lunes, 20 de marzo de 2017

Ni casarse ni tener hijos, el secreto para ser feliz es viajar


El dinero puede comprar la felicidad cuando se lo invierte en pasajes, en nuevas experiencias y en hoteles (por más austeros o incómodos que sean).
Ser feliz, dice un estudio de la Universidad de San Francisco (Estados Unidos), no se consigue a través de los bienes materiales, ni en encontrar una pareja y menos aún en tener hijos: la clave está en los recuerdos almacenados y una encuesta -realizada por el portal Booking a 17.000 jóvenes en 17 países- confirma los resultados de ese estudio.

Para el 49% de los entrevistados, el impacto emocional de un viaje es o ha sido más fuerte que el día de su boda, señala el diario catalán La Vanguardia. Para la mitad del grupo ha sido más importante que conseguir un trabajo y para el 29% de los entrevistados, les ha dado más felicidad que tener un hijo.

La felicidad duradera
La ilusión de un viaje empieza con la planificación. Más allá de experiencias vitales, el estudio revela que la felicidad que produce un viaje se mantiene a lo largo de todas sus fases: en la planificación, la reserva, el viaje en sí mismo y los recuerdos que quedan de él. Sorprendentemente, siete de cada diez entrevistados declaran emocionarse solo con buscar posibles destinos y más de la mitad afirman sentirse realmente felices cuando logran formalizar la reserva, sobre todo, cuando reciben la confirmación.

¿Y los hijos?
Casi todos los padres aseguran que los hijos son la mayor felicidad. Sin embargo, un investigador en sicología de la Universidad de Harvard, Dan Gilbert, no está de acuerdo con esa afirmación. “Los niños son como la heroína”, una droga que si bien da placer, destruye el resto de fuentes de felicidad. Con los hijos, señala Gilbert, ocurre exactamente lo mismo.

“Si solo tienes una fuente de felicidad, es tu mayor fuente de felicidad”, afirma en entrevista con el diario español El País y añade cuatro hábitos para sumar alegrías: tener sexo, hacer ejercicio, escuchar música y tener una buena conversación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada