir situaciones de celos o de infidelidades reiteradas. En las relaciones del hogar funciona de maravilla y hasta nuestras “ovejas negras” consiguen modificar su actitud.

Lo cierto de esto es que hay que aprender la técnica con disciplina y responsabilidad y una vez que nuestros cerebros aprenden los pasos que hay que dar, simplemente los van repitiendo y los pensamientos perversos habituales que son internos van disminuyendo poco a poco hasta dar lugar a una relación positiva, sincera, amorosa y por qué no decirlo, didáctica también.

A modo de ejercicio, piense en la opinión más fea que tenga de su pareja, una vez que la tenga en su mente, busque un pensamiento que represente lo opuesto y lo perfecto y escriba dicho pensamiento, ese es un pensamiento insólito y si lo escribe varias veces hasta memorizarlo y hacerlo suyo, ese pensamiento insólito lo pensará en presencia de su pareja y la actitud suya se suavizará, se volverá más agradable y la relación comenzará mejorar paso a paso, día a día.

Si quisiera conocer más detalles de la técnica de las afirmaciones insólitas puede escribirme a mi correo o llamarme a los teléfonos del encabezado o del pie de página.

martes, 16 de diciembre de 2014

Sentirse más joven puede hacer más larga la vida

Las personas que se sienten tres o cuatro años más jóvenes de lo que son registran una tasa de mortalidad menor que las que se ven mayores, según un estudio publicado este lunes.

Los investigadores analizaron los datos provenientes de un informe sobre envejecimiento de 6.489 personas de un promedio de 65,8 años.

La mayoría (69,6%) se sentía tres o cuatro años más joven de lo que era mientras que 25,6% tenía el sentimiento de tener su edad real, y 4,8% tenía la impresión de tener al menos un año más.

Durante un periodo de 99 meses, la tasa de mortalidad fue de 14,3% entre los que se sentían más jóvenes, 18,5% entre los que sentían que tenían la edad cronológica exacta y 24,6% entre los participantes que se sentían mayores, precisó el estudio publicado en la revista médica estadounidense, JAMA Internal Medicine.

La percepción que las personas tienen de su edad podría reflejar su estado de salud, sus límites físicos y su bienestar, destacaron los científicos.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Cómo evaluarse sin deprimirse

El último mes del año es un momento de júbilo para muchas personas, pero para otras es una etapa que llega cargada de estrés, angustias y depresión.

Por ese camino tormentoso transita ahora Julia, una joven profesional que ya ha comenzado a sentirse frustrada por no haber conseguido todos los cambios que anhelaba en su vida personal y laboral durante la presente gestión.

Sus deseos de concluir la construcción y equipamiento de su casa propia, de terminar sus estudios de idiomas y de destacarse como ‘la mejor empleada del mes’ por las ventas generadas en su empresa no pudieron hacerse realidad.

Lamenta no haber dedicado el tiempo y el esfuerzo necesarios para lograr esos propósitos que tiene pendientes desde hace tiempo.
A la hora de evaluar sus logros y fracasos, algunas personas se dejan atrapar por sentimientos pesimistas. Profesionales en sicología y asesores familiares recomiendan evitar caer en esa situación.

Siempre se puede rescatar algo positivo, y esa es la mentalidad que hay que mantener en todo momento, coinciden en afirmar los especialistas consultados.

Hay quienes dicen que siempre se debe ver el vaso medio lleno y no la parte medio vacía. Es decir, se deben priorizar los logros sobre los fracasos, lo que se tiene sobre lo que falta.

Fijarse metas alcanzables
Dolly Medina, máster en Sicoterapia Positiva, considera que para hacerse una autoevaluación sin caer en la depresión año a año es mejor fijarse metas que sean alcanzables, no importa que sean pocas.

“Puede ser uno o dos objetivos pero que se puedan alcanzar a corto plazo y obtener resultados concretos.

Eso nos dará un estímulo para seguir adelante y para no caer en la culpa o frustración”, puntualiza.

“Fin de año invita a hacerse una evaluación personal que involucra aspectos tanto personales como laborales y sociales, y vale la pena hacer un esfuerzo para realizarlos. Lo importante es plantearse un balance desde una manera emocionalmente placentera y constructiva”, enfatiza esta profesional.

Por su parte, la orientadora familiar Dalia Muñoz asegura que a la hora de hacerse una autoevaluación, uno debe mantener una actitud crítica constructiva.

“Cada persona debe ser capaz de guardar cierta tolerancia frente a sus fracasos”, indica, tras recordar que es de los errores que uno aprende a mejorar.

En ese sentido, resalta que hay que ser conscientes de que la vida trae siempre nuevas oportunidades para hacer mejor las cosas.

Muñoz cree que es importante hacerse una autoevaluación a fin de año debido a que es un periodo adecuado para cerrar un ciclo y para poder abrir otro con mayores expectativas. Asimismo puede representar un periodo de transición en la vida.

Impacto positivo
La sicóloga Dolly Medina está convencida de que contar con una meta, un sueño o un proyecto para cada año genera un impacto favorable en las emociones.

“El solo hecho de tener un nuevo reto ya provoca entusiasmo y abre una oportunidad de futuro porque los proyectos dan vida. Intente este fin de año buscar un encuentro con sus emociones y fijarse algo por el cual luchar en 2015. Eso agregará intensidad emocional a su vida”, aconseja.
La sicóloga clínica Tusnelda Flores coincide también en que es importante tener una ‘brújula’ que guíe las acciones en el año.
“Muchas personas prefieren vivir el día a día y no se preocupan por fijarse metas. Yo creo que es importante plantearse objetivos, ya sea a escala personal, familiar o laboral.

Eso nos permite contar con una motivación extra, un incentivo interno para seguir avanzando en la vida y así no andar a la deriva”, reflexiona.

Hay personas que se plantean retos específicos, como por ejemplo: “este año quiero tener mi casa o vehículo propio”, pero también hay quienes buscan otras cosas no materiales, como formar su propio hogar, lograr la estabilidad de su familia, mejorar la relación con sus hijos, desarrollarse como profesional, conseguir un mejor trabajo, etc.

“Siempre es bueno tener un interés equilibrado y plantearse retos en diversos ámbitos de la vida. Si nos planteamos solo metas laborales y descuidamos por completo el tema familiar, eso a la larga nos puede pasar facturas con alto costo”, enfatiza Flores.

A la hora de realizar dicha autoevaluación, la sicóloga clínica recomienda buscar un lugar privado y hacerlo con profunda sinceridad debido a que uno corre el riesgo de caer en la subjetividad de su análisis, frenando sus posibilidades de mejorar. En ese sentido, cree que puede ser útil buscar la ayuda de un sicólogo que lo guíe en su diagnóstico con una visión más neutral.

Paso a paso
Entre los aspectos que debe incluir ese balance personal anual algunas publicaciones que analizan este tema aconsejan seguir los siguientes pasos:
Por un lado hay que decidir lo que uno realmente quiere lograr y ser muy específico y realista a la hora de trazar metas.

“Quiero vivir en una linda casa es un sueño genérico comparado con quiero tener una casa con tres dormitorios y dos baños. Mientras más detallado sea cada reto, mucho mejor”, indica la web www.helios3000.net
Por otro lado, se deben establecer plazos para hacer realidad los objetivos trazados. Dichos plazos no tienen que tener una fecha exacta, pero deben ser los más realistas posibles.

Cuando ya se hayan identificado las metas y los plazos (en el mejor de los casos), corresponde pasarlos por escrito. Luego se recomienda hacer un plan de acción. “Si tu objetivo es comprar esa casa de tres dormitorios, abre una cuenta para la cuota inicial, calcula cuánto dinero necesitarás y empieza a ahorrar. Visita agencias inmobiliarias para ver las mejores”, ejemplifica.

A continuación resta poner el plan en marcha y hacerle un seguimiento permamente sobre cómo va evolucionando. “Siempre debes estar enfocado. Nunca te rindas. Nadie más lo hará por ti. Tú tienes que tomar las riendas. Si no lo haces, ninguno de tus sueños se hará realidad”, reflexiona dicho sitio web

Los 12 hábitos de la gente feliz

¿ Alguna vez te has dado cuenta de que hay gente que parece tenerlo todo bajo control? Se mantienen serenos y felices con los pies en el suelo, incluso en medio de la agitación. Tratan de buscar el consentimiento de los demás y se muestran como las joyas ocultas que son. La magia parece encontrarlos cada día, invitando a que una auténtica sonrisa se pose sobre sus labios.

Hay otras personas de las que no podemos decir lo mismo. Cuando se ven en medio de cualquier tempestad, les cuesta controlar las turbulencias. Sus niveles de estrés aumentan si se llevan un chasco en la vida. Les resulta difícil ver lo positivo cuando luchan por encontrar la alegría y se quedan atascados.
Las personas felices tienen estos importantes hábitos:
1. Hacen ejercicio de forma regular. Es de sobra conocido el hecho de que el deporte libera endorfinas, lo que produce felicidad. Así que, empieza a moverte para que la felicidad fluya por tus venas. Hazlo de manera regular y mantén el estrés y la tristeza a raya.
2. Realizan prácticas de meditación. Muchos pueden identificarse con un estilo de vida ajetreado y sin descanso. Por eso es tan importante tomarse un momento de calma, para saborear y observar las cosas. A veces basta con 10 minutos al día para sentarse con tranquilidad o caminar por la naturaleza para ayudar a tu mente a fortalecer los "músculos” que necesita para dejar a un lado el estrés y las preocupaciones y vivir la alegría del momento.
3. Hacen honor a su verdad. ¿Qué es lo que te emociona? ¿Qué es lo que te encanta hacer para perder el control del tiempo? No importa lo que los demás quieran hacer, o lo que tú crees que deberías hacer. ¿Qué es lo que te susurra el alma? Si le haces caso, te llevará al lugar de la dicha.
4. Paran el tiempo. Tienes que recargar las pilas. Tómate unas vacaciones, renuévate y rejuvenece. No necesitas un gran presupuesto. Simplemente, tómate un tiempo de descanso.
5. Dicen lo que piensan. Puede ser fácil caer en la trampa de querer agradar siempre y de preocuparse en exceso de lo que piense la gente. No obstante, cada vez que digas sí a algo que no va demasiado contigo, estás diciendo no a tus objetivos y a tus sueños. No puedes serlo todo para todo el mundo, pero sí puedes ser sincero contigo mismo.
6. Se liberan de todo (en el momento adecuado). A veces, necesitas llorar, o gritarle a tu almohada. O ponerte a dar voces, o salir a correr, o llevar tus preocupaciones al terreno de la realidad. La clave es desahogarse. Si reprimes las emociones, éstas crecerán y crecerán hasta que la presión sea tan grande que explotes.
7. Se rodean de amigos que les apoyan. Por naturaleza, los humanos somos criaturas sociales. Ser parte de una tribu de amigos comprensivos que te quieren ver triunfar es un componente clave para vivir feliz y satisfecho. Únete a personas con las que compartas sueños y objetivos. Para encontrar una amistad así, tú mismo tienes que ser un buen amigo y servir de apoyo. Lo demás vendrá solo.
8. Expresan su gratitud. Si pensamos en todas las cosas buenas que tenemos (hasta en lo más básico, como un techo y comida), nos damos cuenta de que tenemos muchos motivos por los que sonreír. Al hacerlo, dejamos en segundo plano las razones de nuestro estrés.
9. Duermen lo suficiente. Durante el sueño, nuestro cuerpo rejuvenece, se repone y se reconstruye. Para mantener la salud de nuestro cuerpo y nuestra mente y poder trabajar con una capacidad óptima, es importante estar descansado. Encuentra una rutina que te ayude a relajarte cada noche.
10. Se desconectan de la tecnología. En la actualidad, nos hemos vuelto unos dependientes. Si tu mente sigue preocupada por los emails que estás recibiendo o por las novedades de Facebook, te estás privando de los valiosos instantes del presente. Conviene darse un respiro.
11. Buscan la oportunidad. Reconozcámoslo, la vida no siempre nos sale como planeábamos. A veces, puede ser frustrante y decepcionante. Pero hundirse en la miseria no resuelve nada. En cambio, podemos pensar que no hay mal que por bien no venga. Conviene preguntarse: "¿Qué lección puedo aprender o qué oportunidades me ofrece esto?”. Confía en ti y mantente abierto a las posibilidades.
12. Siguen aprendiendo y creciendo. Recuerda que la vida es un viaje, no un destino. Si crees que lo has descubierto todo, eliminas tu capacidad de cometer errores, de explorar nuevos horizontes y de crear una versión mejorada de ti mismo. Sé estudiante. Sé principiante. Y recoge los frutos de una vida tranquila y feliz.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Organiza tu tiempo y sé feliz

El tiempo es lo más valioso y preciado que tenemos, es perecedero, no se puede reemplazar ni ahorrar. Lo único que ponemos hacer con él es tratar de optimizarlo. Con la ayuda del psicólogo Giulio Barbonari y la “multitasking” Claudia Landívar analizaremos cómo podemos gestionar el tiempo de manera efectiva.

Perspectiva temporal. Según Guilio Barbonani, tiene que ver con el umbral de tolerancia de cada persona. “algunas tienden a ser aceleradas y enfocarse en el futuro, otras tienen energías más bajas y se fijan mucho en el pasado, estos fenómenos pueden generar estados de ansiedad o depresión que resultan en un fracaso en la optimización del tiempo”.

Calidad antes que cantidad. Para el especialista, "Lo ideal es enfocarse en la calidad del tiempo que se le da a una persona o una actividad y no así la cantidad", dice. “Este es como un músculo, mientras más aprendes a segmentarlo, a diferenciarlo y planificarlo, perderás menos tiempo y te asombrará la cantidad de actividades que se puede realizar".//

Claudia Landívar

> Para Claudia el tiempo es el goce en su vida, confiesa que casi nunca está sin hacer nada.

El tiempo bien organizado

> “Para optimizar mi tiempo en la oficina llego más temprano y prefiero un almuerzo liviano para no perder el ritmo de trabajo”, comenta.

Redes sociales

> “Las disfruto mucho, pero trato de entrar cuando estoy camino al auto, en el ascensor o subiendo gradas, reviso el Facebook muy temprano por la mañana o antes de dormir.”

> “El whatsapp trato de revisarlo cada 2 a 3 horas, tengo el teléfono en silencio, sino me interrumpe cuando estoy trabajando y devuelvo las llamadas después, al mediodía o al finalizar la jornada laboral”, dice.

Entrenamiento express

>“Estoy realizando un entrenamiento llamado Xbody, son 20 minutos al día que simulan 3 días de gimnasio, lo realizan deportistas de alto rendimiento con un traje lleno de electrodos. Esto me ayuda a tener más tiempo para compartir con mis amistades o mis hijos”.//

miércoles, 10 de diciembre de 2014

¿Por qué tenemos miedo?

El sentimiento de temor surge de una "asamblea democrática" entre nuestras neuronas. Individualmente distinguen lo que supone una amenaza y lo que no. Se impone la opinión de la mayoría.

La sensación de miedo es una cuestión de números y depende de una votación “democrática” entre nuestras neuronas, que de forma individual son capaces de distinguir lo que supone una amenaza y lo que no. Si la mayoría se alarman, sentimos miedo.

Por el contrario, si sólo se alteran unas pocas, no cunde el pánico y permanecemos tranquilos.

Eso es al menos lo que se deduce de un artículo que publica Nature Neuroscience llevado a cabo con ratas. Al parecer, en la amígdala, la parte del cerebro que procesa el miedo, hay una minoría de neuronas muy temerosas, a las que cualquier señal del entorno les lleva a transmitir una señal de pánico. Sin embargo, la mayoría sólo se “alteran” y mandan señales de miedo cuando hay una causa justificada. El resultado en la conducta visible de la rata es la ausencia de temor.

Los investigadores llegaron a esta conclusión trabajando en el sentido inverso del comportamiento que observaban en los roedores a lo que ocurría en su cerebro, mirando neuronas individuales.

jueves, 4 de diciembre de 2014

En alerta frente a los ataques de pánico

“Quieres escaparte, quieres dejar de sentir… pero no sabes por qué o qué hacer”, admite Valeria, quien experimentó ataques de pánico en tres ocasiones. Y es que el miedo a perder el control y el temor intenso son característicos del ataque de pánico.

“El ataque de pánico es el epílogo o la extrema ansiedad que se ha llevado por mucho tiempo sin ser tratada o resuelta por la persona. En algunos casos, puede que una crisis mayor en la vida de la persona desemboque un ataque de pánico. La persona se siente “sin salida” a las angustias y problemas. Y, como todo ser vivo, cuando uno se siente acorralado o amenazado, quiere escapar. Ese es el síntoma principal del ataque de pánico”, explica el Dr. Franz Siles, médico psiquiatra y psicoanalista de la clínica Los Olivos.

Valeria expresa que “no existe peor sensación que esa. No sabes a qué le tienes miedo... pero está ahí y no se va. A pesar de que el episodio dura diez minutos o menos, parecen horas… es eterno”.

El ataque de pánico se caracteriza por la aparición súbita de síntomas como palpitaciones aceleradas, ahogo o dificultad para respirar, sudoración, opresión en el pecho, sensación de atragantarse, mareo, náuseas, hormigueo, escalofríos, sensación de irrealidad, etc.

Sin embargo, más allá del ataque per se, subsiste la continua preocupación de que en cualquier momento se vaya a presentar otro episodio. Este miedo a los ataques hace que la persona evite lugares o situaciones en los que ocurrió o donde cree que podría ocurrir, lo que se conoce como trastorno de pánico.

Preguntas & respuestas

julia Vidal Fernández, psicóloga sanitaria, experta en ansiedad y estrés, y directora del centro de investigación Área Humana Psicología, responde las preguntas más frecuentes de los ataques de pánico a EFE.

PREGUNTA 1: Los ataques de pánico: ¿qué son, porqué y hasta cuándo?

Pilar, abogado 35 años; Mario, economista 42 años; Nerea estudiante 24 años… Muchas personas han sentido alguna vez la sensación de que les iba a dar un infarto, iban a morirse, volverse locas o perder el control. Si tienes un ataque de pánico pueden aparecer sensaciones físicas muy intensas (falta de aire, opresión en el pecho, mareo, etc.) y sentir que has perdido el control de tu vida, que llega el final, sin saber, ni comprender lo que te está pasando.

Un 23 por ciento de la población ha tenido al menos un ataque de pánico en su vida.

Con la sola aparición de un ataque de pánico es suficiente para que aparezca un miedo intenso a volver a tenerlo. Va más allá de la razón, por mucho que te digan que no te va a suceder nada, que este problema lo tienen muchas personas, que es un mal de nuestro tiempo fruto del estrés vital, no podemos dejar de estar aterrados. Es muy incapacitante y puede terminar afectando negativamente a todas las áreas de tu vida: el trabajo, la familia, los amigos, la pareja, y el ocio.

PREGUNTA 2: ¿Por qué sucede esto?

Normalmente sucede en personas que son nerviosas o, como decimos los psicólogos, que tienen alto rasgo de ansiedad, a las que se le unen algunas situaciones complicadas en su vida (problemas con la familia o su pareja, la muerte de un ser querido, estrés laboral, problemas económicos, estar un poco “sin rumbo” en su vida, etc.). También algunas condiciones físicas (no haber dormido o el agotamiento físico prolongado), o el consumo de algunas sustancias (cafeína, tabaco, drogas, etc.) pueden favorecerlo.

En ocasiones también se da ante eventos positivos. A Pilar, le sucedió tras decidir que iba a casarse. Ella realmente estaba muy contenta e ilusionada, pero también estaba activada e inquieta por toda la preparación, y aunque fuese por algo positivo, se desencadenó su primer ataque de pánico

PREGUNTA 3: ¿Cómo pasamos de un ataque de pánico a un trastorno de pánico? ¿cómo desarrollamos agorafobia?

El miedo a que nos vuelva a suceder hace que estemos en modo alerta, pendientes de nuestro cuerpo, de signos o sensaciones físicas parecidas a las que tuvimos con el ataque de pánico, que nos preocupemos por lo que podría suceder en tal caso; sentimos que estamos en peligro constante, la ansiedad se ha apoderado de nosotros, tenemos más crisis o ataques de pánico inesperados… el miedo se ha instalado en nuestra vida y nos afecta cada vez más, se ha convertido en un trastorno de pánico.

Cuando además empezamos a temer y/o evitar las situaciones o lugares dónde nos pasó (estando solos en casa, en el metro, en la calle, etc.) este miedo puede ir generalizándose a otro tipo de situaciones parecidas, y llegar a tener agorafobia (miedo a que te de un ataque de pánico o ansiedad y no tener ayuda).

Si el ataque de pánico nos dio conduciendo, intentaremos coger el autobús, o que sean otros quienes nos lleven (evitaciones), pues ya no nos sentimos seguros, tememos que aparezca de nuevo.

El miedo a la ansiedad (o lo que muchos llaman “el miedo al miedo”) y las conductas de evitación hacen que el problema se mantenga a largo plazo.

Si has tenido un ataque de pánico y sientes miedo a que te vuelva a dar, acude a un psicólogo para prevenir que pase de un simple susto, a un problema que puede afectar tu vida y dañar el bienestar. Es importante saber que sin una adecuada información de lo que está sucediendo o sin el tratamiento psicológico especializado basado en la evidencia científica, el trastorno de pánico suele cronificarse.

PREGUNTA 4: ¿Por qué no se nos quita fácilmente?

Nuestro cerebro, para protegernos, fija un “huella” de las situaciones que hemos interpretado como peligrosas en nuestra vida. Esta “huella” o miedo intenso que nos lleva a protegernos de los peligros, necesita su tiempo para irse borrando, y tenemos que aprender a aceptar y convivir con este miedo durante una temporada hasta que se borre la huella.

Las evitaciones (dejar de conducir, no querer estar solo/as, dejar de ir al cine, etc.) y las “conductas de seguridad”(conducir solo por algunas carreteras, ir al cine pero sentarse cerca de la puerta, etc.) que son comportamientos encaminados a protegernos de los supuestos peligros, son contraproducentes como lo sería rascarse una herida; si se hace, no cicatriza.

PREGUNTA 5: ¿Por qué en ocasiones aunque hayamos estado en tratamiento psicológico continuamos teniendo tanto miedo?

Existen muchas orientaciones psicológicas y con ellas tratamientos psicológicos distintos (psicoanálisis, terapia humanista, terapia gestáltica, etc.). Los tratamientos cognitivo-conductuales son los más eficaces para este tipo de problemas puesto que son validados científicamente, e introducen las técnicas y el método adecuado para afrontar eficazmente estos problemas.

En otros casos, aunque sean tratamientos cognitivo-conductuales, no son profesionales especializados quienes los aplican, ni cuentan con el conocimiento actualizado necesario.

Otras veces, los pacientes no tienen “adherencia a los tratamientos”, es decir, no tienen un papel suficientemente activo en el aprendizaje de las técnicas que se enseñan, y en el seguimiento de las pautas marcadas por los psicólogos, o muchos no son capaces de tolerar ese miedo inicial por el que hay que pasar. Ante esto acaban pensando que no tienen solución y se rinden.

PREGUNTA 6: ¿Por qué a pesar de tomar medicación el problema continúa?

En algunos casos solo con medicación (tratamiento con ansiolíticos o antidepresivos) el problema mejora, pero hay mayor riesgo de cronificación y de recaída cuando se retira la medicación. En algunos casos el tratamiento combinado de terapia psicológica y farmacológica puede ser el más eficaz, pero tienen que ser los profesionales que te atiendan (psiquiatra y psicólogo) quienes decidan cuál es la mejor opción para cada caso. Con una buena actitud, esfuerzo, serenidad y la ayuda adecuada se pueden superar los trastornos de pánico. Nunca conviene desanimarse.



MUJERES MÁS PROPENSAS

Investigaciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud indican que las mujeres, a diferencia de los hombres, son más propensas a padecer trastornos mentales, de comportamiento y sociales. Los más comunes son la ansiedad, la depresión, las secuelas de la violencia doméstica y sexual, y el consumo de drogas y alcohol, condiciones que aumentan vertiginosamente. Según el Dr. Ronald Jiménez Franco, Director del Centro de Salud Mental de Santa Cruz, las mujeres somos propensas a padecer problemas mentales “debido a la diversas responsabilidades que asumen en los roles de esposas, madres y trabajadoras, entre otras funciones”. Jiménez precisa que los factores psicosociales no son la única amenaza. “Los factores biológicos, como cambios hormonales durante la pubertad, el embarazo, el puerperio y el climaterio también afectan”. Ante cualquier síntoma consulta a tu médico general y no olvides explicarle todo lo que sientes de manera detallada. Hoy tenemos más herramientas a nuestra disposición, es parte de la cultura en la que vivimos, y podemos hablar de nuestros miedos sin sentirnos juzgadas.

Maní, chocolate y queso tienen el ingrediente de la felicidad

Maní, chocolate y queseo pueden ayudar a bajar los índices de depresión y ansiedad, que se triplicaron desde 1990. Son muchos los expertos que relacionan este fenómeno con el déficit de triptófano que provoca la alimentación impuesta por los modernos hábitos de vida. Demasiado café, bebidas light a base de aspartame, demasiados productos procesados y refinados. Todo eso hace que en muchos casos no produzcamos los 250 miligramos diarios de este aminoácido sin los que el bienestar es casi imposible.

1.- ¿Es realmente el aminoácido de la felicidad?
“Sin duda es el responsable del buen humor y la alegría”, confirma la doctora y nutricionista Josefina Vicario, que dirige las clínicas que llevan su nombre en España. “Su efecto prioritario continúa es la acción relajante”. Por ese motivo es el aliado perfecto contra el insomnio, el estrés o la ansiedad: estimula el buen dormir, el optimismo y el placer.

2.- ¿Ayuda a combatir el insomnio?
Sí. Los estudios realizados en la Universidad de Navarra demuestran que el triptófano ayuda a reducir el tiempo que se tarda en conciliar el sueño y es muy eficaz para paliar el insomnio provocado por el déficit o los desequilibrios de la melatonina, la hormona encargada de regular el ciclo onírico, como ocurre en situaciones de cambios de horario, jet lag, etcétera. “En estos casos, es muy recomendable ingerir un miligramo de este aminoácido 30 minutos antes de acostarse y fuera de las comidas, ya que si no, actuará como un simple constructor de proteínas, no como un inductor del sueño”, comenta la experta.

3.- ¿Qué otros beneficios terapéuticos aporta?
Al actuar como despertador de la serotonina, este vital químico emocional es capaz de calmar el sistema nervioso, ayudando a controlar las situaciones de estrés cotidiano. Además, frena la ansiedad a la hora de enfrentarse a la comida, ya que puede calmar las ansias por ingerir carbohidratos

Estrés: estado insoportable de la mente

Cuando los pensamientos negativos se vuelven abundantes en nuestra mente subconsciente, van creando realidades negativas y dolorosas que de hecho son, insoportables también.

La negatividad acumulada en la mente subconsciente es realmente muy dolorosa y hasta cierto punto muy difícil de soportar, que se pierde la función del sueño y uno no puede dejar de pensar en el asunto negativo que nos está carcomiendo el alma.

Cualquier intento consciente llega a ser inútil, pues es la mente subconsciente la que está saturada o completamente llena de pensamientos negativos y el alma sufre por esa situación.

En estas situaciones es cuando se observa la impotencia de nuestra pequeña mente consciente en relación con nuestra enorme mente subconsciente. La solución es relativamente simple cuando se tienen a la mano los medios adecuados para poder recargar nuestra mente subconsciente con datos e ideas positivas.

Son muchas las personas que han encontrado diferentes maneras de desconectarse temporalmente de la fuerza terrible del estrés o del sufrimiento negativo interior. Sin embargo, la temporal distracción no es una solución eficaz, es simplemente, una pausa, una distracción temporal, pues el problema real que es la sobrecarga de pensamientos negativos no se ha resuelto y la solución consiste precisamente en encontrar un modo de relajar nuestro cuerpo, de relajar nuestra mente y de comenzar a cargarla con datos positivos.

La solución que encontré para mí mismo fue la grabación de audios con música de fondo para que la mente subconsciente pueda distraerse y calmarse y de esta manera mi voz grabada, pudiera ir introduciendo pensamientos e ideas positivas en la mente profunda que van

proporcionando paz y calma a nuestro ser interior y como consecuencia, paz y calma a nuestro ser exterior.

Saltar del estado de sufrimiento, incluso del estado de desesperación a un estado de tranquilidad, de paz y serenidad es algo sorprendente y algo tan natural si se aprende a utilizar estos audios y si por alguna razón no tiene acceso a ellos, puede intentar producir uno para usted mismo.

Palabras para cargar al subconsciente: Los pensamientos positivos dan paz y tranquilidad al alma y a todo mi ser (Se repiten mentalmente durante un minuto con los ojos cerrados en todos los momentos en que aparece la negatividad mental o el estrés)

REFLEXIÓN: He decidido vivir aprendiendo y poniendo en práctica todo lo aprendido todos los días de mi vida.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

¿Depresión?, razones 'raras' que la generan

Redujiste el consumo de azúcar, te hiciste un chequeo de la tiroides y salió normal, tienes un montón de amor, sol y omega-3. Entonces, ¿por qué te sientes deprimida? Descubre algunas razones sorprendentes que pueden hacer que te sientas "deprimida". Dormir con luz tenue es una verdadera decepción, según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio (en hámsteres, pero hay evidencia de que se aplica a nosotros también). Las "depresiones post-coitales" son un tipo de depresión misteriosa que dura hasta seis horas después de un orgasmo (en solitario o en pareja). No asumas una profunda causa psicológica, dice el psiquiatra Richard Friedman del Weill Cornell Medical College. "Una mente errante es una mente infeliz", escribieron los psicólogos de la Universidad de Harvard, Mateo Killingsworth y Daniel Gilbert, en su estudio sobre la presencia mental.

domingo, 30 de noviembre de 2014

10 pautas para eliminar nuestra basura emocional

Depresión, ansiedad, estrés... son algunos de los síntomas.

El caso de la psicóloga Ciara Molina es excepcional cuenta la respuesta positiva que tuvo con sus primeros estudios y cómo fue la primera sorprendida al ver el éxito de Psicologa Emocional y aquí ofrece algunos trucos sencillos para mejorar la calidad de vida.

1. Pensamientos positivos o negativos, tú eliges. Según Molina, los pensamientos negativos generan una enorme cantidad de malestar, y su manifestación común es la “ansiedad”. Los positivos, en cambio, provocan todo lo contrario a nivel emocional. Así, con afirmaciones positivas, lograremos modificar el pensamiento a través del uso del lenguaje. Se trata, “de que te creas lo que te dices, no solo que te quedes con las palabras: ‘me quiero’, ‘me valoro’, ‘soy capaz’… Hay que animarse a potenciar aquello que quieres atraer y tu pensamiento abrirá el camino emocional que te ayudará a alcanzarlo”, asegura.

2. Creando expectativas, acumulando frustraciones. Tendemos a fijarnos demasiado en lo que consideramos que nos hace falta, y esto nos dificulta poner atención en lo que somos, sentimos y pensamos en nuestro día a día. No podemos saber lo que va a pasar de aquí a cinco años, pero sí podemos gestionar adónde queremos llegar dando pequeños pasos desde hoy. “La mejor manera de no excedernos en nuestras expectativas será establecer pocas y a corto plazo, al hacerlas alcanzables ganaremos confianza”, asegura Molina.

3. La actitud determina el estado de ánimo. ¿Alguna vez has tenido la sensación de vivir un día pésimo desde que te levantas hasta que te acuestas? o, por el contrario, ¿no te ha pasado que de repente sientes que te comes el mundo y que todo lo que acontece a tu alrededor parece estar en sincronía contigo? “Lo que determina uno u otro es la actitud con la que nos enfrentamos a él”, afirma esta psicóloga. “El mundo según lo vemos no es más que un reflejo de nuestro estado interior: cuanto más optimistas seamos a la hora de interpretar lo que nos pasa, mejor valoración haremos de nosotros mismos (autoestima) y mejor adaptación al medio tendremos. Por tanto, toda actitud positiva comienza por tener una autoestima saludable”.

4. Voluntad sin acción es papel mojado. Cuando nos sentimos decaídos, lo primero que perdemos es la voluntad. “Sabiendo que la voluntad es nuestra capacidad para decidir si realizar un determinado acto o no, ¿por qué escoger quedarse en la oscuridad pudiendo ver la luz?”, se pregunta Molina. Para tener una buena predisposición a la acción voluntaria ella aconseja ser receptivo, priorizar los pasos, visualizar positivamente aquello que queremos que suceda…

5. Salir de la zona de confort. ¿Cómo salir de la zona de confort? Molina aconseja al respecto explorar nuevos horizontes y dejar que la vida nos sorprenda. “Perder el miedo a avanzar, a descubrir nuevos mundos y buscar oportunidades que nos aporten nueva sabiduría. Cuando decidimos explorar más allá de los límites que nos autoimpusimos empezamos a entrar en lo que se conoce como la ‘zona de aprendizaje’”.

6. Quiero, puedo, me lo merezco. “Tenemos que tener claro que lo que nos define no son las opiniones positivas que los demás puedan tener o las críticas a las que nos veamos expuestos, sino la valoración que hacemos de nosotros mismos. Es decir, de la autoestima”, señala Molina.

7. Autoestima: camino al bienestar. Para hacer que mejore, esta psicóloga recomienda que “nos aceptemos, tengamos confianza plena en lo que hacemos, nos cuidemos a nosotros mismos, seamos autosuficientes emocionales, aprendamos a poner límites, realicemos autocrítica constructiva, sepamos que somos los únicos responsables de lo que nos pasa, nos dediquemos un momento al día solo para nosotros, y apostemos por el sentido del humor, entre otras muchas cosas que podemos hacer”.

8. Aceptación, pero no olvido. No se olvida, se supera, dice Molina. “Superamos relaciones, miedos, malestares, frustaciones, pérdidas y heridas emocionales. Eso sí, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional y pensar constantemente en borrar nuestros recuerdos negativos no hará más que hacerlos más conscientes”, afirma. Por eso para que un malestar se supere no podemos negar que exista, necesitamos admitirlo para cambiarlo”, añade.

9. Críticas, ¿constructivas o destructivas? Lo que diferenciará que una crítica sea catalogada de constructiva o destructiva será la intención con la que se dice, las palabras que se escogen y la manera de decirla. “Pero por muy destructiva que sea la crítica, si no se le da importancia, no se vivirá como una ofensa”. “Asimismo, cuando seamos nosotros los que formulemos la crítica, no debemos ser apresurados a la hora de opinar, debemos dejar claro el aprecio, basarla en el respeto, y expresarla en el momento adecuado… además de ser conscientes de que el otro tiene derecho a réplica”, recuerda.

10. La comunicación, por último, como base del equilibrio emocional. Resulta imprescindible saber comunicarnos, entendernos y comprendernos los unos a los otros. Una buena o mala comunicación puede marcar la diferencia entre tener una vida feliz o tenerla llena de problemas. Para que la comunicación sea efectiva y emocionalmente sana partiremos de las siguientes premisas: Tendremos la actitud adecuada, nos centraremos en un tema en concreto, escucharemos con atención, nos expresaremos de forma clara y directa, diremos lo que pensamos y sentimos, aceptaremos la opinión del otro, no daremos nada por supuesto, preguntaremos, y seremos coherentes con lo que decimos y lo que expresamos de una manera no verbal.


jueves, 20 de noviembre de 2014

Alcanzar la felicidad, un trabajo diario

Para muchos la felicidad se encuentra en contar con una casa, un auto, dinero y familia, situaciones externas a cada persona, sin pensar que ésta emana del interior del ser, independiente de aquello que nos rodea y que se ve reflejado en las actitudes y paz interior.

“El Happinessprogram (Programa de la felicidad) tiene la finalidad de descubrir la alegría y entusiasmo en nuestro interior. Además de contribuir a eliminar el estrés, ansiedad y depresión. Mejorar las relaciones interpersonales, ayudar a dejar hábitos no deseados y a lograr una mayor concentración”, dijo la instructora del Centro de El Arte de Vivir, Jeloska Irusta.

Este estado de ánimo será tema de un curso, que según Irusta pretende lograr una mayor participación de los asistentes y que no sólo el profesor dicte la clase y los alumnos escuchen. Se brindarán las herramientas necesarias para que la actividad sea más dinámica con mayor práctica que teoría.

“El ser facilitador permite desarrollar el sentido de pertenencia (sentirse parte de algo) en los participantes que no sólo se hagan cargo de lo suyo cuando dicen: mi trabajo, mi educación y se olvidan de la sociedad e incluso del vecino de al lado”, explicó la instructora.

Según Irusta, al promover el sentido de pertenencia en las personas contribuida a que cada individuo se identifique mejor con el otro. A tiempo de ayudar a que cada ser descubra en su interior que la felicidad es parte de uno mismo.

“Cuando se le pregunta a una persona ¿eres feliz? ella responde tengo una casa linda, una hermosa familia y todo apunta a que depende de lo externo y no así de lo que uno es. En realidad todos tenemos felicidad, amor y libertad en nuestro interior. Sin embargo, no la sabemos aprovechar, considerando que fuimos creados para ser felices”, aseguró Jeloska.

CURSO

El curso tendrá una duración de 5 días, del 20 al 24 de noviembre, a partir de las 19:30 hasta las 22:30 y los fines de semana de 10:00 a 15:00 horas. Está dirigido a los jóvenes, adolescentes y adultos. Se les enseñará la técnica de respiración para eliminar el estrés.

“La Sudarshan kriya es una técnica de respiración que ayuda a conectarte con el ser y a eliminar las toxinas de las que nos llenamos como el enojo, la ira y el rencor que no nos permite concentrarnos en lo que hacemos. Muchos al ser consultados si respiran dicen que sí como si fuera algo monótono y no sutil”, dijo la instructora.

Jeloska afirmó que el hecho de poner atención en la respiración permite que las personas estén más concentradas en sus actividades, porque sólo se respira en el momento presente no así en el pasado ni futuro. También es una forma efectiva de modificar las emociones negativas para neutralizarlas.

“Por ejemplo: Cuando estamos enfermos nuestra respiración es superficial, porque sólo lo hacemos con la parte superior del tórax. En cambio, cuando estamos enamorados nos expandimos totalmente y nos llenamos de aire al suspirar, así se manifiesta esta modificación de emociones”, acotó Irusta.

Por otro lado, las asanas son cada una de las posturas que se adopta en el yoga y que sumadas a la respiración van logrando equilibrar esa conexión existente entre esa paz interior y la felicidad que nos hace expandir para mejorar el día a día.

“El mantener una sonrisa es el primer cambio de actitud que se vive a través de este programa de la felicidad. Pese a que no siempre se tiene experiencias gratificantes, en el presente se debe procurar aprender de lo malo como experiencia vivida y seguir adelante”, enfatizó Jeloska.

El curso estará dictado por Nilse Bejarano y por Jeloska Irusta, instructoras que llegaron luego de una capacitación en la Argentina para brindar sus nuevos conocimientos, expandir la ola de la felicidad como ellas llaman y ser fuente de ese cambio positivo en la vida de las personas.

“El curso será muy práctico, cada día se desarrollará un objetivo distinto que va desde la limpieza, desintoxicación mental y física, técnicas de respiración, el romper patrones de confort y diferentes actividades que requerirán que las personas asistan con ropa muy cómoda”, finalizó Jeloska.

La depresión ligera es sólo un estado mental

Cuando vivimos en cierto estado de tristeza ligera, cuando hay un brillo de dolor en nuestros ojos, cuando no podemos alegrarnos aunque quisiéramos es que estamos en un estado de depresión ligera o superficial.

La depresión ligera o superficial proviene de la cantidad predominante de datos negativos en nuestra mente subconsciente; la depresión ligera es también provocada por programas mentales con tendencia a enfocar los rasgos negativos de nuestra persona y de otras personas también.

Hay muchas personas que viven así, en ese estado de sufrimiento interior y creen que es normal sin darse cuenta de que no es nada normal vivir en estado de tristeza y con sufrimiento interno, pues ese estado podría crear consecuencias negativas si no se corrige en el tiempo presente.

Los ejercicios de reprogramación mental nos enseñan a manejar las imágenes mentales con sus submodalidades de percepción de tal forma que podamos modificar ciertos recuerdos dolorosos que nos ensombrecen el alma; también nos permiten revisar nuestras creencias limitantes y sustituirlas por creencias capacitantes y finalmente, nos enseñan a elegir conscientemente los estados de ánimo en que queremos estar, actuar y experimentar en la vida.

La sensación de liberación y de agrado que se siente cuando uno elimina la depresión ligera es sensacional, pues se recupera el entusiasmo por hacer las cosas, la perseverancia y el deseo de hacerlas bien hechas.

Una de las cosas que se aprende en los ejercicios de reprogramación mental es la fórmula del éxito que tiene los siguientes pasos: Meta-Plan-Acción- “Autoentusiasmo -Determinación.

Cuando se aprende a aplicar estos cinco pasos de la fórmula del éxito, comenzamos a programar la realización de cualquier meta o deseo y en el tiempo establecido, con las acciones necesarias que hay que emprender, nos vemos logrando los resultados deseados y todo eso es bien diferente vivir sin metas, sin alegría, sin esperanzas y sin la posibilidad de demostrar lo maravillosos que somos. Reflexión: “Cuando se experimenta una sesión de reprogramación del subconsciente se experimenta el poder de elegir los estados de ánimo que uno desea tener y ensayar”.

domingo, 16 de noviembre de 2014

¿Tu fuerza de voluntad es débil?

La prueba del Marshmallow.

La clave para lograr el autocontrol es trabajar la parte “fría” del cerebro, aquella que es más reflexiva, y evalúa los pros y contra de una situación.

Es domingo por la noche y piensas: "Mañana prometo empezar la dieta". Llega el lunes y a media mañana ya no soportas más el hambre, así que te comes un muffin. Luego viene el sentimiento de culpa, la autocrítica y la rabia que te genera tener una fuerza de voluntad igual a cero.

Pero no te preocupes porque según un nuevo libro, todas las personas tienen la capacidad de dominar el autocontrol y aplicarlo en los desafíos que se plantean día a día.

Se trata de "The Marshmallow Test: Mastering Self-Control" ("La prueba del marshmallow: El dominio del autocontrol"), escrito por el renombrado psicólogo de origen austríaco Walter Mischel, famoso por haber llevado a cabo un experimento del cual seguramente has escuchado hablar y que dio el título a su libro.

Un test revelador

Capacidad de espera

En la década de los ‘60, Mischel junto a un grupo de sus estudiantes de la Universidad de Stanford, seleccionaron a preescolares a los que les presentaron el siguiente dilema: obtener un premio -marshmallow, galleta, caramelo o lo que ellos eligiesen- de inmediato, o esperar 20 minutos y obtener dos. Según relata el psicólogo en la introducción de su libro, los investigadores quedaron sorprendidos con las diversas tácticas que implementaron los niños para evitar comerse el premio y se maravillaron “del potencial que incluso los más pequeños tienen para resistir la tentación y perseverar”.

Asimismo, Mischel y su equipo se dieron cuenta de que la forma en que los niños se manejaron para dilatar la obtención de la recompensa, sirvió para predecir sus vidas futuras.

Así por ejemplo, quienes fueron capaces de esperar más, obtuvieron mejores puntajes en la prueba SAT (examen

que se usa en las admisiones

a las universidades en Estados Unidos) y ya de adultos tenían menor índice de masa corporal, y enfrentaban de mejor manera la frustración y estrés.



¿Cabeza caliente o cabeza fría?

Engañar a la mente

Quienes no tienen autocontrol, pueden lograr adquirirlo. Para eso, primero hay que entender que el cerebro tiene dos partes: una caliente o impulsiva -ésa que te hace gritarle al automovilista que hace una mala maniobra y casi te choca- y una fría o reflexiva - que evalúa los pros y contra de hacer algo-.

En todas las personas las partes caliente y fría del cerebro interactúan constantemente, pero en muchas ocasiones la primera anula a la segunda, haciendo desaparecer cualquier nivel de autocontrol. Sin embargo, es posible “enfriar” el cerebro y retomar el autocontrol poniendo en práctica estos simples trucos que propone el psicólogo:

1.- Distráete: en el "Marshmallow Test", los niños que pudieron dilatar la obtención de su recompensa, lograron evitar comerse el premio a través de la distracción. Según Mischel, lo mismo funciona para los adultos. Por ejemplo, si una persona quiere eliminar los malos hábitos que tiene en su hogar, puede elaborar una lista de tareas necesarias de realizar y cuando sienta que su fuerza de voluntad está flaqueando, hacer alguna.

Espalda a la recompensa

2.- Fuera de la vista, fuera de la mente: estudios han demostrado que quitar algo de la vista, hace que las personas aguanten mejor las tentaciones o simplemente se olviden de ellas. De hecho, muchos niños utilizaron esta técnica en el "Marshmallow Test", dándole la espalda a la recompensa que estaba sobre una mesa para así no ceder a la tentación de comerla.

De esta manera, si estás intentando bajar de peso y quieres evitar comer pan a la hora de almuerzo, lo mejor es no poner la panera en la mesa (...).

3.- Usa tu imaginación: según Mischel, si una persona cambia la forma en que se imagina un antojo, rápidamente se puede eliminar la tentación. Así por ejemplo, si almuerzas en un restorán y de postre quieres torta de chocolate, en vez de imaginar su exquisito sabor, puedes visualizar que una mosca caminó sobre ella, y de seguro se te quitarán las ganas.

Anticiparse a las tentaciones

4.- Piensa con anticipación: para implementar este truco, es necesario utilizar la fórmula "si…, entonces…", es decir, tener claro qué se hará en caso de que se presente la tentación.

Un ejemplo: imagina que llevas varios días saliendo de noche con tus amigos y aunque lo

pasas excelente con ellos, a la mañana siguiente casi no puedes levantarte para ir a trabajar. Así, puedes planear lo siguiente: "Si me invitan a salir nuevamente esta noche, entonces les diré que tengo una comida con mi familia a la que no puedo faltar por ningún motivo".

De esa manera tus amigos no te insistirán, y tú podrás irte a dormir temprano y descansar. Según Mischel, la clave de este truco es practicarlo una y otra vez, para así poder responder de inmediato cuando se presente la tentación.

La fuerza de voluntad sí se puede reforzar.

jueves, 13 de noviembre de 2014

La sugestión crea bienestar

Las sugestiones son pensamientos que introducimos al subconsciente deliberadamente con el fin de producir acciones de bienestar. El ejercicio de autosugestionarse es sencillo y fácil de realizar. Todo lo que tiene que hacer es repetir la sugestión que está en el título del presente artículo en el momento de dormirse y sólo debe sentir agrado y gratitud al hacer su repetición mental, la cual debe coincidir con cada una de sus exhalaciones respiratorias, es decir, en cada acto de soltar el aire debe pensar su sugestión.

Cuando ya esté por entrar en el sueño profundo debe dejar de hacer su repetición mental y dormirse en paz soltando todas sus tensiones corporales recordando que el sueño positivo es un acto creativo en el que su mente subconsciente se pone a reparar todos los desgastes de su mecanismo corporal. En la mañana al despertar debe hacer otra serie de repeticiones y manteniendo esta disciplina hasta que note mejorías significativas en su funcionamiento muscular y en sus sensaciones en general.

Como nuestra mente subconsciente conoce a fondo nuestro organismo, se encarga de hacer las mejoras pertinentes y los niveles de bienestar suben notoriamente.

Si mantiene su práctica durante un mes, sus niveles de mejora se vuelven mucho más notables y el siguiente paso es, simplemente, tomar la decisión de comenzar esta misma noche.

Después, usted mismo podrá darse cuenta de las mejoras y beneficios que puede producir su mente subconsciente si usa el magnífico poder de la perseverancia, pues sin esta fuerza la sugestión pierde poder de actuar.

Puede hacer la siguiente repetición: Cada día estoy más sano en cualquier momento del día a condición de que lo haga en estado de alegría y con la certeza de que todo pensamiento se va acumulando en una memoria especial, la memoria de la mente subconsciente y de esa manera podrá añadir una nueva razón de vivir a su propio vivir.

jueves, 6 de noviembre de 2014

El “trance” libera la tensión

Así como todo ser viviente necesita detenerse, descansar y reponer energías, nuestro cerebro necesita un momento de paz, de concentración y de relajación corporal para poder reponer sus fuerzas y sus energías vitales para poder vivir sin sobrecargarse, sin sobresaltos y con una sensación creciente de éxito y de confianza en el Universo.

Usted puede lograr este estado en cualquier lugar en el que pueda disponer de un minuto en el cual esté solo y libre de la mirada de los demás.

Si está sentado, todo lo que tiene que hacer es dejar caer la cabeza como si estuviera relajado, enfocar su atención en su ritmo respiratorio, dejar de pensar por un tiempo razonable de un minuto.

El cansancio mental es lo primero que disminuye con la práctica de este ejercicio y una vez que se ha llegado al estado en que ya se siente parcialmente aliviado o descansado, debe hacerse la siguiente pregunta: ¿Cuál sería la mejor forma en la que debería cuidar de mí mismo en este día de vida? Y mientras va repitiendo su pregunta va revisando todo su día de vida y va programando realizar su segunda meditación de un minuto para experimentar las ondas curativas del trance.

Si se programa a sí mismo para practicar el ejercicio del trance durante tres semanas teniendo en cuenta las fechas en los días en los que emprenderá la acción, deberá tener un cuaderno para que vaya completando los cinco ejercicios diarios que debe hacer todos los días durante tres semanas, para ir analizando las soluciones y las mejoras que van llegando a su vida y sobre todo, las mejoras sustanciales que experimente su carácter, su forma de pensar y, sobre todo, su forma de comunicarse con los demás.

El karma de muchas personas que van haciendo sufrir a las demás con el uso de las palabras amenazantes o autoritarias suele ser muy doloroso y, sobre todo, cuando se manifiesta en la destrucción aparentemente inevitable de la armonía de su propio hogar.

Rectificando esta manera de ser y de comunicar podemos aportar al mundo mayor tranquilidad, mayor bienestar y mayor positividad para preservar la paz y la armonía de nuestro propio hogar. Mejor que obligar es persuadir con la verdad y una buena motivación incluye siempre los resultados deseados con una manera amorosa y segura de comunicar.

Afirmación para incrementar la armonía en cualquier lugar: La verdad tiene más fuerza que el maltrato comunicativo”.

Cómo lidiar con la ansiedad en diferentes edades

Cerca del 20 por ciento de la población mundial ha sufrido en algún momento de su vida un episodio de ansiedad, que fue desencadenado por un hecho ocurrido en su entorno. Tanto niños como adultos presentan manifestaciones similares, pero con distinta intensidad, en algunos casos pasa desapercibido, pero en otros ocasiona problemas en su actividad diaria.

“La ansiedad es una respuesta emocional que encierra ciertos aspectos: subjetivos o cognitivos de carácter displacentero, aspectos fisiológicos (corporales) que se caracterizan por un alto grado de activación de algunos comportamientos poco ajustados y escasamente adaptativos”, explicó la psicóloga Mónica Pabón.

La especialista agregó que la principal función que cumple la ansiedad está relacionada con la supervivencia junto al miedo y la felicidad. Su activación se produce para preservar la integridad física ante amenazas. El hombre puso en marcha respuestas eficaces y adaptativas: la reacción de lucha y huida.

EDADES

En la niñez, juventud y adultez la ansiedad se presenta con ciertos rasgos en común, pero cada etapa tiene sus diferencias, por esta razón se deberá prestar atención a las reacciones que desencadena en cada etapa para no confundirla con otros aspectos emocionales propios de cada edad.

“En la niñez, la ansiedad es más evidente, pero menos interpretativa desde los primeros llantos del bebé al nacer, cuando experimenta el cambio de sensación térmica, dentro del vientre materno y fuera de él, lo que le genera una situación no placentera”, dijo Pabón.

Existen diferentes niveles de ansiedad que el niño experimenta, en algunos casos físicos y en otros emocionales. En el primer caso es mucho más sencillo identificarlos porque el niño comienza a comerse las uñas, tiene falta o exceso de apetito, pesadillas, tics, micción involuntaria (enuresis), expulsión involuntaria de heces (encopresis) y, en otros casos, retención de ellas, lo que le causa dolores estomacales.

En el segundo caso es un poco más difícil detectar, porque el adulto no cree que un niño pueda tener un problema que le cause ansiedad. Por ejemplo: una pelea con su compañero de clase o con su hermano, una discusión de los padres, que también puede generar este estado“.

Un aspecto psicológico que se puede percibir es la labilidad emocional que tiene el niño, porque pasa fácilmente de un estado de euforia al de tristeza, esto puede darse con la llegada de un hermanito que lo destrone, lo que genera demanda de afecto de los padres hacia el niño”, expresó la psicóloga.

ADOLESCENCIA

La terapeuta afirmó que es en la adolescencia cuando se disparan los niveles hormonales generando distintos niveles de ansiedad, los cuales son evidentes en los cambios de humor repentinos, la falta de apetito, soledad y el sentirse incomprendidos, esto genera que se libere a nivel social con el grupo de amigos cercanos y de los cuales recibe la retroalimentación y hace que la situación sea llevadera.

ADULTEZ

El adulto, al igual que en otras edades sufre de insomnio, falta de apetito, se come las uñas, puede tener un ataque de pánico, falta de respiración, sudoración, dolores estomacales que están vinculados con estados emocionales relacionados con ciertas enfermedades como el colon irritable, el herpes zóster y presión alta.

“Las manifestaciones se presentan orgánicamente antes que psicológicamente, porque se somatizan, es decir, aquello que no podemos controlar mentalmente, porque no reconocemos el nivel de ansiedad que se tiene a diario, o se ha convertido en algo rutinario como el caso de una familia caótica, entonces es cuendo los síntomas empiezan a pasar la factura con la presencia de ciertos malestares”, dijo Pabón.

La ansiedad en el adulto provoca niveles de obesidad, sobre todo por el consumo de alimentos dulces y altos en grasa que elevan el nivel calórico del peso corporal y debido a la ausencia de la práctica de algún deporte que ayude a quemar esa grasa innecesaria del organismo.

TRATAMIENTO

El tratamiento se aplica de acuerdo con los niveles de ansiedad que tenga el niño, el joven o el adulto, llevando una dieta equilibrada y saludable, evitando los azúcares que elevan la presión arterial, un descanso apropiado, ejercicios, actividades de relajación, dispersión y sociabilización, acompañado de una terapia psicológica.

“La terapia psicológica apunta a ciertos comportamientos que generan ansiedad y trabaja sobre ellos para obtener una reacción distinta a la que en principio se tenía. La mujer más que el varón puede desencadenar cuadros más profundos, pero todos deben ser tratados en forma personalizada. En los niños se trabaja con la familia para que sea capaz de contener esta ansiedad”, dijo la psicóloga.

Alimentos que deprimen

Así como hay alimentos que ayudan a subir el ánimo en momento difíciles, también hay aquellos que no colaboran en nada. Según los nutricionistas René Baldelomar y Roberto Cabrera, se trata de elementos que no determinan pero sí influyen. ¿Quiere saber cuáles son?.

Azúcar. Baldelomar explicó que el azúcar eleva al cielo en cuestión de minutos, pero de igual forma entierra al cabo de unos 20 minutos cuando los niveles en sangre vuelven a bajar. "En ese momento en el que recurrirás a más fuentes de azúcar o bien te sentirás deprimida", apuntó.

Edulcorantes artificiales. Para Cabrera, los edulcorantes impiden la producción de serotonina, por lo que no hay que extrañarse en el caso de que al consumirlos se puede padecer dolor de cabeza y mal humor. "Lo mejor es sustituirlo por miel o stevia", recomendó el especialista.

Comidas procesadas. Según los profesionales, este tipo de comidas producen el mismo efecto que el azúcar. "Mientras se come sube el ánimo, pero una vez se olvida baja el entusiasmo", apuntaron. Así es que es mejor olvidarse del pan blanco, cereales y pastas.

Grasas. Cabrera mencionó que todo lo que sea frito o contenga grasas saturadas es enemigo letal del buen ánimo. ¿Por qué? principalmente, porque obstruye las arterias, incrementa tu peso, añade calorías y ocasiona trastornos cardiovasculares. Por ello, se sugiere decir no a alimentos como mantequilla, pollo frito, papas fritas y otros.

Adiós sal. Todo en exceso es malo. Partiendo de ese principio, un nivel elevado de este elemento puede afectar al sistema neurológico, lo que hará que se sienta deprimido. Eso sin contar con que también lo expone a la hinchazón, retención de líquidos y subida de la tensión arterial.

Alcohol. No existe mentira más grande que aquel dicho de que "las penas se ahogan en el alcohol". Este tipo de bebidas solo generan confusión, descontrol emocional o pérdida del control; "además por supuesto de no ser nada benéficas para la buena salud de tu hígado, también aumentan las posibilidades de tener depresión o aumentarla en caso de que la sufras", señaló Baldelomar.

No a la cafeína. "El café contribuye a padecer estados de ansiedad, incrementando la depresión, el nerviosismo y el insomnio, entre otras cosas", remarcaron los especialistas, a tiempo de indicar que esto también aplica a las bebidas energizantes.

martes, 4 de noviembre de 2014

Otra vez, los más felices del mundo son latinoamericanos

Los ciudadanos de los países latinoamericanos considerados economías emergentes registran uno de los mayores niveles de satisfacción vital del mundo, y en concreto lugares como Argentina o México registran uno de los incrementos de felicidad más considerables en los últimos años.

Según revela un estudio del Centro de Investigaciones Pew publicado la semana pasada, "al menos dos tercios de los ciudadanos de países latinoamericanos como México, Venezuela, Brasil y Argentina consideran que les va bien", contribuyendo a que, según sus datos, las naciones emergentes hayan alcanzado en satisfacción a economías avanzadas.

Los latinoamericanos además difieren en sus preocupaciones y en sus alegrías respecto a otros países, como Asia y África, que encuentran en la religión la mayor de sus satisfacciones y en el trabajo y su nivel de vida las peores decepciones.

En cinco de los nueve países latinoamericanos que fueron sometidos al estudio, el aspecto que menos satisfacción genera es la seguridad de los barrios, que solo satisface al 49 por ciento en Argentina, al 47 por ciento en Venezuela y al 45 por ciento en Brasil.

Los chilenos (49 por ciento) y los peruanos (46 por ciento) también registran poca satisfacción en la seguridad de sus vecindarios, pero aún están menos satisfechos con la calidad de la educación (39 y 40 por ciento, respectivamente).

Coincidiendo más con la tendencia global, el 60 por ciento de los nicaragüenses y el 54 por ciento de los salvadoreños son menos felices con los aspectos económicos de su vida.

Sin embargo, si algo tienen los latinoamericanos en común es que lo que más alegría les proporciona es la familia, con un 83 por ciento de satisfacción en la media regional.

"Los latinoamericanos son también en general positivos sobre su futuro, en especial los brasileños, colombianos, peruanos y nicaragüenses. (Del otro lado), salvadoreños, venezolanos y mexicanos son los más pesimistas entre ellos, ya que aproximadamente dos de cada 10 piensan que la vida les irá peor en los próximos años", agrega el informe.

Las naciones que despuntan económicamente en los últimos años están considerablemente más satisfechos con sus vidas hoy de lo que lo estaban en 2007 y rivalizan con los países avanzados, que registran menores niveles de felicidad que entonces.

Países como Estados Unidos, Reino Unido, Francia y sobre todo España, han registrado una reducción de la satisfacción vital de sus ciudadanos en los últimos años, lo que ha impactado en la media de los países desarrollados pese a que algunos, como Alemania, hayan subido considerablemente.

El estudio, que analiza los comportamientos de la satisfacción vital de los ciudadanos en los países en desarrollo, emergentes y avanzados, se basó en 47.643 entrevistas en 43 países con adultos mayores de 18 años entre el 17 de marzo y el 5 de junio 5 de este año.

El margen de error varía según los países, pero la media es de 4 puntos porcentuales.

"La escalera de la vida"

Para medir el bienestar de los encuestados, se utilizó una pregunta: "He aquí la escalera de la vida. Supongamos que la parte representa la mejor vida posible para usted y la inferior, la peor. ¿En qué escalón de la escalera se coloca usted actualmente?



Emergentes

J Los habitantes de países de economías emergentes son mucho más satisfechos con sus vidas hoy en día de lo que eran en 2007. La encuesta del Pew Research Center estima que la población de las naciones emergentes ahora rivaliza con las de economías avanzadas.

J Si en 2007, la satisfacción en países avanzados era de 60 por ciento, en 2014 baja a 54. Los emergentes suben de 33 a 51 por ciento, y los países en desarrollo de 16 a 25 por ciento.

J El aumento de la felicidad en países de ingreso intermedio es impulsado en gran parte por países asiáticos, como China, Indonesia y Malasia. La gente en las economías en desarrollo también es más feliz hoy.



Economía

J La riqueza también tiene un efecto significativo sobre quién es feliz en un país.

J Las personas con más ingresos, educación, artículos para el hogar y trabajo asegurado están más satisfechos con sus vidas que las personas menos pudientes.

J Otras características también son importantes. Las mujeres son más felices que los hombres; los casados que las personas solas, y los jóvenes que los ancianos.

J La población de economías emergentes y en desarrollo reportan menos satisfacción en área económica, trabajo o nivel de vida que con su familia, amigos o religión, pero su bienestar material tiene gran impacto en su felicidad en general.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Los nacidos en primavera son más optimistas, según estudio

Un estudio realizado por la Universidad Semmelweis de Budapest asegura que la estación del año en la que nace una persona puede definir su futura personalidad, esto debido a la influencia en ciertos neurotransmisores durante determinada temporada.

La investigación fue presentada por la Doctora Xenia Gonda, en el Congreso Europeo de Neuropsicofarmacología de Berlín y difundida por el diario La Tercera. Afirma que, de acuerdo a los análisis bioquímicos, la temporada de nacimiento influye sobre la monoamina, la dopamina y la serotonina, neurotransmisores detectables hasta la etapa de adulto.

El estudio hace mención al trastorno afectivo estacional, un tipo de depresión que afecta a millones de personas en el invierno, cuando las horas de luz tienen menor duración.

Por ahora, no se conoce exactamente qué es lo que ocurre en el cerebro, pero se cree que podría interrumpir los ritmos circadianos o disminuir los niveles de serotonina, factores que pueden influir en una madre embarazada, transmitiendo todo al feto en desarrollo.

Tendencias y patrones

Concretamente, el estudio encuestó a 400 estudiantes universitarios húngaros y se les consultó sobre su fecha de nacimiento y características de su personalidad, encontrando algunas tendencias y patrones.

Los nacidos en primavera son más propensos a la hipertimia, vale decir, con constantes estados de euforia, afectividad excesiva, verborrea, tendencia a ser positivo, alegre y optimista. Quienes nacieron en verano también cuentan con estos rasgos, pero en menor medida.

Los nacidos en verano son más proclives a la ciclotimia, es decir temperamento propenso a experimentar cambios de ánimo frecuentes, sobre todo si se compara con quienes nacieron en invierno.

Las personas con cumpleaños en otoño son menos depresivos que los nacidos en invierno. Los nacidos en invierno son menos irritables, si se compara con las demás estaciones.

Advertencias

El estudio advierte que hay que considerar las condiciones ambientales de las personas que han crecido en Hungría, que podrían ser distintas a los nacidos en otras latitudes.

Hay que destacar que, de acuerdo a los resultados, no hay que tomar el estudio como una guía que reafirme completamente áreas como el tarot o la astrología.

La investigadora responsable afirma que "aún no es posible precisar nada acerca de los mecanismos involucrados, ya que se está analizando la existencia de marcadores genéticos que relacionen la temporada de nacimiento y el trastorno del estado de ánimo de un individuo".

Cinco pasos para encontrar la calma en medio del caos



Me he convertido en una de esas personas que tiene la agenda llena. Creo que todos lo somos de alguna manera. Ya sea con el trabajo, el hogar, la construcción de un negocio o en la elaboración de nuestros objetivos, siempre nos mantenemos ocupados con tareas o viajes de un lugar a otro. Entonces, ¿cómo puedo hacer espacio para mí?

A pesar de todo el trabajo que tengo, he sentido curiosidad sobre cómo encontrar espacio desde todos los ángulos. Analiza todas las ideas que significa tener un espacio, es decir, interno y externo, donde hay una presencia y ausencia de todo.
Lo primero que debes hacer es crear un espacio bajo cualquier circunstancia. Strala es un elemento y una guía de muchas tradiciones orientales que puede ayudarte a lograrlo. ¿Cómo podemos encontrar calma en el momento más incómodo?, ¿cómo podemos encontrar la paz en medio del caos?, ¿cómo podemos mantenernos relajados y abiertos en los momentos más estresantes? Sólo a través de la práctica, la cual puede ser muy gratificante.

1.- Respira hondo
Cuando sientas que la tensión se incrementa y tu respiración se acorta, es momento de que cambies el ritmo, es decir, respira profundo. Al hacerlo te liberas, relajas y eliminas el estrés con facilidad. Pruébalo ahora: haz una inhalación profunda, exhala lentamente. ¡Bien hecho!

2. Reconoce tus patrones
¿Siempre estás molesto por cosas que no te agradan y que siguen sucediendo como si nada? O ¿por cosas que hace o dice la gente? Esto inconscientemente genera tensión, así que analiza qué puedes cambiar y que no para cambiar tu reacción.

3.- Crea un espacio
Analiza tu agenda y descubre que siempre habrá tiempo para ti. Cancela una reunión que no sea tan importante y dedica ese tiempo para relajarte. Aprovecha ese tiempo para pensar, calmarte e incrementar tu energía.

4.- Autocuidado Nº 1
Haz del autocuidado tu prioridad número uno. No puedes encargarte de nada si te descuidas, así que necesitas atenderte todos los días. Disfruta tiempo contigo mismo y siendo tú mismo.

5.- Sueño
El sueño es bueno, por supuesto, pero también asegúrate de soñar. Además, permítete soñar despierto. Sueña sobre cómo quieres sentirte. Piensa de forma creativa y cambia tu atención hacia las tareas que te generan felicidad, diversión, inspiración. En pocas palabras, disfruta del poder de su imaginación.

jueves, 30 de octubre de 2014

La estación en que naciste define tu personalidad

Un estudio comprobó que nacer en determinadas estaciones del año influye en el carácter de las personas. El experimento reveló la presencia de trastornos de estados de ánimo en más de 400 personas en Alemania.

Según un estudio revelado el pasado fin de semana en Berlín (Alemania), en el marco del Congreso del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología, nacer en una u otra estación del año aumenta las posibilidades de padecer determinados trastornos del estado de ánimo.

La directora de la investigación, la psicóloga húngara Xénia Gonda, dijo que “los análisis bioquímicos han demostrado que la estación en la que uno nace afecta a los niveles de determinados neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, una influencia detectable luego en la vida adulta”.

Los científicos vincularon las fechas de nacimiento de 400 individuos con sus rasgos de personalidad y llegaron a las siguientes conclusiones:

1. El temperamento ciclotímico (cambios bruscos de humor) se registra más a menudo entre los nacidos en verano en comparación con los que cumplen años en invierno.

2. La hipertimia (la tendencia a ser excesivamente positivo) es más habitual entre quienes vinieron al mundo en primavera y verano.

3. Los que nacieron en invierno tienen más posibilidades de sufrir un carácter irritable.

4. El experimento dio a conocer que nacer en otoño se protegen más frente a la depresión que hacerlo en invierno.

Amor es hacer las cosas adecuadamente

Un amigo me contaba en una ocasión que su papá le odiaba y que no sentía afecto por él pese a que cuando su papá estaba recostado se acercaba, le daba un beso en la frente y le decía que lo quería mucho, aun así su papá seguía disgustado con él.

¡ Mi amigo me preguntó si yo tenía una idea de porqué su papá tenía ese sentimiento hacia él y le dije que lo más correcto era que decida solicitar a su padre un momento de charla sincera en la que ninguno de los dos pierda el control, ni entren en arrebatos de ira.

Le pedí a mi amigo que hiciera esta solicitud a su padre y que insistiera hasta lograr esa oportunidad y ese momento en el cual se pudiera hablar, preguntar y responder con absoluta sinceridad y así lo hizo.

Cuando mi amigo volvió para contarme lo que había sucedido lo sentí confundido, inseguro y muy contrariado, pues su padre le había dicho que para él su definición de amor no correspondía con la definición que tenía su hijo de que amor era besar a una persona en la frente y decirle que lo quiere mucho, para su papá amor había sido: “hacer las cosas bien hechas en la propia vida”.

Aparentemente, mi amigo no me había contado toda su verdad, no me había dicho que había fracasado en los estudios o mejor aún, que había engañado a sus papás cuando ellos pagaron sus estudios y fingió que estudiaba siendo que no lo hacía; tampoco me dijo que pensaba que a sus papás él los consideraba tontos e ignorantes y que podía tomarles el pelo fácilmente haciéndoles creer que iba a clases siendo que se dedicaba a hacer otras cosas.

Un tercer detalle que no contó es que en algún nivel de su conciencia decidió vivir vengándose de sus papás rechazándoles todo lo que ellos le ofrecían, manteniéndose distante y dándoles un trato despectivo y criticón; sólo se portaba amable cuando tenía algún interés y cuando quería obtener algo de ellos.

En los hechos mi amigo anda corto de dinero y sigue siendo mantenido por sus papás, como todo lo que está mal hecho, sus relaciones de pareja no son estables y elige a parejas mucho mayores que él como si estuviera buscando encontrar una “mamá” en vez de una mujer de su edad.

Cuando decidimos llegar “al punto de la verdad” tuve que decirle a mi amigo que la única solución para que su vida se arregle es comenzar a admitir el problema desde su inicio hasta la fecha actual y luego de admitir su culpa y responsabilidad, hacer un plan para comenzar a hacer las cosas bien hechas comenzando por aprender el valor de la sinceridad pues mi amigo parecía sincero, pero en el fondo no lo era, después llegó el segundo paso, debería buscar un trabajo como cualquier ciudadano para comenzar a ganarse la vida y dejar de ser una persona mantenida y dejar de abusar a sus padres de esa manera.

Le sugerí que tendría que revisar muchas de sus creencias y debería comenzar a hacer muchas actividades como lavar su ropa, asear su habitación y dar un trato sincero y respetuoso a sus padres.

El siguiente paso sería comenzar a estudiar con sus propios recursos y perseverar hasta concluir su profesión.

A la fecha, mi amigo sigue pensando e, independientemente del camino que vaya a elegir, ahora sabe que existe una responsabilidad existencial y que deberá responder por lo que hizo o por lo que dejó de hacer en su momento y en su hora y que el universo es una entidad real que tiene sus acciones y leyes muy precisas de las cuales no podemos escapar, que cuando vivimos desaprovechando todo tiempo y toda oportunidad, el camino del fracaso continuado y el camino de la restauración de la verdad son absolutamente posibles.

jueves, 16 de octubre de 2014

¿No puedes? o ¿No quieres?

Tenia muchos deseos de comer champiñones salteados, así que me fui a un restaurante a satisfacer mi antojito pero cuando miré el menú no los vi por ningún lado. Le supliqué a la mesera: “Por favor, ¿podría hacer una orden especial para mi? y aseguró: “No puedo”. ¿Pregúntale al cocinero si puede cocinarlos?, insistí, y afirmó “No puedo, solo servimos lo que ve en el menú”. El gerente del lugar se acercó a preguntarme si todo estaba bien. Cuando le expliqué la situación, rápidamente le preguntó a la mesera sarcásticamente: “¿sabías que en la cocina tenemos aceite, champiñones y ajo?, ella titubeando respondió: “si, lo sé” y molesto le reclamó: “Entonces, ¿por qué dices que no puedes?”.

Esta chica, pudo intentar complacer el antojo de una clienta, pero no quiso hacerlo. El incidente me hizo pensar en todas la veces que decimos “no puedo”, cuando la realidad es que NO queremos hacerlo. Por ejemplo, alguien que dice: “no puedo bajar de peso”, verdaderamente puede hacerlo pero no quiere pasar por el sacrificio de cambiar sus hábitos alimenticios y tener que hacer ejercicio. O quien dice: “no puedo ahorrar dinero”, por supuesto que puede pero no quiere abstenerse de sus gustos. De igual manera una mujer que dice: “no puedo salir de esta relación tóxica”, claro que está capacitada para hacerlo pero no quiere tomar la decisión porque tiene terror a estar sola. Así como estos ejemplos, hay numerosas situaciones en que no queremos hacer lo que debemos y mejor decimos:, “no puedo perdonar”, “no puedo aprender de computadoras”, “no puedo subirme a un avión”, “no puedo ser feliz”.

¡No te engañes! Ciertamente eres capaz de todo, la mente es extremadamente poderosa. Sin embargo, la falta de compromiso, la desidia, las suposiciones erróneas y sobre todo el miedo, pueden detenerte a cumplir tus objetivos. Reflexiona en aquello que tanto deseas pero dices que “no puedes” lograrlo, y luego responde a esta pregunta: ¿no puedes? o ¿no quieres? Si eres honesto, te darás cuenta de que sí puedes, pero no quieres enfrentar los retos necesarios para alcanzarlo.

Acepta que has evadido hacer los que tienes que hacer. ¡Cambia esa actitud! Cree en ti, enfrenta tus temores y repite: “yo quiero y yo puedo”.

Para más motivación visita: www.MariaMarin.com y síguela: twitter@maria_marin